domingo, 20 de diciembre de 2015

Mi próximo libro es...

Ya está muy próxima la aparición de mi próximo libro. 
De momento sólo os adelantaré la foto que he realizado 
para ilustrar su portada. 
¿De qué tratará?

viernes, 11 de diciembre de 2015

El Código inefable

Durante los últimos 22 días he venido exponiendo –bajo el título “Código de vida”- una sucesión de opiniones, creencias, reflexiones, convicciones, etc., de carácter personal. No pretendo con ello sentar cátedra, ni dar lecciones, ni estar en posesión de la verdad. Sólo pretendo dar un pequeño picotazo que despierte la conciencia del lector, que le haga mover su propio pensamiento.

Cada uno de estos 22 pensamientos se han ido publicando del 19 de noviembre 2015 al 10 de diciembre 2015. En el lateral derecho de esta página podéis ver el archivo histórico de comentarios publicados; sólo tenéis que buscar estas fechas en el mismo y tendréis los enlaces directos a cada uno de dichos puntos que conforman mi inefable “Código de vida”.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Código de vida (22/22)

Y ya para terminar con este “Código de vida” damos nuestra última opinión o reflexión, referida en este caso a ese momento en que por fin nos vamos a acostar. Antes de dormir podemos dedicar unos instantes a repasar en una rápida sucesión de flashes todo lo que hemos hecho durante el día y –lo que es más importante- extraer las lecciones útiles que hayamos aprendido. Así, con un pensamiento positivo, cerrad los ojos y enviad esas vibraciones positivas hacia el mundo en que vivimos. Vas a dormir y ¡quien sabe qué nuevas pruebas va a poner Dios en tu camino en el siguiente día! Pero, no lo olvides, el objetivo de nuestra vida no está al final de ningún sitio sino que es el simple hecho de experimentar y conocer, de compartir con los demás, y de perfeccionarnos a nosotros mismos minuto tras minuto. En cualquier momento se parará tu reloj, y el camino que hayas recorrido hasta ese instante será el equipaje (pesado o liviano) que llevarás contigo a la otra vida.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Código de vida (21/22)

Cuanto más sabemos de algo, más nos damos cuenta de todo lo que desconocemos. Es absurdo, por tanto, presentarse como sabios o como guías a quienes otros deben seguir. Todo aquél que busca la verdad y el perfeccionamiento es un estudiante, un buscador; nunca un experto. Y si encuentras a alguien que pretende dar lecciones y estar en posesión de la verdad, aléjate de él porque es un falso profeta.

Este blog, al que hemos llamado “Palabras inefables”, lo hemos subtitulado: “La verdad sólo es un punto de vista”. Por consiguiente todo lo que aquí escribo y comparto con vosotros no son verdades sino simples puntos de vista que aspiran tan sólo a haceros pensar y reflexionar por vosotros mismos para que cada cual encuentre su propio camino.

martes, 8 de diciembre de 2015

Código de vida (20/22)

Colabora con las organizaciones que defiendan tus mismos ideales. Dicha colaboración puede ser económica, pero hay otras cosas más valiosas que el dinero como lo son el dedicar tu tiempo personal o tus conocimientos en favor de dichos colectivos.

lunes, 7 de diciembre de 2015

Código de vida (19/22)

Tu palabra debe valer más que cualquier contrato escrito. Sé fiel a tus promesas, juramentos y compromisos. Cuando des tu palabra, piensa que con ello estás comprometiendo tu propia credibilidad.

Si no cumples lo que prometes, si vas por la vida con mentiras y enredos... podrás engañar a los demás, pero lo que nunca podrás hacer es evitar las consecuencias de estos actos sobre la ley del karma.

domingo, 6 de diciembre de 2015

Código de vida (18/22)

Respeta todas las creencias religiosas y filosóficas, siempre que no atenten contra la dignidad humana. No apoyes ni mantengas el fanatismo o el integrismo en cualquiera de sus formas. Pero... ¡cuidado!... a la hora de vivir tus propias creencias no vayas a caer tú mismo en ese fanatismo. El respeto a los demás no es compatible con los dogmas ni el sectarismo.

sábado, 5 de diciembre de 2015

Código de vida (17/22)

Sé siempre un pensador libre. Reflexiona por ti mismo y no pienses siguiendo la opinión de los demás. De la misma manera, permite que cada uno piense como quiera; no impongas tus ideas y considera que estas pueden evolucionar con el tiempo.

viernes, 4 de diciembre de 2015

Código de vida (16/22)

La naturaleza (desde la microscópica hasta la astronómica) es el mayor ejemplo de la creación divina. La vida, en todas sus formas y estados, merece ser respetada. Hay que considerar a todos los seres vivos (independientemente del números de células que los integren) como seres vivos, conscientes (a su nivel) y sensibles. Y por lo que se refiere a la vida humana, más aún.

jueves, 3 de diciembre de 2015

Código de vida (15/22)

El nacionalismo es una aberración. No hay más familia que la raza humana. Todos los seres humanos pertenecemos a la misma familia, independientemente de nuestra raza, religión, lugar de nacimiento o residencia, etc. Todos los seres humanos que pueblan este planeta son nuestros hermanos y hermanas y como tales merecen nuestro respeto y consideración.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Código de vida (14/22)

Se valiente en tus convicciones pero sin intentar convencer a los demás; que cada cual saque sus conclusiones y tome sus propias decisiones. No hay que mentir ni agachar la cabeza avergonzándonos de lo que pensamos (recuerda que lo más probable es que todos estemos equivocados). Se puede mantener una posición fuerte acerca de nuestras convicciones sin necesidad de ser altivos, ni de atacar a los demás. Recuerda que en este camino de la vida cada uno marca el suyo. 

martes, 1 de diciembre de 2015

Código de vida (13/22)

Cuando hablemos, que sea con conocimiento de causa, y si no tenemos el conocimiento suficiente, deberemos advertirlo así humildemente. No pasa nada por decir “yo no entiendo de eso, aunque a mi me parece que...”. Nunca se debe criticar, pero tampoco debemos callarnos ante algo que pensamos está equivocado o puede ser perjudicial para alguien. Porque no es lo mismo “criticar” que “hacer crítica”. En el primer caso sólo se consigue destruir; en el segundo se aportan luz y alternativas que pueden ayudar a corregir una situación: Es lo que se llama “crítica constructiva”. Y es que siempre hay que buscar el lado positivo de las cosas porque –aunque parezca mentira- en todas las cosas siempre se puede encontrar algo positivo. Y cuando escuches críticas destructivas sobre alguien, no escurras el bulto ni demuestres complacencia; simplemente da a conocer que tal crítica no te parece correcta.