viernes, 31 de diciembre de 2010

Nace AZpress, un nuevo espacio de información digital independiente

El cambio de año nos trae una nueva noticia: el nacimiento de un nuevo proyecto de información: AZpress. (http://azpressnews.blogspot.com)
Se trata de un proyecto de periodismo digital, personal e independiente, que acercará al lector noticias sobre el mundo de la salud, la ciencia, la política, la sociedad, etc. Todo ello de una forma muy resumida y fácil de leer, pero no por ello carente de rigor.

El papel pronto será historia y la información digital se abre camino a una velocidad mucho mayor de la que podamos imaginar. Por eso hay que ofrecer al lector medios informativos que condensen lo esencial (la capacidad de síntesis es un valor en alza en el mundo actual) y transmitan la mayor información posible, en el menor tiempo posible; todo ello con una actualización permanente.

También quisiera señalar que la información de AZpress será sólo eso, “información”, porque el lector tiene que ser capaz de opinar por sí mismo sin que nadie le induzca a ello ni le manipule. Habrá no obstante, un rincón dedicado a la opinión, claramente identificado, para que esta no contamine nunca a la verdadera información, esencia de lo que debe ser el más puro periodismo.

¡Feliz 2011!

El editor
(Desde el larteral derecho de este mismo blog puede acceder a AZpress. En el lateral derecho del mismo puede ver “Quiénes somos”)

España nº 1 en fútbol, en paro y en…

Podemos sentirnos orgullosos de que España es el nº 1 en fútbol, aunque no podemos sentirnos tan orgullosos de encabezar otro ranking como es el del paro. Tampoco merece la pena vanagloriarse de otro ranking que pasaremos a encabezar dentro de muy poco (actualmente ocupamos en este el nº 2 del mundo): se trata de los países con menor tasa de natalidad.

Esos últimos días de diciembre han sido muchas las mujeres que han pedido que les adelantaran el parto para poder cobrar así la ayuda de 2.500 euros que daban por cada recién nacido (la única ayuda que existía para incentivar la natalidad, porque todo lo demás son inconvenientes). Ahora esa ayuda desaparecerá el próximo 1 de enero, así que podemos estar seguros que sin esta lastra, España encabezará dentro de muy poco tiempo el ranking de países con menos nacimientos.

Gracias a los políticos que padecemos nos cabe también este dudoso honor. ¡Vaya forma de acabar el año! ¿Seremos capaces de sobrevir hasta las próximas elecciones en que este nefasto desGobierno pase a un segundo lugar?

miércoles, 29 de diciembre de 2010

La liberta de expresión en España tiene los días contados

La Proposición de Ley Orgánica de Modificación de la Ley Electoral (LOREG) pactada por los grupos mayoritarios, y aprobada el pasado 21 de diciembre en el Pleno del Congreso, nos demuestra bien a las claras que los partidos mayoritarios en el poder quieren todo el pastel para ellos solos y que ningún otro partido minoritario pueda hacerles sombra.

Para ello, en el artículo 66.2 dicen: "Durante el periodo electoral, las emisoras de titularidad privada deberán respetar los principios de pluralismo e igualdad. Asimismo, en dicho periodo, las televisiones privadas deberán respetar también los principios de proporcionalidad y neutralidad informativa en los debates y entrevistas electorales, así como en la información relativa a la campaña electoral, de acuerdo a las instrucciones que, a tal efecto, elabore la Junta Electoral competente".

Esto significa que una cadena de televisión privada (he dicho bien, “privada”) estará sometida a estos mangantes (o “magnates” porque se forran a cuesta de nuestros impuestos) políticos actuales y por tanto –además de respetar la actual proporcionalidad (es decir, sólo se podrá dar una ínfima cabida a los partidos minoritarios) “exigen” a estas empresas “privadas” mantenerse “neutrales”, es decir, no podrán manifestar su opinión (“mordaza”, “censura”, “dictadura”, “represión”…).

Si yo monto un medio de comunicación con mi dinero ¿no puedo entrevistar al político que quiera ni puedo manifestar mi opinión sobre un determinado partido político? O sea, que tengo que seguir las directrices de de lo que la “Junta electoral” me indique.

La democracia era un sueño. Estamos en la más brutal de las dictaduras: la de unos políticos aferrados al poder que sólo piensan en mantener su situación de privilegio a costa de lo que sea, es decir, a costa de todos nosotros.

Yo me voy a hora a vomitar, pero si tú quieres hacer algo, aquí tienes unos enlaces:
http://www.manifiestolibertaddeopinion.blogspot.com/
www.tomas-moro.org/iniciativas-ciudadanas/libertad-de-prensa
www.tomas-moro.org/iniciativas-ciudadanas/libertad-de-prensa/correo-a-los-senadores-por-la-reforma-de-la-ley-electoral

Al otro lado

Las colaboraciones esporádicas que venía manteniendo con la revista Farmespaña se han transformado en fijas y a partir de este último número las hemos bautizado con el nombre “Al otro lado”. Después de muchos años ejerciendo de comunicador en la industria farmacéutica hace tres años me pasé “al otro lado”, es decir, al de los médicos, ejerciendo dicha labor en el Gabinete de Prensa de la Organización Médica Colegial.

De mi experiencia y mi visión personal de los dos lados que contempla un comunicador, iré hablando y compartiendo con los lectores en los próximos números. En esta ocasión me refiero al “Compromiso con la investigación y comportamiento responsable” y podéis leerlo a través del siguiente enlace, en la página 26 de la revista Farmespaña:
http://www.farmespana.com/revistas-digitales/edicion/noviembre-diciembre-2010/#/3/

martes, 28 de diciembre de 2010

¿Deben “coger el látigo” los católicos?

Aun cuando el mensaje de Jesús que nos relatan los evangelios es el de paz y de “poner la otra mejilla” llama la atención que exista también un pasaje en el cual se relata cómo Jesús cogió un látigo y expulsó del templo a los mercaderes.

En la actualidad vemos cómo se suceden a diario los ataques al catolicismo sin que los católicos hagan nada por defenderse ni mucho menos por contraatacar. Por el contrario basta una pequeña burla contra el Islam para que miles de seguidores suyos estén dispuestos a acabar con la vida de quien ofende a su religión inmolándose ellos mismos si esto es necesario.

Como consecuencia, los muchos enemigos que tienen las religiones toleran y “bendicen” al Islam (por miedo a que tomen represalias contra ellos) y arremeten sin piedad contra el catolicismo (“estos son tontos y no se defienden” es lo que comprueban a diario).

Sin embargo, la mayor parte de esos ataques públicos a los sentimientos religiosos del catolicismo constituyen un delito tipificado como tal en el artículo 521.1 del Código Penal que establece que:

“incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican”.

Si la ley defiende a todos aquellos que profesamos sentimientos religiosos, sean del índole que sean, ¿por qué no nos amparamos en la Ley y actuamos en consecuencia? Denunciemos y llevemos a juicio a todos los cobardes que atacan a quienes no se defienden (y que son esos mismos que se muestran sumisos ante las religiones que defienden con sangre sus principios).

Por eso, me ha alegrado ver cómo hay al menos alguien (el Centro Jurídico Tomás Moro) ha decidido coger el látigo (un látigo legal) y ha iniciado acciones penales contra algunos de esos cobardes.

Yo, por mi parte, denunciaré públicamente a quienes ofendan las creencias religiosas de cualquier persona, sean estas del tipo que sean. ¡Basta ya de totalitarismos! ¡Que cada cual piense como quiera y respete las creencias de los demás!

Más información en: www.tomas-moro.org

lunes, 27 de diciembre de 2010

El rock del asilo

Ha caído en mis manos un antiguo recorte de prensa médica en donde se anunciaba que un estudio científico realizado sobre ancianos, había demostrado cómo la salud de estos mejoraba cuando escuchaban música moderna. Esto me ha hecho imaginar una realidad diferente y, puestos a ello, ¿por qué no podría ser verdad que un día leyésemos noticias como esta?:

Madrid, 28 de diciembre 2010 (Imaginarium Press)

Animados por el estudio científico realizado hace unos años en la Universidad de Rochester, los principales asilos y residencias de la tercera edad han remodelado sus salas de estar, transformándolas en modernas discotecas. Atrás quedaron esas frías y rancias imágenes de viejecitos jugando al dominó o a las cartas, embutidos en sus batas de cuadros y zapatillas de franela. Ahora cada uno ofrece un “look” mucho más variado y divertido; así mientras unos van de “Travolta” otros lo hacen de “Elvis” o “Tom Jones” y hasta los hay más atrevidos que emulan a “Ricky Martin”. ¿Y qué decir de ellas? Las antiguas ancianitas de traje negro y pelo blanco recogido atrás en un moño han dado paso a marchosas “Shakira’s” y las otrora componentes de coros y danzas regionales quieren parecerse ahora a “Lady GaGa”.

Por otra parte, los empresarios de estas instituciones han visto aumentar sus beneficios de forma espectacular, ya que un CD de cualquier grupo rockero es más barato que un envase de pastillas contra el dolor o la depresión. Esto, que ha sido un duro golpe para la industria farmacéutica, ha supuesto un impulso importante para otras empresas, como las fabricantes de sillas de ruedas que ahora ofrecen nuevos modelos con mayor capacidad de giro, posibilidad de hacer cabriolas y derrapes y una amplia gama de tunning: individualización en la pintura, parachoques de diseño, asientos de cuero, retrovisores panorámicos, etc.

Para este verano, ya se anuncia un macroconcierto en el campus de la Universidad de Rochester, al que acudirán más de un millón de ancianos y en donde se tributará homenaje a los 25 ancianos que intervinieron en este estudio clínico que ha revolucionado la sociedad. Ahora, lo difícil es encontrar un solo anciano que quiera acostarse antes de las 4 de la madrugada, dejar los cubatas y volver al vaso de leche o cambiar los concursos de baile por unas cuantas horas delante del televisor.

Mientras tanto, nuevos estudios clínicos se anuncian para evaluar los beneficios que deportes de alto riesgo, como el “puenting”, pueden tener en los mudos o en los parapléjicos.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

¿Portal de Belén o camarote de los Marx?

Según nuestras tradiciones populares, el portal de Belén debía ser algo parecido al camarote de los hermanos Marx. Cuando uno repasa la letra de las canciones de nuestro villancicos no puede reprimirse el asombro y compadecer a aquél niño Jesús que nació en el más absoluto caos. Hagamos un breve recuento.

“En el portal de Belén hay estrellas, sol y luna”, menos mal que están bien iluminados, porque a continuación pasan a decirnos que allí están “la Virgen, San José y el niño que está en la cuna”. Hasta ahí todo normal, pero resulta que “en el portal de Belén hacen lumbre los pastores”, o sea, que ya se les han metido de okupas un grupo de pastores y sin miramientos con el recién nacido se ponen a hacer fuego y a ahumar al niño. Pero ahí no acaba la cosa porque los pastores deciden hacer un guateque: “hay un hombre haciendo gachas, con la cuchara en la mano, repartiendo a las muchachas”. O sea, que se montan una juerga con chicas y todo.

Para que nada falte también hay “un buey y una mula” y para colmo “han entrado los ratones” que a San José “le han roído los calzones”. No obstante, las prendas de ropa que haya podido salvarse de la dentadura de esos roedores se las quitan los ladrones: “...que los pañalillos los están robando”. ¡Pobre niño! En un establo convertido en cabaret, lleno de animales, de ladrones, de pastores juerguistas que cocinan y se lían con las chicas mientras unos roban y otros roen...

Ahora bien, ese jolgorio debió parecerles poco a los desalmados pastores, porque no se les ocurre otra cosa que empezar a gritar “venid, venid pastorcillos”. Ea! que como éramos pocos, que vengan más. Pero no se limitan a decirles que vengan, les dejan bien claro que aquello es una fiesta por todo lo alto: “venid con la pandereta y castañuelas al portal”. Y hasta hay un pastorcillo se lo toma tan en serio que dice “frente al portal tocaré con mi tambor”. Pero ¡desgraciao! ¡cómo va a poder dormir el niño si te pones como un obseso a aporrear el tambor!

La noche debió ser muy larga, como la de fin de año, cuando la gente no se va hasta que amanece. Así se deduce porque al final hace presencia en el portal el Paquito el chocolatero de aquella época. Así nos lo relata otro villancico: “hacia Belén va una burra cargada de chocolate”. Y en el colmo del abuso y de la falta de consideración, tienen el morro de cantar “María ven acá corriendo que el chocolatillo se lo están comiendo”. O sea, que no sólo les dan la matraca durante toda la noche, sino que encima no les dejan ni probar el chocolate.

Ante un comportamiento tan poco cívico por parte de los pastores y sus amigotes y amiguitas, sin respetar lo más mínimo la necesidad de calma y sosiego que debe acompañar a un recién nacido y a su madre después del parto, yo voy a celebrar este año la Nochebuena con un minuto de silencio para que al menos, dos mil y pico años después, tengan ese merecido instante de silencio y tranquilidad que no pudieron disfrutar entonces.

Ssssssstttttttt!

Bibliografía: “Ande, ande la marimorena”, Fum, fum, fum”, “El tamborilero”, “Rin, rin”.

Son un poco tontos

Ayer se aprobó en el Parlamento la nueva Ley del Tabaco. Lo que me ha llamado la atención es esa afición a prohibir que tiene este desgobierno, la cual les ha llevado a prohibir fumar en algunos espacios al aire libre como parques y lugares de ocio infantil, colegios y recintos hospitalarios.

Vamos a ver, señorías, ¿van a poner patrullas de policía en todos los parques de España para multar a quienes enciendan allí un cigarrillo? No, ¿verdad? pues entonces la gente seguirá fumando al aire libre porque allí no molestan a nadie salvo que le echen a alguien el humo a la cara, a propósito.

Es verdaderamente asombrosa esta afición a prohibir para luego no hacer nada, o lo que es peor, para sólo hacer algo de vez en cuando con lo que el agravio comparativo es más sangrante.

Cuando se saque una Ley para prohibir algo hay que sacar al mismo tiempo las herramientas necesarias para asegurarse de que se cumple esa Ley. Lo contrario es incitar a la desobediencia y dar un pésimo ejemplo.

martes, 21 de diciembre de 2010

La clase media adelgaza

Cuando yo estudiaba la carrera, allá por el pleistoceno, mi admirado profesor de sociología, Amando de Miguel, nos hablaba de las clases sociales y dividía las mismas en cinco grandes grupos: clase alta, clase media alta, clase media-media, clase media-baja y clase baja.

Han pasado las décadas y ahora vemos como esta clasificación en cinco grupos se está simplificando para quedarse sólo en tres: clase alta (en la que los ricos son cada vez más ricos), clase media (en la que cada vez quedan menos personas) y clase baja (el grupo que se está haciendo más y más numeroso a pasos agigantados).

domingo, 19 de diciembre de 2010

sábado, 18 de diciembre de 2010

Cuando “el arte” tiene “H”, algo cambia

Hel arte = arte frío, sin alma, que no emociona. También, lo que siente el artista cuando no vende ni una de sus obras.

Hell arte = algo horroroso, infernal.

¡He! L’art e = Art català tingui o no tingui una lletra "e" al final.

Helar te = Nestea. ¡Salud!

Las mentiras de ZP

Hoy he visto un libro que se titulaba “Las mentiras de ZP” pero no lo he comprado porque me parecía muy incompleto. ¡Solo tenía un tomo!

viernes, 17 de diciembre de 2010

Preguntas sin respuesta

Hay una sección, de un semanario profesional, que se titula “Preguntas sin respuesta” y yo siempre he criticado que haga las preguntas y no de las respuestas, cuando se supone que el periodista que eso escribe sí que conoce las respuestas.

Sin embargo ahora se me han planteado a mí unas preguntas de las que me gustaría conocer la respuesta y no me queda más remedio que lanzarlas públicamente desde aquí por si alguien tiene la respuesta. Yo, desde luego, las desconozco.

• ¿Cómo se van a destruir los millones de vacunas contra la gripe A que sobraron del año pasado y ya han quedado desfasadas y no sirven para nada?

• ¿Se le van a dar a SIGRE (el gestor de residuos que pagan los laboratorios farmacéuticos)?

• De ser así, ¿tiene SIGRE capacidad suficiente para eliminarlas de forma adecuada?

• ¿No habían dicho que las que sobrasen se podían devolver al laboratorio? ¿En qué quedamos?

• ¿Se hizo alguna donación con los sobrantes el año pasado cuando aún podían ser útiles en algún otro país?

• ¿Por qué los mismos que reclamaban “vacunas para todos” y querían que se comprasen más, ahora se lamentan de que se tengan que tirar todas las que han sobrado?

• ¿Por qué este año no se da el parte diario de muertos por Gripe A (que ya ha habido algunos)? ¿Es que ya no está de moda? ¿Es que ya no es necesario hacer publicidad de esto por alguna oculta causa?

• ¿Por qué siempre se informa de lo que “se va a hacer” y nunca se informa de lo que “finalmente se ha hecho o dejado de hacer”?

jueves, 16 de diciembre de 2010

Las vacunas de la gripe “a” la basura

Los mismos que criticaban que el Gobierno no comprara vacunas (contra la Gripe A) para el 100% de la población, critican ahora al Gobierno porque tira a la basura todas las que han sobrado (y han sido muchas).

Esto ya se sabía, porque las vacunas deben actualizarse todos los años ya que los virus mutan y, en concreto, así se ha hecho en la vacuna contra la gripe de este año.

La gestión de la Gripe A ha sido todo un cúmulo de despropósitos. La OMS se empecinó en su mensaje apocalíptico. Los médicos alertaban que sólo se trataba de una gripe benigna, aunque algo diferente a la de otros años. Unos clamaban porque se comprasen vacunas para todos y en cambio muchos médicos y profesionales sanitarios no querían vacunarse ante el cúmulo de dudas que rodeaban a esta ficticia pandemia. La OMS cambió la definición de pandemia, pero no le explicó este cambio a la población, así que todos seguíamos entendiendo que cuando se hablaba de “pandemia” se hablaba de riesgo masivo de mortalidad. Los laboratorios se hincharon a fabricar con código de urgencia (y las “urgencias” siempre provocan dudas) millones de vacunas, los avispados comerciantes de todo tipo (mascarillas, guantes, toallitas, pañuelos, humidificadores y hasta los más insólitos utensilios) hicieron su agosto en pleno invierno. Los periodistas daban su parte diario de muertes (sin explicar que esta mortalidad era infinitamente menor que la de años anteriores). El ministerio de Sanidad daba partes diarios e informaba de todo a la población. Se compraron vacunas por importe de 42 millones de euros. Cada Comunidad Autónoma compró muchos millones también de guantes, mascarillas, etc. El ministerio de Sanidad se gastó también 3,3 millones de euros en publicidad para la prevención.

Luego, cuando pasó el aluvión se vio que aquella había sido la gripe más benigna de las últimas décadas. En los almacenes se apilaban miles de vacunas y de utensilios supuestamente preventivos por un importe de muchos millones euros. Se dijo que los sobrantes eran con derecho a devolución, pero de esto nunca más se dieron explicaciones. Como resultado, muchos millones de vacunas a la basura, aunque nadie ha explicado qué procedimiento de destrucción (esperamos que no contaminante) se ha decidido emplear. Como resultado, también, muchos millones de euros desperdiciados. Eso sí, “lo volveríamos a hacer” han declarado, porque la protección de la población (y la de sus votos) está por encima de cualquier otra consideración.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

¡Cuidado!: Los controladores aéreos no eran tan malos

Pues ahora resulta que los controladores aéreos, a los que todo el país (excepto ellos mismos y sus familiares) hemos odiado, no son tan malos como nos los habían pintado, aunque sí han sido malos a la hora de explicar por qué hacían ese acto de “desobediencia civil” que es lo que realmente hicieron. No voy a negar que haya sido un colectivo privilegiado, con sueldos de escándalo y todo eso, pero el plante ante el Decreto-Ley del 3 de diciembre de 2010 era bastante comprensible. ¿Qué hubieras hecho tú en su lugar? O lo qué es peor: ¿qué vas a hacer cuando te apliquen a ti la medida que le han aplicado a ellos? ¿Estás seguro que una vez abierta la veda no se va a extender el modelo a otros grupos profesionales?

Ese decreto, contra el que se han rebelado habla de las bajas laborales, un derecho que tenemos todos los trabajadores en la mayoría de países desarrollados (a excepción de algunos como Estados Unidos). Cuando uno está enfermo o sufre algún percance serio en su salud, además de recibir la atención médica necesaria, sigue percibiendo su sueldo sin necesidad de ir, por supuesto, a trabajar.

Pues bien, este Decreto-Ley que aprobaron el 3 de diciembre y dio paso al caos aéreo, cambia por completo el concepto de “baja laboral” para los controladores aéreos y considera que todas las horas de trabajo perdidas por cualquier causa deben ser “recuperadas” por el trabajador en cuanto pueda. ¿Qué quiere decir esto? Que si te has roto una pierna y estás dos meses de baja, cuando te recuperes tendrás que trabajar más hasta recuperar todas las horas perdidas durante esos dos meses. Si tienes una gripe que te deja en cama una semana, luego tendrás que recuperar todas las horas perdidas en esa semana. Si te operan de apendicitis, si tienes lumbago, si tienes cáncer y debes recibir quimioterapia... da igual: todas las horas de trabajo que hayas perdido las tendrás que recuperar después.

¿Os parece bien esta modificación del concepto de “baja laboral”? Y lo que es más importante: una vez puesto en marcha este Decreto-Ley para un sector de trabajadores como son los controladores aéreos ¿quién nos asegura que no van a intentar colocarlo después en otros colectivos? ¿Te gustaría tener que trabajar el doble para recuperar el tiempo perdido aquella vez que tuviste lumbago y faltaste tres días al trabajo, o cuando tuviste gripe y faltaste una semana al trabajo, o cuando…? ¿Quiénes son los malos de esta película?

martes, 14 de diciembre de 2010

¿Cómo pueden “celebrar” la Navidad?

Estos días todas las empresas celebran las comidas de Navidad con sus empleados, un momento de confraternización, alegría, divertimento... Sin embargo muchas grandes empresas se encuentran inmersas en ERES (expedientes de regulación de empleo), otras lo han tenido recientemente y lo siguen prorrogando, otras no llegan a eso pero mantienen un goteo constante de despidos. Con este panorama ¿cómo es posible “celebrar” nada?

No comprendo la caradura de los directivos de esas empresas que promueven estos actos mientras firman nuevos despidos. No comprendo cómo alguno de esos empleados puede aún sonreír sabiendo que acaba de ser despedido un buen compañero y que quizás el próximo despedido sea él mismo.

Hoy día, la única celebración que cabe es la que cada uno haga en su propia casa, con su familia, dando gracias a Dios de que aún mantiene su puesto de trabajo aunque no sepa por cuánto tiempo más.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Hacia el pleno desempleo

Un miembro del Gobierno ha dicho que en España hay 4 millones de parados (esto ya lo sabía, aunque esa cifra la ha dado redondeada hacia abajo, ya que son cuatro millones y un pico alto; muy alto si se le añaden los que siguen cursos de formación y que para el Gobierno “no cuentan como parados”, supongo que porque se están moviendo para ir de su casa al curso).

Pero también ha dado otro dato que yo desconocía: hay además 4 millones de personas con empleo temporal. Lógicamente, a la hora de recortar cuando hay crisis (y seguimos cayendo sin que se vea el fondo al que caemos) lo más barato de recortar es el empleo temporal.

O sea, que vamos camino de conseguir el objetivo que marcó el Gobierno en su última campaña electoral cuando pedía que le votásemos “Por el pleno empleo”. Porque yo creo que aquello que ponía en los carteles tenía una errata de imprenta: se debió caer del fotolito el “des” que había delante de la palabra “empleo”.

Discurso duplicado

Esta mañana he asistido a un discurso de la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín. ¿O debo decir a dos? La verdad es que estoy confundido porque no sé si asistí a un discurso o a dos. Resulta que cada vez que pronunciaba "ciudadanos” a continuación añadía “ciudadanas”; si decía “niños” añadía acto seguido “niñas”, si decía “compañeros” lo unía a “compañeras” y así sucesivamente durante todo el tiempo de su intervención.

Ante tan insólita situación, la mayor parte de los allí presentes fuimos pasando por diversas etapas. Primero fue la sorpresa (con el consiguiente run run), luego la irritación, después el aburrimiento y finalmente la resignación.

¿Qué más queréis que os diga/digo?

sábado, 11 de diciembre de 2010

Estado de alarma

Preguntaban en una encuesta a los lectores de un periódico si consideraban que se debía prolongar el “estado de alarma” decretado tras la huelga de los controladores aéreos. El 82% respondía que no lo creía necesario. Mi opinión es la contraria: el estado de alarma en España es permanente, pero no por los controladores aéreos sino por los pájaros que nos desgobiernan. Mientras estos incompetentes sigan ahí, España entera se encuentra en grave alarma de hundimiento.

Se permite fumar… siempre y cuando…

Cómo me gustaría ver en todos los bares, restaurantes, centros de ocio, etc. un cartel a la entrada que dijera “En este local se permite fumar…” y a continuación dijese: “…siempre y cuando el humo de su cigarrillo no tenga que ser respirado obligatoriamente por las personas (incluidos los camareros y trabajadores del local) que estén en el mismo recinto”.

Pareciera que la reforma de la Ley del tabaco quisiera prohibir fumar, y no es cierto. Lo único que pretende es que nadie obligue a respirar el humo del tabaco a quienes no quieran hacerlo, y entre ellos, de manera muy especial, a las personas que trabajan en esos locales.

¿No son suficientes 3.000 muertos al año (personas no fumadoras que han fallecido a consecuencia de respirar el humo del tabaco)?

viernes, 10 de diciembre de 2010

El señuelo de la “jubilación a los 67”

Ayer había una manifestación a la puerta del Congreso de los Diputados con numerosas pancartas diciendo “No a la jubilación a los 67 años”, en contra de la iniciativa filtrada por el Gobierno como una de las medidas para corregir la bancarrota a que nos está llevando su incompetencia.

Sin embargo, contemplando aquellas pancartas me di cuenta que todos éramos inocentes peces que habíamos picado en el anzuelo. Premeditadamente, el Gobierno ha lanzado ese cebo de “jubilación a los 67” para que todos nos fijemos sólo en eso y no en lo que hay detrás.

Estoy seguro de que al final, la jubilación seguirá siendo a los 65 años, y así el Gobierno podrá decir “bueno, quedaros tranquilos que he escuchado vuestras peticiones y no vamos a prolongar la edad de jubilación”. De esta forma todos los que comen del pesebre del Gobierno (léase sindicatos) se pondrán muy ufanos y presumirán ante la opinión pública de su “poder” para hacer cambiar de opinión al Gobierno.

Pero, como digo, todo esto es una pantomima. Lo que hay detrás es otra reforma más sangrante y en la que nadie se fija porque resulta mucho más vistoso y fácil de entender eso de los “67 años”. Me refiero a la intención del Gobierno de ampliar de 15 a 20 el número de años para el cálculo del importe de la pensión. Hasta ahora se suma el importe del salario base de los últimos 15 años y se divide entre 15; la media resultante será el importe de la pensión que cobremos. Eso significa que para dicho cálculo tiene más peso el salario base que teníamos hace diez años, que el que hemos tenido los dos o tres últimos años, o dicho de otro modo, la media de 15 años nos lleva a tener una pensión equivalente al salario base que teníamos hace 7 años.

Ampliar de 15 a 20 años el cálculo significará que el importe de las pensiones será –aproximadamente- el equivalente al salario base que teníamos hace 10 años. Y no olvidéis que el salario base no es lo que cobráis sino una partida más pequeña que figura dentro de vuestra nómina.

Mientras todo esto se prepara, seguiremos cegados por el ruido de las protestas del “no a los 67 años” y nadie explicará a los ciudadanos que echen un vistazo a la línea de salario base que figuraba en su nómina de hace 10 años, para que puedan tener una idea aproximada de lo que les quedará de pensión.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Asuntos Legales 40 – Periodistas 21

El titular de este comentario parece el resultado de un partido de Balonmano, pero no es así. Se trata de algo muy común en las notas de prensa que emiten los laboratorios farmacéuticos y que, no por mor de ser frecuente, deja de causarme estupor.

En concreto, este “marcador” se corresponde con una nota de prensa enviada por un laboratorio farmacéutico (no diré su nombre) en la cual había 21 líneas de texto para explicar la noticia y después venían 40 líneas de texto “impuestas” por el Departamento de Asuntos Legales para cubrirse las espaldas ante cualquier eventualidad que pudiera surgir con motivo de haber hecho pública esa información.

Pero ¿de qué clase de información se trataba? Sin duda algo muy delicado desde el punto de vista científico o bursátil os diréis. Pues no, la noticia era algo tan sencillo e inocente como el fichaje de una persona para ocupar un cargo en la compañía.

Pues a pesar de eso, los sesudos responsables del área legal, que son incapaces de distinguir una información periodística de un texto publicitario, obligan a poner en todas las notas de prensa –incluidas las de este tipo- esos textos legales eximiéndose de cualquier responsabilidad legal. Claro que, posiblemente, también Marketing haya tenido algo de culpa, cuando nueve de las 40 líneas citadas, se dedican a explicar que esa compañía es muy importante y cotiza en las bolsas de tal y tal sitio.

¿Han pensado alguna vez en la reacción que causan estas “notas de prensa” en sus verdaderos destinatarios que son los periodistas? Pues no, no tienen tampoco ni la más remota idea, pero ya se sabe que de comunicación “entiende” todo el mundo.

martes, 7 de diciembre de 2010

“¿Le molesta a usted si me tiro un pedo?”

La comida en el restaurante había sido magnífica aunque un poco pesada. Plato único pero suficientemente contundente: una auténtica fabada asturiana que ahora ocupaba toda mi cavidad estomacal. Entre tanta judía no había espacio para el postre, así que decidí tomar un café. Sin embargo, en vez de tomarlo allí preferí salir a la calle para, de esta forma, caminar unos metros y que bajase un poco la comida. Así lo hice, salí a la calle, caminé unos cuantos minutos y entré finalmente en un bar. Me senté en la barra y pedí un café. Tras el primer sorbo, la judías anunciaron que estaban en plena ebullición, por lo que me dirigí educadamente a mi vecino de la barra del bar y le dije en tono amable: “disculpe, ¿le molestaría que me tirase un pedo?”.

El vecino de barra me miró con cara desagradable y me dijo en tono rudo que yo era un cerdo y que me fuese a la p... calle a tirarme el pedo. Yo me quedé sorprendido, porque me había dirigido a él educadamente y además no le estaba diciendo nada extraño sino algo que todo el mundo hace todos los días. ¿O es que nadie se tira pedos? Además un pedo sólo proporciona a los que estén alrededor unos instantes de olor desagradable, pero enseguida desaparece dicho olor y, por supuesto, no supone ningún riesgo para la salud de nadie.

Si probáis a hacer esa pregunta a vuestros vecinos de barra en cualquier bar, os aseguro que las reacciones de estos serán siempre similares e incluso peores. No encontraréis a nadie que de forma comprensiva te responda: “no, no me importa, por supuesto que puede usted tirarse el pedo”.

Y sin embargo, por qué cuando alguien dice a su vecino de barra de bar “¿le molesta a usted que fume?”, la mayoría responde “no, no me molesta, puede usted fumar”. Y sin embargo ese humo les molesta y si han respondido que no les importa es por una buena educación mal entendida. Y además ese humo es desagradable para quien no fuma, perjudica seriamente la salud, y las sustancias cancerígenas que desprende quedan impregnadas en la ropa, los muebles, los objetos, etc. con los que entra en contacto.

Los que “piden permiso” para fumar (que sólo son una minoría, porque la mayoría fuma en presencia de otros sin pedir permiso) defienden su derecho a fumar y al mismo tiempo están negando el derecho de los demás a no respirar su humo.

¡Basta ya de la dictadura de los fumadores! El día que se impida fumar en la hostelería, seremos muchos los que volveremos a ir a los bares y restaurantes de los que ahora hemos huido y a los que solo acudimos muy de tarde en tarde. Mientras tanto, si alguien me pregunta educadamente “¿le importa a usted si fumo?” yo le responderé –también muy educadamente- “¿y a usted le importa si me tiro un pedo?”. Y se lo diré aunque no haya comido fabada.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Ya hay tres géneros: masculino, femenino y tonto

Con su agudeza habitual, mi primo Angel ha definido muy bien el progreso humano, que ha pasado de tener dos géneros (masculino y femenino) a tener uno más: el género tonto.

Ese es, precisamente, el género de aquellos que a cada palabra que dicen o escriben le añaden a continuación la misma palabra pero con una letra cambiada. Me refiero a todos y todas de sus señorías/señoríos parlamentarias/parlamentarios que se gastan/gaston nuestro/nuestra dinero/dinera público/publica en chorradas/chorrados como el presente/presenta ejemplo/ejempla.

Este tercer género ha nacido en la política y poco a poco va calando entre la gente que lo va viendo como normal. Por favor, no os contaminéis con tanta tontuna que ya ni siquiera tenemos al Tío de la Vara para que ponga un poco de cordura en este corral.

jueves, 2 de diciembre de 2010

56.000 suicidios y 3.000 asesinatos cada año en España

Las cifras son escalofriantes, y más aún cuando constatamos que sólo hay un culpable, el máximo “asesino en serie” (“serial killer”) de la historia: el tabaco; el cual actúa con la mayor impunidad, a la luz del día, en presencia de todos, con el silencio y la complicidad de casi todos.

Cada año se suicidan con el tabaco en España 56.000 personas. Lo que podría parecer una “muerte dulce” no lo es tanto, ya que se infringen una agonía de años, una muerte lenta que les va minando la salud poco a poco, que les resta capacidad pulmonar y hace que cada vez se cansen más al realizar cualquier ejercicio (ya sea subir unas escaleras o simplemente echar una carrera para coger el autobús). Han elegido un suicidio lento y angustioso (¿o no es angustioso ver cómo les falta el aire y no pueden llenar plácidamente de aire sus pulmones?). Y además es insolidario, porque las consecuencias de su lento suicidio las pagamos todos los ciudadanos vía impuestos para que el Sistema sanitario les atienda.

Con todo, esto no es lo peor. Lo peor son esos 3.000 asesinatos que se cometen cada año. Tres mil personas que mueren a causa del tabaco simplemente porque les han obligado a fumar en contra de su voluntad. Me refiero a esos trabajadores de hostelería, centros de ocio, etc. que para poder ganarse un sueldo tienen que estar todo el día respirando el humo de los demás. Me refiero a esos familiares que tienen que convivir en unas casas donde otros miembros de la familia, fumadores, les obligan a respirar continuamente ese humo que exhalan. Me refiero a esos niños que viajan con sus padres en el coche mientras estos fuman en tan pequeño habitáculo, obligándoles a respirar ese humo, al igual que tienen que hacer en su casa hasta que consigan independizarse y vivir por su cuenta, pero llevándose de sus padres una marca indeleble en sus pulmones.

¿Hay algo más insolidario y terrible que obligar a otras personas, en contra de su voluntad, a envenenarse lentamente? Malo es que la gente se suicide, pero peor es que asesinen. A las cosas hay que llamarlas por su nombre.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

martes, 30 de noviembre de 2010

Ministerios de Incultura

Hace poco circulaba por Internet una fotografía que según decían había sido censurada, pero que alguien había podido recuperar y dar a conocer por Internet: se trataba del relevo en el ministerio de Educación, y en ese traspaso de cartera se podía leer perfectamente cómo la cartera llevaba grabado un texto que decía “Ministerio de Heducación” (¡sí, “educación” con “h”!).

Sé que es difícil de creer para aquellos que no hayan visto la fotografía, pero no tendría que extrañar cuando ayer, sin ir más lejos, el ministerio de Sanidad presentaba una campaña sobre medicamentos genéricos y en los gigantescos carteles anunciadores podía leerse: “Mejoramos todos y todas”.

Pero ¿no les entra en la cabeza que “todos” engloba a “todas”?

Confunden género y sexo. Parece ser que no saben que una silla es femenino pero no hembra y un sillón es masculino, pero no macho. Según señalan los académicos de la Real Academia de la Lengua Española, “el género común es útil, evita pérdidas de tiempo, sintetiza abarcando ambos géneros y ambos sexos”. Por eso a la utilización que hacen ciertos políticos de “todos y todas”, “compañeros y compañeras”, “niños y niñas”, etc., le dan calificativos tales como “tonto, inútil, grotesco” y resaltan que “destroza la economía del lenguaje”.

A cada lado de la mesa

¿Se puede estar al mismo tiempo en los dos lados de la mesa? En un lado están los periodistas que escriben para un medio de comunicación. En el otro, aquellos que escriben notas de prensa de sus compañías y las envían a los medios esperando que sean publicadas. ¿Pueden los profesionales de la comunicación de una compañía ser editores de un medio de comunicación de interés general?

Hasta ahora cada uno ha tenido su sitio. Por parte de las grandes compañías, sus departamentos de Comunicación siguen creciendo cada día, pero no sólo en número, sino también –afortunadamente- en cualificación profesional, contratando para ello a periodistas. Junto a ellos, la inestimable colaboración de los gabinetes externos de comunicación, formados también mayoritariamente por periodistas. Desde este lado de la mesa se envía a los medios de comunicación toda la información relevante de la compañía y se atienden las peticiones de información, declaraciones, opiniones, entrevistas, etc., que los medios de comunicación formulan.

Se trata de una comunicación entre profesionales, cada uno a un lado de la mesa y con sus respectivos intereses. Los de la compañía, buscando que las noticias positivas de dicha compañía se publiquen en los medios de comunicación. Los medios de comunicación buscando captar el interés del lector para conseguir la mayor audiencia posible.

Por parte de los medios de comunicación, nos encontramos con periodistas que buscan proactivamente informaciones de interés y que reciben diariamente multitud de informaciones provenientes de compañías comerciales. Entre sus diferentes fuentes figuran (o deberían figurar siempre) los responsables directos de cada información. En el caso de informaciones sobre compañías comerciales, siempre se debería contar con los portavoces cualificados de las mismas. Otra cosa es que el periodista consulte también otras fuentes ajenas cualificadas y contraste las diferentes informaciones recibidas.

Dejar atrás los recelos
La prensa técnica y especializada suele dar cabida en sus páginas a muchas informaciones sobre las compañías comerciales del sector sobre el que habla; algo lógico si tenemos en cuenta que los lectores de esa publicación serán mayoritariamente profesionales que desarrollan su labor en ese ámbito y por consiguiente están interesados en todo cuanto suceda de interés en dicho sector. Además, los periodistas de prensa especializada suelen tener un profundo conocimiento del sector sobre el que escriben y saben desarrollar apropiadamente los contenidos.

A la prensa técnica no le duelen prendas a la hora de citar nombres de compañías y marcas comerciales de productos, fundamentalmente porque sus lectores desean conocer esa información.

Sin embargo en la prensa general se suele confundir la imparcialidad con la censura de cualquier nombre comercial. Así nos encontramos que en la mayor parte de las noticias que publican los medios generales sobre productos o compañías (esto está acentuado especialmente en algunos sectores como, por ejemplo, el de los laboratorios farmacéuticos) se da la información pero no se cita ni el nombre de la compañía ni el nombre del producto... salvo que la noticia sea negativa; en cuyo caso sí que se dan todo tipo de detalles.

La imparcialidad real consiste en dar toda la información relevante (y entre ella está la de conocer de qué compañía o producto se trata) y en recoger, en todo caso, distintas opiniones (entre las cuales deben estar siempre las de los interesados y las de los máximos implicados en el asunto).

Difícil asunto este de la imparcialidad...

lunes, 29 de noviembre de 2010

Profesionales del trabajo ajeno

La selección natural (para los que crean en la teoría evolucionista) hace que sobrevivan las especies que mejor saben adaptarse a un entorno cambiante, pero eso no quiere decirse que sean las mejores desde el punto de vista de la ética; y si no ahí tenéis al cuco, que es un auténtico sinvergüenza: pone sus huevos en nido ajeno para que sean otros los que lo empollen, y luego cuando nace el pollo (de tal palo tal astilla) empuja fuera del nido a los otros huevos para quedarse como hijo único y ser alimentado a todo trapo.

Pues un animal similar a este cuco se viene dando desde hace tiempo en las empresas y a lo que se ve sigue proliferando cada vez más. Se trata de los “profesionales del trabajo ajeno”, unos especialistas en relaciones públicas, extrovertidos, dicharacheros, que gastan todas sus energías en granjearse las simpatías de sus jefes. Tal es su poder de convicción que hacen aparecer como suyos los trabajos de otros, llevándose los correspondientes aplausos e incentivos de sus jefes, quienes cegados en su vanidad por el constante peloteo, no aciertan –ni les importa un bledo- quién haya hecho el trabajo sino sólo quién les hace ver lo importantes que son ellos mismos.

Por supuesto, los “profesionales del trabajo ajeno” son la especie más eficiente, puesto que sólo se atribuyen los éxitos, nunca los fracasos que –eso sí- dejan para los demás a fin de que nadie les acuse de querer quedarse con todo.

domingo, 28 de noviembre de 2010

El poema más corto

El poema más corto que puede hacerse es el que tiene un solo verso, por ejemplo este:
“Un poema es un verso, una canción, un beso”.

Aunque también puede hacerse un poema con una sóla palabra y de tan sólo tres letras:
“Paz”

viernes, 26 de noviembre de 2010

¡Y luego dicen que el medicamento es caro!

Tengo un blog profesional llamado “De AZprensa” a “Médicos y Pacientes” (http://vfisac.blogspot.com) en donde voy incluyendo opiniones personales sobre el mundo de la comunicación, tanto en el ámbito general como en el sanitario. Sin embargo este comentario sobre los medicamentos y los laboratorios me ha parecido que trascendía el ámbito profesional y debía incluirlo también en mi blog personal, así que aquí lo tenéis:

Determinar el precio de un artículo es una tarea muy complicada. Uno podría pensar que sólo hay que ver cuánto cuesta fabricarlo y hacerlo llegar a los puntos de venta y luego añadir a eso un porcentaje razonable de beneficio. Sin embargo el precio de las cosas no viene marcado por lo que “cuestan” sino por lo que “valen”, y ese valor lo da una cosa que se llama “demanda”. Un artículo puede “costar” mucho, pero si nadie lo quiere no “vale” nada.

Hecha esta pequeña consideración vamos a entrar en el precio de los medicamentos. Cuando un laboratorio quiere comercializar un fármaco presenta el máximo precio posible para conseguir una determinada cuota de mercado que sea capaz de hacer rentable su comercialización. Pero en el caso de los medicamentos se da un añadido que no tienen otros sectores, o al menos con esta importancia; me refiero a la investigación.

Cuando un medicamento llega al mercado ha dejado atrás 10 años de investigación que habrán costado más de 800 millones de euros. Además, como no están solos en el mercado sino que la competencia es muy dura, sólo uno de cada tres fármacos comercializados llegará a ser un éxito comercial capaz de retornar el beneficio necesario para hacerlo rentable. En este sector hay que conseguir el suficiente beneficio que permita amortizar todo lo que costó la investigación y deje además recursos para seguir investigando. Por cierto, no hay que olvidar tampoco que, según está la protección industrial en este sector, una vez transcurridos 10 años desde el descubrimiento de la molécula, es decir, unos 10 años después de haberlo puesto en el mercado, cualquier otro laboratorio puede copiar el producto y, por lo tanto, ofertarlo a un precio mucho más bajo (se han ahorrado toda la investigación y todo el riesgo que esta conlleva).

Bien, decíamos que han presentado el precio máximo posible, que deberá aprobar el Gobierno ya que más del 90% de las ventas de los medicamentos se consiguen vía Sanidad pública. El Gobierno es quien aprueba el precio al que él mismo deberá comprar el producto. ¿Qué hace pues? No necesita estudiar la documentación presentada, sólo fijarse en cuál es el país europeo que ha fijado el precio más bajo a ese mismo producto. Cuando lo encuentra dice: “ese es mi precio” y no importa para nada ni la documentación presentada ni que el nivel de vida de ese otro país de referencia sea muy diferente al nuestro.

Así las cosas, la central internacional del laboratorio se lleva las manos a la cabeza y dice que no lo lanza en España y que se j… los españoles. La filial nacional trata de calmar los ánimos y a base de negociaciones –y muchos meses e incluso años, durante los cuales los pacientes de otros países mejoran de su enfermedad gracias a ese fármaco y los españoles tiene que conformarse con otro más antiguo y menos eficaz- consigue que le mejoren un poquito el precio.

Cuando por fin se lanza ese producto en España, el periodo de unos 10 años en que debería estar protegida su patente se ha reducido a ocho. Unos pocos años después (o incluso meses), el Gobierno dice por decreto que hay que rebajar los precios y ese fármaco se ve afectado por la medida y tienen que bajarle el precio. (Menos mal que ya no se pone el precio en los envases, porque todo el proceso de reetiquetado para adaptarse al nuevo precio más barato impuesto por el Gobierno, debían asumirlo los propios laboratorios). Antes de que hayan finalizado esos ocho años, el Gobierno habrá introducido una o dos nuevas medidas de recorte a los laboratorios, con lo cual –bien de forma directa sobre el precio del fármaco o bien de forma indirecta sobre las ventas globales del laboratorio- volverán a recortar los ingresos del laboratorio.

Al final de esos ocho años, saldrán numerosas copias y genéricos, y entonces la marca original tendrá que decidir entre seguir vendiéndolo al mismo precio pero sabiendo que sus ventas van a bajar drásticamente, o rebajar nuevamente el precio para ponerse al nivel de los copiadores.

Pero aquí no acaba la cosa. Una cosa es “vender” y otra muy distinta “cobrar”. Y por si no les habían “sacudido” bastante a los laboratorios durante todo este tiempo, ahora les imponen la “morosidad”. La sanidad pública oferta y oferta constantemente nuevas prestaciones, los pacientes acuden y acuden a la consulta, los médicos desbordados por tantos pacientes recetan y recetan, la Sanidad pública hospitalaria compra y compra… pero no paga. Bueno, sí acaba pagando, pero… a los 300 días o incluso a los dos años!

Por supuesto, durante todo este tiempo, los médicos continúan formándose para seguir estando a la altura de los mejores profesionales del mundo… eso sí, su empresario (la Sanidad pública) no les paga la formación, eso corre a cuenta de los laboratorios.

Y luego resulta que ante la opinión pública, los laboratorios son los malos. Cualquier ciudadano tiene muy buen concepto de los medicamentos, también de los médicos, e incluso del sistema sanitario, pero ¿y de los laboratorios? Mejor no escribo lo que piensan de ellos porque no me gusta escribir insultos.

Pero mientras uno se siga aprovechando de su posición dominante y otros acepten resignados su papel de víctimas, la situación no cambiará. Bueno, sí cambiará algo: los laboratorios continuarán despidiendo gente, recortando sus inversiones en publicidad (de las que viven todas las revistas y editoriales del sector), recortando sus ayudas a la formación de los médicos (a ver quién les paga ahora tanta formación como recibían) y trasladando sus centros de investigación y producción a otros países.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Frases geniales sobre: el periodismo

“Cuando escribas una noticia o artículo piensa en el lector, no en tu jefe”
Vicente Fisac
Esta frase merece un comentario adicional porque abundan en todas partes las intromisiones, tanto de los editores (imponiendo sus directrices) como de uno mismo (tratando de imponer sus propias ideas). Si cuando escribes estás pensando en ti mismo, en lo que te gusta a ti, entonces utiliza un diario personal; pero si estás escribiendo para contar algo a los demás, tienes que pensar en ellos: que sea algo que les interese, que puedan entenderlo fácilmente, que puedan ellos formarse su propio juicio sin que tú trates de convencerlos de algo... es tan fácil y tan difícil al mismo tiempo como ponerse en el lugar del otro cada vez que interactuamos con alguien. Y esto, que es válido para el periodismo, es aplicable también a todos los ámbitos de nuestra vida.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

martes, 23 de noviembre de 2010

¡Menuda “Excelencia”!

Hace apenas unos días he leído una nota de prensa emitida por un laboratorio farmacéutico internacional en la que anuncian el despido de 6.300 empleados en todo el mundo, lo que representa el 6% de su plantilla global.

En unos momentos de crisis como los que padecemos no resulta nada extraño, pero la sorpresa mayor llega cuando uno se da cuenta del enfoque que hace en su nota de prensa sobre este hecho: hablan de “excelencia profesional” o sea, que despedir a los empleados es una muestra de “excelencia profesional”. Qué queréis que os diga...

Continúan diciendo que esta medida va a “incrementar la eficiencia y mejorar la productividad”, o sea, que los que queden en la empresa van a trabajar por ellos mismos, por los despedidos y por el incremento adicional que esperan de ellos. Pues si que…

Y ya en el colmo del asombro, se puede leer que esperan “un crecimiento claramente por encima del mercado” (o sea, que las ventas no iban tan mal) y que con esta medida van a tener “un aumento de dos dígitos del beneficio por acción” (queda claro cuál es su único interés).

Pero eso sí, “no escatimaremos esfuerzos para encontrar soluciones socialmente responsables para los empleados afectados”.

¿Hay un ejemplo mayor caradura?

PD.- Me he tenido que contener para no poner una larga retahíla de adjetivos calificativos....

lunes, 22 de noviembre de 2010

El pueblo pide trabajo y el Gobierno le da “muerte digna”

Suena a chiste pero es verdad. España va camino de los 5 millones de parados (los cuatro y pico oficiales más otro medio millón que están en el paro pero haciendo un curso de formación y con ese pretexto no los incluyen en la contabilidad oficial de parados) y la principal preocupación de los españoles –muy por encima de cualquier otra- es que se fomente el empleo.

Pues bien, lo único que se le ocurre al Gobierno es preparar una ley de “muerte digna”. Digo yo que será porque como no son capaces de reactivar la economía, la única solución que ven es incentivar a los ciudadanos para que se mueran.

Pero son tan incompetentes que no se dan cuenta (o no quieren reconocerlo, o lo saben pero se lo callan para seguir aferrados al poder) que una Ley de muerte digna significa que tendrá que haber muchas más unidades de cuidados paliativos de las que hay, y eso cuesta dinero, y la sanidad está en bancarrota. ¿Para qué una ley que dirá que hay que abrir nuevas unidades de cuidados paliativos si no las van a abrir porque no tienen dinero?

Sólo hay que echar un vistazo a las últimas semanas: se ha hablado de imponer el apellido cuya letra sea más baja en aquellos casos en que no haya acuerdo, con lo que en unas cuantas décadas desaparecerían por ejemplo los “zapatero” (no caerá esa breva); se ha hablado de la píldora del día después, del aborto, de la objeción de conciencia, ahora de la ley de muerte digna... de cualquier cosa que cree polémica y distraiga a la gente de lo que de verdad importa: mandar a hacer puñetas a este Gobierno.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Las pensiones máximas entran el la “Edad del hielo”

“Que nadie piense que las pensiones máximas (las de 2.000 euros) van a seguir subiendo, cualquiera que sea el partido político que esté en el Gobierno”, así de rotundo se ha mostrado el Dr. Nolasc Ascarín, presidente de Mutual Médica, una mutua de previsión social con 90 años de presencia en nuestro país.

Según ha señalado, hemos entrado “en una nueva etapa económica” y esta etapa tiene de nueva lo mismo que de desastrosa. Las cifras hablan por sí solas:

En el año 1.900 había un millón de personas mayores de 65 años en España, y en el año 2.020 habrá ocho millones de personas mayores de 65 años. Pero lo más preocupante: de esos ocho millones de “viejos”, tres millones serán mayores de 85 años. ¡Estamos apañados!

Pero aún hay más… y peor:

Actualmente hay en España 2,6 personas que trabajan y cotizan por cada pensionista, mientras que en el año 2.050 habrá 1 persona trabajando y cotizando por cada pensionista.

Así las cosas, con un número de parados cada vez mayor y un número de políticos y cargos públicos (“chupópteros”) cada vez mayor, ¿qué futuro nos espera a los pensionistas (y pensionistas vamos a ser todos los que sigamos vivos al llegar a esa edad, así que tú mismo eliges: o te mueres antes o vas a ser irremediablemente un pensionista cuando te toque).

Las pensiones mínimas están en torno a los 500 euros, las medias en torno a los 900 euros y las máximas en torno a los 2.000 euros. Si cada vez hay menos dinero para las pensiones ¿cómo puede alguien ser tan iluso de que van a subir las máximas? Como mucho irán subiendo un poco las mínimas, y quizás algún día las medias.

Y ya para terminar este blog, comentar que los jóvenes aún pueden remediar esta situación y suscribir un buen plan de pensiones que complemente la pequeña cantidad que en su día les corresponderá como pensión oficial. Por poner el ejemplo de esta mutualidad:

Una persona que ahora tenga 30 años y aporte 200 euros al mes, cuando le llegue la edad de jubilación dentro de 40 años (porque esa es otra: para entonces la jubilación ya no estará en los 65 años sino en los 70) recibirá una pensión vitalicia (ojo, esto es muy importante: un sobre sueldo de por vida) de 900 euros al mes (pero 900 euros si fuese a día de hoy, lo que significa que dentro de 40 años serán 900 euros de esa época, es decir, bastante más).

Como se ve, un panorama muy negro, y el único remedio es la previsión a muy muy muy largo plazo. Tú mismo.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Nada es lo que parece: viajando en el tiempo con el cronovisor

En los años 50 un equipo de 12 físicos del Vaticano, liderados por un padre benedictino de nombre Alfredo Pellegrino Ernetti, inventó –según parece- una máquina capaz de fotografiar el pasado. De esta forma –y según dijo y mantuvo hasta el momento de su muerte- pudieron tomar fotografías de las tablas de los diez mandamientos, de Jesús en la cruz, de Napoleón...

Cuando esto comienza a trascender a la opinión pública, mantiene una reunión con el papa Pío XII. El papa queda impresionado por este invento pero le exige al padre Ernetti que dicho invento no puede ser dado a conocer por el enorme riesgo que supone (“se podrá saber por medio de la máquina lo que el vecino y el adversario piensa y las consecuencias serían dos: o la autodestrucción de la humanidad, o una cosa más difícil: el nacimiento de una nueva moral. Por eso estos aparatos no pueden quedar en manos de todo el mundo sino bajo el control de la autoridad.... Puede cortar la conciencia de libertad del hombre, ya que con este aparato se podrá conocer qué has estado haciendo esta mañana, dónde, cuándo, cómo...”, explicó). Y en consecuencia no sólo le obligan a guardar silencio sino que le quitan la máquina, las fotografías, los planos, absolutamente todo.

A simple vista, este invento parece increíble, aunque el inventor era un prestigioso científico religioso, que trabajaba en el laboratorio de física de la Universidad de Milán, que nunca negó la realidad de dicho descubrimiento, que mantuvo su promesa de silencio hasta el final y que no fue apartado del sacerdocio sino que siguió ejerciendo hasta el final con la confianza de la Santa Sede.

Sin embargo lo más increíble de esta historia, y en lo que no ha reparado mucha gente, es esto: si dicho invento es imposible que exista o que -de existir- funcione ¿por qué obligar a su inventor a guardar silencio y por qué expropiarle todo el material? Es cierto que un invento así sería muy peligroso en manos inadecuadas, pero si estamos de acuerdo en que ese es un invento imposible ¿por qué le obligan a callar? ¿por qué se siguen negando desde el Vaticano a guardar absoluto silencio sobre este tema? ¿Por qué tanto empeño en ocultar una tontería de tal calibre? ¿No sería más fácil enseñar la máquina y los planos para que todo el mundo viese que era un fiasco, algo que no funcionaba?

Si quieres más información, puedes ver este video (copia y pega este link):
http://www.youtube.com/watch?v=kNR9MSXlc30

viernes, 19 de noviembre de 2010

Nada es lo que parece: un sputnik en el año 1600

En la iglesia de San Pedro en Montalcino, un pueblo a 40 kms. de Siena (Italia) se conserva este cuadro, “La glorificación de la Eucaristía”. Pintado por Ventura Salimbeni entre los años 1598 y 1614.

¿Cómo es posible que aparezca en dicho cuadro una imagen totalmente fidedigna de un satélite “Sputnik” lanzado por los rusos al espacio hacia la mitad del siglo XX?

Decir que eso no es un “Sputnik” es negar lo que cualquier persona normal ve al contemplar el cuadro y comparar dicha esfera con la imagen real de ese satélite ruso reproducida al pie de este post. La pregunta es: si realmente es un “Sputnik” ¿cómo pudo alguien pintarlo 400 años de que existiera?
Sin embargo hay cosas más extrañas aún, pero esas las dejo para mañana.
(Continuará...)

jueves, 18 de noviembre de 2010

Nada es lo que parece: un astronauta en el siglo XVI

Esta imagen corresponde a la catedral de Salamanca, construida entre los siglos XVI y XVIII. La figura no ofrece ninguna duda ni se presta a interpretaciones de ningún tipo: es un astronauta. ¿Cómo es posible que una imagen tan actual como esta se haya esculpido hace 4 siglos? Muchos sin duda habrán echado a volar su imaginación tratando de encontrar explicaciones, unos lógicas y otros de auténtica ciencia ficción. Pero ¿cuál es la explicación de este fenómeno?

La respuesta es muy sencilla: la catedral tiene 4 siglos pero la figura del astronauta la hizo el artista Jerónimo García en el año 1992 cuando trabajaba en la restauración de la catedral y lo hizo para representar al siglo XX con motivo de la celebración de “Las edades del hombre” que puso a Salamanca de actualidad mundial en el año 1993.

Sin embargo hay otras cosas que no tienen tan fácil explicación. (Continuará...)

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Aunque “lo hayas visto con tus propios ojos” es mentira

Es muy corriente la expresión “lo he visto con mis propios ojos” para afirmar que algún hecho es absolutamente cierto. Damos a lo que vemos categoría de infalibilidad. Sin embargo la vista y el cerebro también nos engañan. Como prueba aquí tenéis esta imagen: la vista y la interpretación que vuestro cerebro hace de esas imágenes os dice que dicha imagen está en movimiento; sin embargo eso es mentira, se trata de una imagen fija, sin movimiento. Así que no te creas todo lo que veas ni niegues todo lo que no puedas ver.

Durante los próximo días os voy a poner unos cuantos ejemplos que demuestran que nada es lo que parece...

martes, 16 de noviembre de 2010

Coche oficial para usos (abusos) particulares

El informativo digital “Redacción Médica” se ha hecho eco hoy de una noticia dada a conocer por “La Gaceta” según la cual diversos chóferes despedidos recientemente del Parque Móvil del Estado desvelan para qué utilizan los ministros los coches oficiales, más allá de su uso indicado. Dentro de quienes han ocupado el sillón de Sanidad, destaca que Elena Salgado (vicepresidenta 2ª del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda) utilizaba el coche oficial cuando era ministra de Sanidad, para ir a la peluquería, a pilates, o para que le trajeran bombones de una conocida pastelería madrileña.

Afortunadamente, también hay excepciones, y en el otro extremo tenemos a Trinidad Jiménez (ministra de Asuntos Exteriores) quien ha hecho un “uso racional” del coche oficial cuando ha estado de ministra de Sanidad. Sus chóferes han dicho de ella que “siempre es amable y educada y no utiliza el coche oficial los fines de semana". Se ve que el talante que demostraba no era fingido.

lunes, 15 de noviembre de 2010

¿Verdad o mentira?

¿Es verdad lo que me dices? ¿Cómo saber si lo que te dicen es verdad o te están mintiendo? Si te responden que no están mintiendo, de poco te vale, ya que si estuviesen mintiendo te dirían lo mismo. Y si te responden que te han mentido ¿cómo vas a fiarte de alguien que miente?

Por otra parte, lo que te dicen es lo que creen, y no por el hecho de que ellos lo crean va a ser cierto. En definitiva sólo queda y sólo vale lo que tú creas. Aun así, lo más probable es que eso que tú crees no sea la verdad sino solo tu creencia.

La verdad es algo que nadie alcanzará jamás en esta vida, porque para saber si es verdad o no tienes que haber abandonado esta vida y contemplarlo desde el otro lado.

¿Será verdad esto que estoy diciendo?

El "co-pago" y la "factura sombra" son medidas inútiles para contener el gasto sanitario

Algunos quieren poner el co-pago (que no sea gratis ir al médico, sino que haya que pagar alguna cantidad) en la sanidad pública, no se sabe muy bien si con un afán “recaudatorio” o simplemente “disuasorio” (para evitar abusos y que la gente solo vaya al médico cuando de verdad lo necesite).

Si la cantidad que fijan es muy pequeña, sólo algo simbólico como, por ejemplo, un euro por consulta, van a ser mayores los gastos contables de gestión que los ingresos y además prácticamente nadie va a dejar de ir al médico por tan módico precio.

Si la cantidad es más alta, sí compensará recaudar (en principio), sin embrago habrá más gente que se lo piense antes de ir al médico. Esas personas acudirán a la autoprescripción, a las medicinas alternativas o simplemente a no hacer nada hasta que estén peor, y entonces sí irán al médico y su curación resultará más cara que si hubiesen detectado y detenido a tiempo su enfermedad. En consecuencia, de ahorro nada y de daño a la salud de los ciudadanos, bastante.

El co-pago ya existe en otros sectores, como el del automóvil. En los seguros de coches está el sistema de “franquicia” (¡mira que ponerle este nombre en plena democracia!) por el cual cada uno paga la primera parte del coste del arreglo y a partir de ahí corre a cargo del seguro. Los resultados son evidentes: se reduce el número de partes a las aseguradoras, y miles de coches con pequeños arañazos, golpecitos, roturas van circulando por ahí hasta que tengan algo más gordo y entonces sí den el correspondiente parte.

Otro sistema “disuasorio” que se ha empezado a aplicar en sanidad es la denominada “factura sombra”. Tras salir del hospital te dan una factura “sólo a efectos informativos” de lo que ha costado esa intervención o esas pruebas y que te ha salido gratis. Se piensa (¿de verdad se “piensa”?) que el ciudadano verá esa cifra y pensará: “hay que ver cuánto he costado al sistema público; la próxima vez me aguantaré en casa y no vendré para que esos recursos puedan ser utilizados en otras personas más necesitadas”. Absurdo ¿verdad? La realidad es la opuesta: el sentimiento que genera la “factura sombra” es de alegría: “con todo lo que pago de impuestos, ya era hora que se gastasen algo en mí”. Y en esa lógica, el ciudadano estará encantado de que le hagan muchas pruebas y que sean muy caras, en resarcimiento a la sangría de impuestos que todos padecemos.

También aquí hay ejemplos en el sector del automóvil. Con el “seguro a todo riesgo” cualquier conductor podía conducir alegremente (nadie va a estrellar su coche a propósito para “amortizar” su seguro, pero sí que le importará un bledo cualquier pequeño golpecito o arañazo, ya que “el seguro paga”). Esto, que fue así durante unos años, condujo al abuso (daba una gran alegría cuando firmábamos en el taller y veíamos el precio que pagaba el seguro “¡bien, con esto ya lo he amortizado!” nos decíamos) y las aseguradoras tuvieron que poner ciertos límites, como por ejemplo un máximo de tres partes al año, con lo cual nadie va a abusar dando partes de un pequeño arañazo no sea que luego tenga necesidad del seguro para otra cosa más importante. Por consiguiente una “factura sombra” que no obligue a nada será igual que el antiguo seguro “a todo riesgo” al que han tenido que poner freno por el abuso del mismo.

Por consiguiente, ni el co-pago ni la factura sombra son medidas que puedan frenar el consumismo sanitario. Para atajar un problema hay que ir a su raíz y esta tiene dos orígenes: (1) La educación de los ciudadanos, el todo gratis y la insolidaridad habría que atajarlas dando ejemplo desde las altas esferas. (2) Los médicos deberían dedicar a cada paciente el tiempo “necesario” y de esta forma no tendrían que encargar tantas pruebas costosas ni derivaciones a otro especialista, aparte de que el trato humano (que requiere tiempo) tiene también efecto terapéutico.

Si de verdad quieren soluciones, que contraten más médicos para que dediquen todo el tiempo necesario a cada paciente y sólo se encarguen las pruebas imprescindibles. Para ahorrar hay un inmenso campo en todo lo superfluo: burocracia y cargos de gestión. Más tropa y menos mandos; eso es lo que hace falta.

viernes, 12 de noviembre de 2010

¿Pero hubo alguna vez 3.000 audímetros?

De entre las diferentes leyendas urbanas que circulan por ahí, una de las más misteriosas e insondables es la de los audímetros. ¿Existen de verdad? ¿Habéis conocido alguna vez a alguien que conozca a alguien que conozca a una familia que tenga audímetro? Llevo toda mi vida trabajando en el mundo de la comunicación y jamás he conocido a nadie que haya tenido un audímetro, ni siquiera recurriendo a la tan famosa “Ley de los seis grados de separación” (http://es.wikipedia.org/wiki/Seis_grados_de_separaci%C3%B3n) Y os aseguro que esta ley funciona y recurriendo a conocidos míos que conozcan a otro que conozcan a otro… antes de llegar a seis se alcanza a alguien que conozca a cualquier presidente de gobierno o a la misma Scarlet Johansson (que siempre resulta más gratificante).

No me voy a extender en explicar lo que son esos aparatitos que nos dicen cuáles han sido los programas de televisión más vistos, los anuncios más vistos o incluso el minuto de oro del día. Si queréis más información sobre los audímetros podéis consultar, por poner solo unos ejemplos, estas noticias:
http://www.vertele.com/noticias/detail.php?id=11843
http://www.tvanuncios.com/noticia-la-verdad-sobre-los-audimetros-en-grp/
http://www.elmundo.es/elmundo/2010/10/28/television/1288280644.html

De lo que no cabe duda es que su voz es reverenciada de forma sumisa por todos los mortales que creen a pies juntillas los resultados que ofrece. Nadie osa poner en duda sus resultados, aunque jamás hayan conocido a nadie que haya conocido a nadie que haya conocido a nadie que haya tenido en su casa un audímetro.

Se dice que este mismo año hemos pasado de los 3.000 audímetros instalados a los 4.625 pero nadie nos explica cómo se eligen las familias donde se instalan, qué criterios se siguen o cuál es su distribución geográfica. Por supuesto que no procede revelar quiénes son, entre otras cosas porque serían objeto apetecible de sobornos y manipulación; pero sí que esclarecería mucho saber todos esos datos. Dicen que estadísticamente 4.625 e incluso 3.000 son más que suficientes para obtener datos estadísticamente fiables… pero esto es así si la muestra está repartida en base a unos criterios acertados y esto último tampoco lo sabemos.

Creyendo en lo que no vemos (los aparatitos) y creyendo en lo que no conocemos (ninguna familia ni nadie que tenga o conozca a alguien que tenga un audímetro), podemos hacer un acto de fe supremo y deducir que sí existen los audímetros. Sin embargo, ¿podemos afirmar que su distribución se ha hecho tan bien que sus resultados representan al total nacional? ¿Podemos afirmar que no hay ningún sesgo ni manipulación intencionada en cuanto a los resultados que nos ofrecen?

Mientras no sean de dominio público los datos generales de la muestra en la que se basan, yo seguiré creyendo en los extraterrestres, pero no en los resultados de audiencia de esa voz “infalible” que dicen ser los “audímetros”.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Un soplo de aire fresco

Para un momento y contempla cómo ha sido tu día: prisas, tensión, trabajo, espera, discusión, desencanto, risas, retraso, apreturas, susto, sorpresa, aburrimiento, enfado, caricia, desorden, reposo, café, sonido, recuerdo, informe, propuestas, e-mails, urgencia... y así podría seguir escribiendo momentos y sensaciones hasta abarcar las 24 horas del día. Y así un día tras otro. Por eso no es de extrañar esa cara de felicidad que todos ponemos cuando un buen día salimos a la calle en un día espléndido y tomamos una profunda bocanada de aire fresco que nos oxigena y relaja. Pues eso, precisamente esa bocanada de aire fresco es la que puedes tomar tú cada día si dedicas 10 segundos a leer un poema como estos que de vez en cuando incluyo en mi blog.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Chocolate

¡Zafarrancho en la cocina!
Me he lanzado como obsesa
a preparar chocolate
mientras tú miras absorta
el desorden y la absoluta falta
de limpieza.

Guarreando en la cocina,
manchando todo el camino,
disfruto como una loca y tú
apenas hablas y frotas
tus ojos grises y haces fotos,
una tras otra.

Ya está casi terminado
y te invito a disfrutar.
- “¿Quién limpiará todo esto?”
- “¡Mañana Dios lo dirá!”

martes, 9 de noviembre de 2010

Vivo entre los zombis

Cuántas veces la razón tapona mi cerebro
para impedir que piense, para evitar que sea
diferente.
Cuántas veces, inmerso en el gentío, me siento acompañado
frente a la soledad ruidosa de mentes vacías
que ni siquiera saben que están solas.

Y todo mi entorno me aprisiona,
me empuja a ser vulgar, a no pensar,
a moverme por la inercia, mano misteriosa
que gobierna el destino de los zombis
sin explicar el por qué, sin dar razones.

Y tengo que luchar, constantemente,
para poder mantener y proseguir mi rumbo
diferente.
Y debo fomentar más y más mi ser interno, humano,
para poder reventar la puerta bloqueadora
y dejar en estampida
salir los sentimientos.

Me niego, no voy a seguir el juego
de ser fracción de una manada,
punto perdido en un rebaño.

Aunque me cueste, aunque me duela,
prometo hacer y así lo hago
(lo estoy haciendo)
vencer en cada instante la fuerza extraña
que succiona el alma y te deja vivir
estando muerto.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Vaivén

La piedra lanzada hacia el espacio
pasada su euforia, se detiene, lo medita,
y vuelve abajo.

Nos hemos separado muchas veces,
abandonándonos en mitad del camino,
como dos caminantes ajenos
que se despiden, sin más, en cualquier sitio.

Caminamos deprisa, tristes, alegres,
cabizbajos, contentos, despacio...
Nos detenemos.
Meditar... algo nos falta.
Miramos nuestro entorno y nada vemos.
Proseguir... no... no se puede.
¿Qué nos pasa? ¿Qué hacemos?
¿Queremos acaso huir sin nuestro cuerpo?
Estamos partidos, sin darnos cuenta
que aquello que dejamos
es nuestro,
la mitad del uno entero.

Y tocamos el vacío que tenemos:
una mano, una pierna, medio cuerpo.
Una sola lágrima sale de un solo ojo,
una pierna camina
sin poder hacerlo;
la mitad que nos falta... la queremos.

Hay que volver, regresar, componer
la pieza desecha en un momento;
y dolerá el regreso
al sentir en la conciencia el golpe brutal
de nuestro error,
como una piedra que cae
y se estrella
contra el
suelo.

Por la noche, la luna, atrae los mares,
después los olvida y ya alejados
los reclama de nuevo, en una eterna
reconciliación y enfado.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Soy un delincuente reincidente

Esto de delinquir tiene su morbo y crea un poquito de adicción. Ayer mismo volví a cometer otros cuatro delitos, con algo tan sencillo como sacar de paseo a mi nieto perruno.

Veamos los hechos:
1.- Salí a la calle con mi MP4 puesto, escuchando unas canciones bajadas ilegalmente de Internet. Primer delito.
2.- En mitad del parque, solté a mi perro para que corriese un poco. Es un perrito faldero que no muerde ni a una mosca, así que no había ningún peligro... salvo de multa porque según la ordenanza municipal está prohibido llevarlos sueltos antes de las 19 horas.
3.- Me senté a descansar un rato y comer un sandwich. Se me acercaron unas palomas y me dieron pena (esto no exime de culpa) y les dí unas migas. Está prohibido igualmente dar de comer a las palomas.
4.- Se me hacía un poco tarde y volví en línea recta para atajar, lo que significa pisar un trozo de césped. Un nuevo delito.

Total, que en un paseíto de nada con el perro cometí 4 infracciones que me pudieron costar otras tantas multas... sólo que esta vez no les han servido a nuestros gobernantes para recaudar más; así que se resentirá el presupuesto de sus coches oficiales, comidas en restaurantes de lujo, viajes y alojamientos en hoteles de primera clase, etc.

PD.- Aunque los hechos aquí relatados guardan un gran parecido con la vida real, certifico que han sido inventados para ilustrar este concepto. Por tanto lo anterior no es una confesión de delito y no podrá ser utilizada en contra mía para recaudar más.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Soy un delincuente

Ayer hablaba de cómo nuestros gobernantes no paran de crear nuevas leyes, una tras otra, con tal de tener pretextos para multarnos cuando les de la gana y así recaudar más impuestos. Eso nos anima aguzar el ingenio para saltarse las leyes y alegrarnos cuando no nos pillan.

Hoy mismo, por ejemplo, yo he infringido cuatro leyes distintas:

1.- Por la mañana al salir de casa, tiré la bolsa de basura dentro del contenedor, pero no me ocupé de rebuscar entre la basura acumulada en mi bolsa para sacar de allí una lata de cerveza que por descuido mezclé con los residuos orgánicos. Por consiguiente, según la ley aprobada recientemente por Gallardón, hubieran podido multarme si me pillan.
2.- Después fui al garaje y circulé por el coche por el centro de la ciudad en un área donde la velocidad máxima permitida era de 30 km/h. No me di cuenta, pisé el acelerador y me puse a 31 km/h. Según la nueva ley de tráfico aprobada este verano, ese “exceso” es penalizable. Menos mal que esta vez no me pillaron.
3.- Después dejé el coche y como tenía prisa (se va más rápido andando que en coche) crucé la calle por donde me vino en gana, o sea, fuera del paso de peatones indicado (aunque miré y no venía ningún coche, pero esto no exime de la culpa). Esto también está penalizado y por consiguiente me podían haber puesto otra multa.
4.- Finalmente, estornudé y llené un clínex con mocos. Miré a alrededor y no encontré ninguna papelera. Como no me apetecía llevar de paseo a ese pegote de mocos por toda la calle, lo tiré cuidadosamente al suelo junto a un desagüe (pero esto último tampoco exime de culpa). Así que también por esto me podían haber puesto otra multa.

En definitiva: Hoy he infringido cuatro leyes, me podían haber puesto 4 multas, pero os aseguro que no tengo ningún remordimiento de conciencia.

PD.- Aunque los hechos aquí relatados guardan un gran parecido con la vida real, certifico que han sido inventados para ilustrar este concepto. Por tanto lo anterior no es una confesión de delito y no podrá ser utilizada en contra mía para recaudar más.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Cuando las leyes sólo son pretextos para recaudar

Dicen expertos juristas que con 300 o 400 leyes básicas podría funcionar fácilmente una sociedad; sin embargo en nuestro país creo que hay más de 3.000 y esta cifra sigue creciendo.

Lo que se consigue con esta promiscuidad de leyes es únicamente estimular la imaginación del ciudadano para saltarse las mismas, algo que será aplaudido y envidiado por todos los demás sobre todo cuando dicha acción quede impune. Para los gobernantes responsables de poner en marcha esas leyes, sólo se trata de pretextos, de coartadas legales, para cobrar al ciudadano un dinero extra que les permita seguir manteniendo y aumentando el aparato político con sus correspondientes gastos de representación, dietas, sueldos, lujosas instalaciones, etc. Y como cada vez hay más cargos que mantener...

lunes, 1 de noviembre de 2010

Niña ¡qué atrás se ha quedado el tiempo!

Niña ¡qué atrás se ha quedado el tiempo!¿Recuerdas? No, ya no recuerdas nada. Los días vacíos han borrado tus entrañas. Un chalet en las afueras, un suelo verde con baldosas blancas, unos árboles pequeños, una piscina dormida. Es la tarde, y al más leve movimiento, surge el sudor. El aire adormece.
- ¿Te gusta? –te pregunto.
- ...Sí... –respondes tímida y sonríes.

Allí sentados, fuera del tiempo, te enseñaba poesía.
- ¿Qué es? –preguntaste.
- Es sentir, es la vida.
- No lo comprendo del todo; esto no tiene metro ni rima.
- ¿La tiene la vida acaso? No ¿verdad? Por eso mi verso es como la vida: libre, sin reglas, siguiendo un ritmo, escrito al impulso de mis venas. ¿Lo ves ahora un poco mejor?
- Un poco.
- Esto es más que un papel con signos. Es profundo y hondo, con un relieve palpable al ultrasentido. Tócalo.

Así tu mano, por primera vez, rozó con temor e intriga esos signos. Te estremeciste un poco.
- Esto vibra –dijiste trémula.
- Es que quiere sentir tus dedos y decirte muchas cosas.

Y tu mano siguió el camino y, a veces, rozó la mía.
- Ha despertado tu ultrasentido –te dije.

Entusiasmada, como estabas, no detuviste tu camino. Me alegraba verte así, dominados tus instintos. Estabas abierta, tus músculos habían sido dormidos por tu mente. Quizás en aquellos instantes no funcionaba el reloj. El “¡Párate, oh, Sol!” de antaño lo habíamos logrado sin saberlo.
- Es maravilloso sentir algo que no vemos. Palpar ideas y sentirlas en toda su plenitud. Has logrado algo grande –me dijiste.
- Me alegran tus palabras, pero aún más el que las sientas. Todo ha de ser así, como tú has dicho: palpar los sentimientos. ¿Comprendes ahora el por qué de estos versos? ¿Comprendes ahora su balanceo?
- Sí, lo siento –me respondiste.

La tarde, con su lenta monotonía, fue desgranándose y difuminando de rojo el cielo. Una voz te llamó y te perdiste. ¿No recuerdas aquella tarde? ¿Por qué no vuelves? ¿Acaso volvió a dormirse, ausente de mis manos, el ultrasentido que una tarde perdida hice renacer? ¿Dónde se ha dormido tu esperanza? ¿Dónde se olvidaron tus recuerdos?

Niña, ¡qué atrás se ha quedado el tiempo!

domingo, 31 de octubre de 2010

Este radar te da dinero en vez de quitártelo

Aunque parezca mentira hay un radar que en vez de poner multas lo que hace es dar dinero a los conductores. Lo malo es que no está en España sino en las afueras de Estocolmo. Este radar hace una fotografía a todos los conductores que circulan a la velocidad correcta y después, entre todos ellos, se sortea cada mes el equivalente a 2.150 euros. Se trata de una prueba para ver si es más eficaz incentivar que se hagan bien las cosas antes que penalizar cuando se hacen mal.

En cualquier caso, en España es impensable una iniciativa de este tipo, ya que el único objetivo de los radares es recaudar dinero; la seguridad les importa un pito. Y si pitas, otra multa más.

sábado, 30 de octubre de 2010

Split in two

Esta palabreja que aprendí cuando el grupo ICI (Imperial Chemical Industries) se dividió en dos, es decir, lo contrario a una fusión ya que de aquella maniobra surgieron dos nuevos grupos empresariales (ICI y Zéneca) me ha venido a la memoria para anunciaros que a partir de ahora este blog –“Palabras inefables”- se dedicará solamente a temas personales, es decir, a todo lo que pase por mi imaginación (que es mucho) pero sin relación con el mundo profesional.

Para mis aportaciones al mundo profesional en aquello que conozco (comunicación, publicidad, periodismo, salud, etc.) he abierto un nuevo blog al que –desde este momento- os invito a visitar. El nuevo blog se llama “Al otro lado" (cuando se escribe un noticia hay que pensar en el lector, no en el jefe)y es un homenaje y recuerdo de aquél proyecto personal mío (que nadie jamás tuvo la valentía de afrontar ni de hacer algo similar): un diario digital de noticias de actualidad sobre el mundo de la salud ("AZprensa"), editado por un laboratorio farmacéutico y... ¡en el que se incluían también noticias de otros laboratorios! ¡Dios mío! ¡Anatema! ¿Cómo era posible que un laboratorio (con lo reacios que son a dar información pública) crease encima una plataforma para informar de los logros de otros laboratorios competidores?

Pues sí, el entonces presidente, Carlos Trias, confiaba en este humilde servidor y le dejó llevar adelante aquél proyecto. El público se dio cuenta de que aquél diario, aunque editado por un laboratorio, se dedicaba a “informar” no a “hacer publicidad”, y además era imparcial, tanto en el tratamiento de sus noticias como en el hecho de poner al lector como su primer objetivo y por tanto no escatimándole ninguna noticia de interés aunque viniese de la competencia.

Como consecuencia, el público se dio cuenta de que aquél diario era útil, no sectario, y día a día fue aumentando su número de lectores hasta situarse como el segundo diario digital sanitario más leído de España (sólo por detrás de la edición digital de Diario Médico).

Ahora, ya de forma más modesta, iré haciendo mis aportaciones al mundo de la comunicación y la salud a través de un nuevo blog profesional. ¡Treinta y nueve años trabajando en comunicación dan para mucho!

Así que ya lo sabéis:
Blog personal: “Palabras Inefables” www.palabrasinefables.blogspot.com
Blog profesional: “Al otro lado” www.vfisac.blogspot.com

jueves, 28 de octubre de 2010

Encuentro con periodistas para aprender a dar bien las malas noticias

Médicos y periodistas coincidimos en muchas cosas (nos debemos al paciente o al lector; necesitamos independencia para hacer bien nuestro trabajo; el ciudadano tiene derecho tanto a la salud como a la información…) y por supuesto la comunicación: los médicos al paciente, los periodistas al lector.

Las malas noticias negativas afectan negativamente a las expectativas de la persona (sea esta paciente o lector) tanto si es ella la afectada directamente por la situación como si es algún ser cercano quien se ve o puede ver afectado por la misma.

Tanto el médico como el periodista tiene que conocer una serie de habilidades de comunicación para analizar previamente las consecuencias que pudieran derivarse de la transmisión de esa noticia y transmitirla luego de tal forma que sus consecuencias sean las esperadas.

Precisamente la Comisión Central de Deontología de la Organización Médica Colegial (OMC), hizo pública recientemente una Declaración sobre “Como transmitir bien las malas noticias” y los 19 puntos recogidos en la misma son un buen punto de partida para que todos nosotros reflexionemos sobre este tema.

Así, dentro de los “Encuentros informativos” que la OMC vienen celebrando con los medios de comunicación, este jueves 4 de noviembre se celebrará en su sede de Madrid un nuevo encuentro con periodistas para profundizar en este tema.

Más información en:

http://www.medicosypacientes.com/colegios/2010/10/10_10_28_jornada

http://www.prsalud.com/index.php/prsalud/932-comunicacion-prsalud/10038688-comunicar-malas-noticias-pero-hacerlo-bien-no-es-facil

miércoles, 27 de octubre de 2010

San Paul

Decía mi primo Angel que las tres las muertes más comentadas en España han sido la de Franco, la de Chanquete y la del pulpo Paul. De este último he sabido algunos detalles de su vida que lo acercan aún más a los altares. Paul, o mejor dicho, San Paul, vivió toda su vida en castidad (no conoció pulpa alguna), de ahí que su mente estuviese tan iluminada para poder acertar las victorias de España en el Mundial. Además no tenía un pelo de tonto (sí, ya sé que los pulpos no tienen pelo) y lo digo porque tenía ocho cerebros (¡eso sí que es inteligencia!), uno en su sitio habitual y otro en cada uno de sus ocho tentáculos. Y también –y esto es lo más emotivo- no es de extrañar que Paul –quiero decir San Paul- se dejase querer tanto:¡tenía tres corazones!
Por todo ello, los españoles llevaremos siempre a San Paul en nuestro único y humilde corazón.

martes, 26 de octubre de 2010

Hasta siempre, Paul


Ha muerto uno de los personajes más queridos por todos los españoles: el pulpo Paul, cuya fe inquebrantable en nuestra selección de fútbol la encumbró a lo más alto del panorama mundial.

Me gustaría ver ahora todas esas banderas españolas que durante muchas semanas han adornado los balcones de las casas, luciendo un crespón negro como duelo por esta pérdida; sin embargo ya han desaparecido todas las banderas de los balcones, las últimas lo hicieron poco antes del 12 de octubre (día de la fiesta nacional) porque una cosa es ser aficionado al fútbol y otra muy distinta ser “facha”.

Los españoles se avergüenzan de su bandera, y el pobre Paul no ve lucir desde el cielo de los pulpos un mar de crespones negros enviándole nuestro eterna amistad y agradecimiento. Cosas del lavado de cerebro que practican los políticos.

viernes, 22 de octubre de 2010

La culpa la tienen las corbatas

Hace unas cuantas décadas, las cosas eran para toda la vida, o casi. Un reloj pasaba de padres a hijos, al igual que una buena joya. Los muebles eran robustos y dispuestos a sobrevivir durante siglos. La ropa tenía larga vida y, por ejemplo, en los niños se iba readaptando de un hijo a otro según iban creciendo, y las camisas de los hombres no se tiraban cuando los puños o el cuello estaban gastados, sino que simplemente se cambiaban estos en vez de comprar una nueva camisa. Eran tiempos que albergaban la esperanza de que lo logrado hoy permaneciera mucho tiempo.

Las cosas han cambiado y quizás la culpa la tuvieron las corbatas. En aquellos tiempos, cuando sólo se tenía un reloj, un par de camisas, un traje para los domingos, etc., hubo una prenda que se volvió promiscua: las corbatas. Se podía tener sólo un par de camisas, pero también un par de corbatas. Y así, poco a poco, conforme iba creciendo la economía, los hombres comenzamos a coleccionar corbatas.

El cambio diario de corbata permite que aun llevando todos los días el mismo traje y una camisa blanca, parezca que has renovado completamente tu vestuario. Además sirve para reflejar tu personalidad, tu estado de ánimo, tus preferencias personales… Alguien debería escribir un día un buen “Tratado de comunicación de las corbatas”. Sin embargo, las corbatas abrieron la veda de lo efímero, de la moda que se devora a sí misma para renacer cada día. Ahora todo el mundo tiene varios relojes para combinar con sus trajes y sus estados de ánimo, y no hablemos ya del número de camisas, trajes, pantalones, jerséis, etc. que se compran a granel y antes de que se hayan deteriorado lo más mínimo ya son pasto directo de los contenedores de ropa usada.

Lo dejo aquí para que sigan los filósofos. Pasamos tan deprisa que sin duda no hemos percibido que el nudo de la corbata es la imagen de la soga con la que hemos ahorcado la humildad.