lunes, 31 de marzo de 2008

Los medios digitales, nuevos protagonistas de la información


Los medios digitales se han convertido en los nuevos protagonistas de la información. Como muy bien dice Pedro Aparicio en su columna de opinión en PRSalud, estos medios “son los que tiran de la información”.

Así, se refiere en su artículo al mundo periodístico en el campo de la sanidad y señala que es un “sector que está además de ‘intervenido', autorregulado, y en el que en breve se aplicará el mismo tratamiento para los periodistas que para los médicos. Y esto quiere decir que muchas de las prebendas, de las que gozan algunos de nuestros compañeros, pasarán a mejor vida”.

También señala que este es “un sector en el que los periodistas tienen condiciones claramente mejorables, y en el que se instala el empleo precario y la falta de reconocimiento y espacios adecuados en los medios. Y tiene que ser la sensibilidad del sector, y no la imaginación de los editores, la que saque adelante la información”.

Y aunque finaliza diciendo que se trata de un sector “que se tiene que reinventar día a día”, no cabe duda que si en algún campo existe la imaginación y la innovación este es el de Internet. Por ello, estoy seguro que los medios digitales continuarán “tirando del carro de la información” y ganando día a día mayor protagonismo.

domingo, 30 de marzo de 2008

Lección de respeto y libertad


Hace unas cuantas semanas comencé a escribir una columna de opinión –ya lo había hecho otras veces- en el diario digital PR Salud. Lo hacía de forma gratuita, a título personal (en base a mi experiencia de más de 30 años en el sector) y porque entiendo que cualquier persona tiene derecho a expresar sus opiniones particulares independientemente de la empresa u organización en la que trabaje. Y comencé –además- sin consultar con mis patronos, puesto que no iba a escribir en su nombre sino en el mío propio como ciudadano y comunicador.

Se trataba de reflexiones personales –siempre correctas- sobre los más variados aspectos del mundo sanitario y de la comunicación en general. Ahora bien, cuál fue mi sorpresa (y decepción) al ver que un artículo (*) que no gustaba a ciertas personas (¿se darían por aludidas?) desembocaba en “amenazas económicas” pero no contra mí, sino contra mis patronos, los cuales no tenían culpa de nada (ya que yo ni les había pedido permiso previo para opinar como un ser humano, libre e independiente, ni escribía en su nombre). Ante esa situación, y de nuevo por iniciativa propia, envié un último artículo de opinión personal expresando que dejaba esa columna “de expresión de libertad” ya que no quería que mis opiniones personales perjudicasen a un tercero ajeno a todo esto.

Sin embargo, mis patronos han dado un nuevo ejemplo de respeto y libertad. En la última reunión de su comité directivo trataron este asunto y ratificaron que no se debe coartar la libertad de expresión que cualquier ciudadano a nivel individual quiera tener, dejando claro que por su parte tengo “total libertad” para verter mis “opiniones personales en los medios de comunicación que considere oportuno”.

Así, pues, voy a seguir defendiendo la transparencia informativa, el diálogo permanente, entre las empresas y organizaciones y los medios de comunicación. Pediré imparcialidad y que no se mezclen “opinión” e “información”. Y pediré independencia, para que todos puedan escribir según el dictado de sus conciencias y no el de sus cuentas corrientes.

Estas opiniones sólo van a quedar reflejadas en este blog personal (en los demás medios escribiré en representación de mi cargo, no a título personal como aquí), por lo que aquél que esté interesado en conocer estas opiniones personales y libres puede acudir aquí. Será bien recibido en señal de respeto y libertad.

Vicente Fisac
Número 1.873
(**)

(*) Este es el artículo que molestó a algunos. ¿Serían mudos?: http://palabrasinefables.blogspot.com/2008/03/premio-harpo.html
(**) Si alguien no es capaz de verme como individuo libre y no puede comprender que sea libre en mis opiniones y cree que siempre hay que estar al dictado de alguien, entonces que me marque con este número: 1.873. Ese es mi número de socio del Atlético de Madrid y con él sí que me identifico.

sábado, 29 de marzo de 2008

El rumor es la antesala... ¿de qué?

Decía un conocido periodista y amigo que “el rumor es la antesala de la noticia”. Una frase que puede ser compartida cuando dicho rumor no es sino el adelanto de una certeza sobre la que se tienen suficientes pruebas que lo verifican.

Sin embargo, con frecuencia vemos en algunos medios que el rumor solo se sustenta en la imaginación, el deseo o la tendenciosidad de quien difunde dicho rumor. Después, si suena la flauta y se acierta, vendrá el inevitable “como ya lo habíamos adelantado...”. Si, por el contrario, no se acierta, se olvidarán rápidamente del tema o tratarán de justificarlo con un “no pudo ser porque a última hora...” o algo así.

El rumor es, en definitiva, algo que debería desterrarse del buen periodismo. Si hay evidencias, no es rumor, es noticia. Y si no hay evidencias claras, más vale que se dediquen a trabajar e investigar más en vez de enturbiar el panorama.

jueves, 27 de marzo de 2008

Que tus mañanas sigan siendo extraordinarias

Me ha encantado el homenaje que el periodista Manuel Ortiz ha dedicado en su blog a Rafael Azcona. Me quedo con una frase de este genial guionista: “hasta que leo el periódico, mis mañanas son extraordinarias”, aunque yo le daría la vuelta. ¿Sabéis por qué? Porque yo quiero que todas vuestras mañanas sigan siendo igual de extraordinarias después de leer mi blog. Por eso hago votos de optimismo y visión positiva. Busquemos siempre lo positivo y construyamos según ese modelo. Eso es lo único que merece ocupar nuestra memoria.

http://apuntesdebolsillo.blogspot.com/2008/03/rafael-azcona-un-hombre-libre.html

miércoles, 26 de marzo de 2008

Expectativas


¿Será capaz el PSOE de gobernar para todos los españoles y no sólo para los que le han votado?
¿Será capaz el PP de apoyar al PSOE en las cosas que haga bien, en vez de decir a todo que no?
¿Serán los nacionalistas capaces de solidarizarse con el resto de los españoles, en vez de pensar únicamente en ellos mismos?
¿Serán capaces todos los partidos de comprender que la tercera fuerza política de este país es IU aunque la ley electoral los haya dejado con un solo escaño?

domingo, 23 de marzo de 2008

Rescate en el tiempo


Gracias a Internet he podido volver a contactar –después de muchos años- con personas que fueron muy importantes en mi vida.

Este es un ejemplo que puedes ver en youtube:
http://www.youtube.com/watch?v=FFnZiT5E-hA


jueves, 20 de marzo de 2008

De amor y de esperanza


Nunca deberíamos olvidar reflexiones como esta:

“Ya no me siento acorralado, Muerte. Ni veo el muro final que me cerraba el paso. Sé que eres sólo una modesta percha en la que colgaré este usado traje de mi cuerpo para continuar; más ligero y alegre, mi camino de Amor y de Esperanza”

Miguel Fisac

miércoles, 19 de marzo de 2008

¿Podemos cambiar el mundo?

Cada cinco segundos, un niño menor de diez años muere de hambre o por sus secuelas inmediatas (más de 6 millones en 2007). Hay 854 millones de seres humanos gravemente infraalimentados, de ellos, 515 millones en Asia (el 24% de la población). Pero si hablamos de víctimas, en África subsahariana hay 186 millones de seres humanos en situación de “hambre extrema”.

Esto ocurre en un planeta que rebosa de riquezas. Como señala el máximo responsable de la FAO, Jacques Diouf, con el estado actual de desarrollo de las fuerzas agrícolas de producción, el planeta podría alimentar a 12.000 millones de seres humanos, es decir, el doble de la población mundial actual. Pero los nuevos amos del mundo tienen pánico a los derechos humanos, porque es evidente que una política económica, social y financiera que cumpliera al pie de la letra todos los derechos humanos (incluido el derecho a la alimentación), daría lugar a un nuevo orden mundial, más justo y solidario.

Ante situaciones así ¿Qué podemos hacer?

Con Internet sí podremos

¿Recordáis estas palabras de Arquímedes?: “Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”. Pues ese punto de apoyo ya existe: Internet.

Internet tiene mucha más fuerza y más posibilidades de las que imaginamos. Ahora sólo estamos al comienzo, vislumbrando una pequeña parte de lo que se puede lograr con él. Ante situaciones como las que encabezan este comentario ¿Qué podemos hacer? (1) Ser solidarios en palabras y en comportamientos. (2) Alzar nuestra voz. (3) Unir nuestras voces. (4) Concienciar a la sociedad y presionar a los gobiernos por un reparto más justo de las oportunidades. (5) Seguir investigando caminos para que el conjunto de las voces individuales de los ciudadanos de todo el mundo sea la fuerza real que mueva el mundo.

martes, 18 de marzo de 2008

"Presuntos" periodistas


Cuando se detiene a una persona que reconoce pertenecer a una banda terrorista, los periodistas suelen anteponer la palabra “presunto” en tanto –una vez celebrado el correspondiente juicio- el juez dicte sentencia y los califique como pertenecientes a banda armada, en cuyo caso quitan por fin el citado “presunto” de las posteriores informaciones.

¡Magnífico! Es un claro ejemplo de imparcialidad y respeto a la justicia. Nada de juicios paralelos ni acusaciones infundadas. Aunque una persona sea detenida “in fraganti” cometiendo un acto terrorista, y tras su detención grite a los cuatro vientos que él (o ella) pertenece a una banda catalogada como terrorista, los periodistas nos dirán que “todo parece apuntar...”, que “el presunto terrorista...”, etc. Mientras no se celebre juicio y se dicte sentencia, no osarán catalogar a la citada persona como terrorista, llevándole la contraria incluso al propio acusado.

Sin embargo ¿qué pasa cuando el acusado de un “presunto” delito no es terrorista, sino simplemente un profesional de cualquier gremio? Entonces, la palabra “presunto” empieza a escasear y el periodista se permite dar sus opiniones y establecer sus propios juicios paralelos. De esta forma, aludirán al citado profesional como claro sospechoso de haber cometido un determinado delito, y la opinión pública –guiada por esas informaciones- dictará sentencia pública y lo condenará sin esperar a la sentencia y sin haber profundizado siquiera en el conocimiento de los hechos y de las pruebas periciales.

¿Dónde está la presunción de inocencia que reconoce nuestra Constitución y el más elemental sentido de la responsabilidad? Y aún hay más, algunos de estos periodistas, a los que tanto gusta usar el “presunto” para los terroristas pero lo escamotean a los ciudadanos de a pie, no aceptarán de buen grado una sentencia contraria a sus ideas preconcebidas y seguirán escribiendo e influyendo en sus escritos en contra del veredicto hecho público.

Un ejemplo reciente de esto lo tenemos en el denominado “caso Leganés”. La justicia ha dictado sentencia absolutoria para unos inculpados que ya habían sido condenados desde hace años por la opinión pública sin esperar a la celebración del juicio. Y esa condena pública sin juicio ha destrozado la vida personal, familiar y profesional de muchos de ellos. Ahora la justicia los absuelve, pero ¿quién les devuelve su dignidad robada? ¿quién les restituye el daño causado? ¿quién recompone esas familias destruidas?

Antes y después de un veredicto cada uno puede pensar y escribir lo que quiera, pero: (1) antes, no se debe olvidar nunca la presunción de inocencia y (2) después, al menos a nivel público, hay que aceptar la sentencia.

A esos periodistas que manejan a su antojo la palabra “presunto” yo los bautizo desde aquí como “presuntos periodistas”, precisamente porque amo el periodismo, la imparcialidad y la justicia.


lunes, 17 de marzo de 2008

Información tendenciosa


En el espacio de apenas unos días leo lo siguiente en unos diarios de una determinada tendencia política: (1) Detienen a un concejal socialista en Tarragona por poseer 500 kilos de hachís. Y esto otro, en los de otra tendencia política: (2) Un exedil del PP gastó más de 50.000€ públicos en drogas y prostitución.


En el caso nº 1 la palabra “socialista” se utiliza en la noticia de una forma tendenciosa y en el caso nº 2 se hace lo propio con “PP”. Ni que decir tiene que el tratamiento y espacio dado a cada una de ellas se ajusta a las tendencias políticas de cada medio de comunicación que ha abordado el tema.


¿Qué tiene que ver pertenecer a un partido con ser un sinvergüenza? De esos hay en todas partes. Y hasta es posible que el de Tarragona fuese socio del Nastic y el otro socio del Mallorca. ¿Habría por eso que criticar a todos los seguidores de ambos equipos? ¿Se puede hacer extensiva la calificación moral que merecen estos dos personajes a todos los que comparten algo en común con ellos?


La verdad es que resulta bastante aburrida esa obsesión por agredir al adversario político convirtiendo en arma arrojadiza cualquier acción o cualquier motivo. Lo dicho, personas que cometan delitos las hay en todas partes y lo que se debe hacer es perseguirlos –todos unidos- en vez de tirárselos al contrario a la cabeza.

sábado, 15 de marzo de 2008

Fórmula de convivencia


Este fin de semana ha vuelto a hacer acto de presencia la Fórmula 1 y con ella un espectáculo de masas en el que no hay enfrentamientos entre los distintos bandos, entre otras cosas porque la pluralidad es absoluta. Cuando gana una escudería italiana, el himno que suena es el de Finlandia o Brasil, si el himno que suena es el español, quienes se alegran también son los franceses... Pero además, cada año, el trasiego de pilotos de unas escuderías a otras hace que quien dio un año el triunfo a un país, al año siguiente se lo de a otro. Es, en definitiva, un espectáculo de competición en el que todos nos sentimos hermanos aunque cada cual tenga sus preferencias. ¡Ojalá fuera así la política!

viernes, 14 de marzo de 2008

Ni héroe ni villano


Ahora que ya se acercan las elecciones al Colegio de Médicos de Madrid y se rumorea que uno de los candidatos puede ser el doctor Montes o gente próxima a él, pongamos las cosas en su sitio. El –a su pesar- famoso doctor Montes no es ningún héroe (como lo han manejado desde el PSOE) ni ningún villano (como lo han querido presentar desde el PP). Es simplemente un médico menos restrictivo a la hora de aplicar sedaciones para evitar sufrimientos a los pacientes. El informe del Colegio de Médicos de Madrid demostró “mala praxis” en alguno de los casos, aunque no se pudo demostrar que dicha “mala praxis” hubiera sido la causante de dichas muertes. Pero, por desgracia, en todas las profesiones –como están ejercidas por seres humanos- hay casos de mala praxis (es decir, errores, equivocaciones…) y lo que no se puede es criminalizar y estigmatizar por esa causa. Errores los tenemos todos.

No creo que el doctor Montes sea ninguna eminencia, pero tampoco un asesino. Ha sido, simplemente, el arma arrojadiza entre dos partidos rivales y sus correspondientes séquitos de periodistas que han hecho un juicio paralelo. Unos lo han condenado antes del juicio. Otros lo han convertido en héroe. Y mientras tanto, a él y a la gente de su equipo les han hecho la vida (profesional y familiar) imposible, y eso es difícil de restaurar ahora. Por eso, tampoco me extraña que él se preste al juego de ser un héroe a fin de ver recompensado de alguna forma el daño que le han hecho.

No es mi ídolo, ya digo, pero si me veo en el trance de una larga agonía prefiero que sea él, o médicos como él, quienes me ayuden a pasar al otro barrio y que nadie se empeñe en regalarme unos días de sufrimiento.

jueves, 13 de marzo de 2008

Premio "Harpo"


La polémica está servida: Este inocente y supercorrecto artículo que reproduzco a continuación hizo que (posiblemente algún aludido) amenazase a su autor con represalias pero no contra él (que le daba igual), sino contra un tercero que no tenía culpa de nada. Y lo sé de fuente fidedigna.

Laboratorios mudos

Propongo hacer un ranking del tiempo que tardan en conceder una entrevista los presidentes de lo laboratorios farmacéuticos y entregar el “Premio Harpo” al más mudo de todos ellos

Las empresas son entes abstractos a los que los seres humanos ponemos cara humana, la cara de las personas que conocemos y trabajan en esas empresas y la de sus directivos y por supuesto... la de su máximo representante. Nada hay más fácil ni acerca más a la opinión pública, que la imagen y la voz de ese alto directivo atendiendo a los periodistas e informando a través de ellos de los asuntos de interés público y/o empresarial en los que pueda estar inmersa la citada empresa.

Sin embargo el mundo de la industria farmacéutica –y salvo honrosas excepciones- ha sido tradicionalmente un “mundo sin rostro”: directivos que se esconden, que están comunicando, que están reunidos, que están de viaje, que mejor que les pasemos las preguntas por escrito, que ya las contestarán cuando tengan tiempo, que –por supuesto- no publiquemos nada sin que ellos lo hayan visto, corregido y dado su OK antes. Pero ¿en qué mundo viven? Pues... así les va.

¿Para quién son los palos? Para la industria farmacéutica. ¿Quién es el malo de la película? (ni nuestro compañero y experto en cine Paco Fernández conoce ninguna película en la que los laboratorios farmacéuticos hagan algo bueno).

El desconocimiento genera desconfianza. Así, ante unas empresas que tradicionalmente no dan la cara, que no hacen escuchar su voz públicamente, que no se muestran públicamente orgullosas de los descubrimientos terapéuticos (¿quién investiga sino la industria farmacéutica?) y de sus contribuciones a la formación de los profesionales sanitarios (¿quién si no financia la formación continuada?), los ciudadanos de a pie solo conocen las voces en contra y el silencio de los laboratorios. ¿Qué imagen, pues, se van a formar?

Los laboratorios tendrán muchos defectos como cualquier otra empresa, pero también hacen mucho por la salud de los ciudadanos. Entonces ¿por qué se empeñan en callar y en dejar que sean los demás los únicos que hablen de ellos? Quizás sea un histórico sentimiento de culpa por presiones comerciales fuera de toda ética en el pasado, o por desconocimiento absoluto del poder de la comunicación, o por miedo a que se enfade su único cliente que es la Seguridad Social...

Desde esta tribuna os propongo hacer un ranking del tiempo que tardan en conceder una entrevista los presidentes de lo laboratorios farmacéuticos y entregar el “Premio Harpo” al más mudo de todos ellos. ¿Os animáis?

miércoles, 12 de marzo de 2008

Ni ángeles, ni demonios


Los laboratorios farmacéuticos no son esos entes diabólicos que aparecen en muchas películas y comentarios de prensa, que se inventan enfermedades, sacan al mercado medicamentos que no sirven para nada, y experimentan con los seres humanos como si fueran conejillos de indias, buscando como único objetivo ganar dinero.

Los laboratorios farmacéuticos son compañías comerciales que invierten el dinero de los accionistas (el tuyo también, si quieres invertir ahí) para descubrir medicamentos que aporten ventajas sobre los ya existentes y ayuden a mejorar la salud y calidad de vida de los pacientes. Como contrapartida esperan unas ventas suficientes como para recuperar la inversión realizada y poder seguir investigando.

Entonces ¿por qué esa obsesión (o demagogia) de pedirles que sean ONGs y hagan todo eso sin esperar obtener ningún beneficio económico a cambio?

¿Por qué se le pide a los laboratorios que regalen sus medicamentos al tercer mundo y no se pide lo mismo a las granjas avícolas o a los productores de carne? ¿Por qué las compañías de alimentación, las de textil, las empresas de depuración y suministro de agua, etc. no envían sus productos y servicios gratis –o a precio simbólico- al tercer mundo tal como se les pide a las farmacéuticas? Incluso para la vida y la salud es más esencial la alimentación y el agua potable que los medicamentos. Bueno, pues aún así, las farmacéuticas destinan más recursos en ayuda de esos países que cualquiera de las compañías de otros sectores..

¿Por qué tienen entonces tan mala imagen? Pues muy sencillo, porque tradicionalmente y por muchos años han sido y son –salvo excepciones- empresas mudas que no mantienen una línea abierta de comunicación con los medios y con la sociedad. Cuando uno se esconde de los medios de comunicación se transmite una imagen negativa, la de alguien que tiene algo que ocultar y se sea o no malo, esa es la imagen que se da. En el otro extremo, tenemos laboratorios –como Novartis- que sí hacen muy bien las cosas, incluida la comunicación. Este sería el ejemplo a seguir.


martes, 11 de marzo de 2008

Ni rojo ni azul, ni blanco ni negro


Las cosas no son de un color u otro sino que siempre tienen mezcla de algo. Por eso en mis opiniones procuro ser lo más imparcial posible, entendiendo que nadie hace todo bien y nadie hace todo mal. De todos y cada uno de nosotros hay algo que podemos tomar como ejemplo a seguir y algo que podemos tomar como error a evitar. Desde aquí reclamaré que no nos dejemos nunca llevar por juicios preconcebidos ni posturas fundamentalistas. La opinión debe estar construida sobre el razonamiento, no sobre el apasionamiento.

Cuando me preguntan de qué color soy, siempre digo que soy “rojiblanco”. Por tanto ni rojo, ni azul, ni blanco ni negro. Y el rojiblanco siempre ha sido el color de los humildes, los perseguidos, los sufridores; y al mismo tiempo el de aquellos que disfrutan como nadie los buenos momentos porque saben que se ganan con el esfuerzo no con los regalos de terceros.

Tratemos de buscar lo que de bueno y positivo hay en cada uno (que siempre hay algo), seamos imparciales y construyamos un mundo mejor, empezando por quienes tenemos más cerca.

lunes, 10 de marzo de 2008

Vuelta al trabajo


Después de la resaca electoral, bueno será tomarse las cosas con un poco de calma y en esto, como en todos los órdenes de la vida, tratar de centrarse en (1) lo más importante (2) aquello en lo que nuestra acción tenga un resultado tangible (3) aquello que sea capaz de llenar de paz nuestro espíritu y el de aquellos que nos rodean.

Y en mi caso (4) hablar de lo que conozco: comunicación e industria farmacéutica.

Hablaremos

domingo, 9 de marzo de 2008

Hemos perdido todos


¡ESTO ES ESPAÑA! ¡QUE HORROR!

Cuando escribo estas líneas (media tarde del domingo) aún no sé quién ha ganado la elecciones, pero sí sé quienes las hemos perdido: todos los españoles, que a partir de ahora seremos el hazmerreír de Europa gracias a la gamberrada (por no llamarlo otra cosa) de aquellos que han hecho ganar a Chiquilicuatre.

Yo creía que este lunes tendríamos que hablar del resultado de las elecciones al Parlamento, pero me temo que el tema del día ya lo ha puesto el Chiki Chiki.

Lo veis: esto es lo que pasa cuando no se vota.

Así que, entre los inútiles que idearon este sistema de votación para Eurovisión y los gamberros que han aupado al estrellato a esta patética parodia que no va a entender ningún espectador de europeo, España puede conseguir una magnífica puntuación de “zero points” y abrazar el ansiado farolillo rojo.

Ojalá piensen los europeos que tenemos un extraño sentido del humor, porque como se den cuenta de los inmensos niveles de incompetencia que hay detrás de todo esto, el prestigio español va a quedar por debajo del betún.

Me gustaría seguir protestando, pero esa musiquilla se me ha metido dentro y ya no puedo parar de bailarlo. Y si lo bailan todos ¿por qué no yo? ¡Perrea! ¡Perrea! Uno: el breikidance, dos el crusaito...

viernes, 7 de marzo de 2008

Pues va a ser que no

Pues vista la sangre derramada va a ser que no: esta vez no vale el voto nulo. Habrá que votar porque solo hay dos bandos: el de los que votan a los partidos democráticos y el de los cómplices de los asesinos.

jueves, 6 de marzo de 2008

¿Es el voto nulo, una opción?


¿Es el voto nulo una opción? Interesante pregunta a la que yo no tengo repuesta, pero someto a la consideración de los lectores. En vez de dejarnos guiar… pensemos por nosotros mismos. Voten muchos o pocos el día 9 va a salir el mismo número de diputados y senadores, las únicas variaciones que pueden darse están en la proporción de los mismos que pueda alcanzar cada partido.

No votar: Si la participación es baja, se favorece a los partidos minoritarios, que tendrán más posibilidades de arrancar algún escaño más. Por otra parte, siempre se achacará esa baja participación a la climatología (buena o mala), al conformismo, etc., por lo que todos los partidos políticos justificarán la misma con cualquier motivo excepto con el hecho de que muchos ciudadanos están hasta las mismas narices de todos ellos.

Votar en blanco: Es el colmo del conformismo. Es reconocer que se es un borrego; se obedecen las órdenes y se va a votar, pero se reconoce que la propia opinión no vale un pimiento, por lo que se prefiere dejar el resultado final en manos de los demás.

Votar a un partido: Aquí hay que considerar tres modalidades (a) Votar al partido que más nos gusta para que gane o para que saque el mayor número posible de escaños que le hagan tener voz y hasta poder decidir en determinados asuntos. Es la más optimista y constructiva (b) Votar “contra”, es decir, como la victoria va a estar en manos de uno de los dos partidos mayoritarios, se trata de votar al menos malo, al que menos nos desagrada de los dos, para así evitar que gane el otro (c) Votar a un partido superminoritario, de esos que se presentan a cientos y sólo sacan unos cientos o unos pocos miles de votos y que se quedan muy lejos de poder sacar siquiera un escaño. Es algo así como hacer un voto testimonial; un “yo estuve allí, pero no me ha servido de nada, sólo para hacer bulto”.

Pero ¿hay alguna otra alternativa? ¿Nos hemos planteado seriamente qué representa el voto nulo?

Votar nulo: Es ir a votar pero introduciendo en el sobre cualquier elemento ajeno a la inmaculada papeleta oficial, que haga considerar a la correspondiente mesa electoral que ese voto no es válido. Ejemplos son: escribir cualquier cosa encima de la papeleta (“Viva Cartagena” “¿Me das tu teléfono, chati?” “Aupa Atleti”, o cualquier mensaje político o del signo que sea; y no hay por qué ponerse borde ni insultar a nadie). También se puede introducir en el sobre un recorte de periódico, un trozo de papel higiénico, el envoltorio de una chocolatina, el recorte de una ovejita, etc. ¿Cuál será el resultado de esta acción? Pues constará que hemos votado y que la participación ha sido alta manteniéndose sus proporciones de resultados, sin embargo si el número de votos nulos fuese muy alto quedaría patente que no se trataba de errores, sino de una forma de protesta.

Bien, como estamos en vísperas de reflexión, reflexionemos.

miércoles, 5 de marzo de 2008

La opinión, como arma arrojadiza


Es un defecto generalizado mezclar información y opinión. Cuando esto sucede, la información deja de ser imparcial puesto que toma el sesgo de los intereses de quien escribe. Y la verdad, parece que es muy difícil dejar a cada una en su lado: que la “opinión” lleve ese encabezamiento identificativo al igual que se hace con los “publirreportajes” y que la información se limite a informar sin incluir juicios de valor.

Parece una utopía, no obstante, conseguir esto, y así vemos a diario cómo muchos periodistas transforman y “utilizan” las informaciones para verter en ellas sus opiniones y emplearlas como arma arrojadiza contra los que opinan diferente. Donde más evidente se hace todo esto es en el campo de la política y así, vemos a diario un fuego cruzado no sólo de opiniones (que sería lo deseable: dar al lector diferentes opiniones en igualdad de condiciones, para que sea el propio lector quien se forme su propia opinión) sino de noticias con un enfoque claramente parcial. Además, si una noticia puede favorecer a la línea de pensamiento de un determinado medio, será incluida en el mismo, mientras que si es contraria no se hará referencia a ella o se buscará algún “enfoque” que permita dar la vuelta a la noticia para favorecer esa otra línea editorial.

Recuerdo que un amigo me decía “yo leo cada día dos periódicos, el A y el Z, y luego saco la media para saber qué es exactamente lo que ha pasado”. La verdad es que es triste tener que recurrir a estos artilugios al no ser posible encontrar una información imparcial en cada medio. Pero aún así, dudo mucho que pueda obtenerse un extracto imparcial de dos informaciones contaminadas.

Como siempre, la víctima son los lectores, todos nosotros a fin de cuentas, a quienes se nos veta la capacidad de utilizar nuestra inteligencia para extraer conclusiones y opiniones de lo que sucede a nuestro alrededor. En su lugar, se nos anestesia con información sesgada para que sigamos fielmente la opinión de un determinado grupo de poder y ejerzamos la única actividad que nos está permitida: votar.

martes, 4 de marzo de 2008

Pero ¿quién ha ganado?


Titular de portada del diario Público: “Rajoy no pasa el examen”. Titular de La Razón: “Rajoy mantiene su ventaja”. Y así podríamos seguir. Pero ¿es que nadie es capaz de hablar con objetividad? Todos tergiversan las cosas y les dan las vueltas que hagan falta para adecuarlas a sus intereses.

Echo en falta medios de comunicación objetivos, capaces de ser imparciales y reconocer a cada tendencia política sus cosas buenas y sus cosas malas; porque todos hacen cosas buenas y otras que serían muy mejorables, al menos en beneficio de los ciudadanos que es para quien se supone que trabajan.

Claro que también lo de los debates es una chorrada. ¿Qué significa ganar un debate? Pues simplemente reconocer que ese candidato ha estado más brillante, más ágil, con más chispa... Y esto ¿nos beneficia a los ciudadanos? Me temo que no. Lo que repercute en nosotros no es lo que digan, sino lo que hagan; así que los debates no tendrían que hacerse sobre palabras sino sobre hechos o sobre proyectos concretos –ampliamente documentados- que demuestren su viabilidad y representen un compromiso para quien los propone, de tal forma que si no los ha cumplido en el plazo propuesto, presente la dimisión. Pero, claro, eso es ficción. Aquí sólo hay dos bandos, el de aquellos que están en el poder y el de aquellos que los padecemos.

PD.- Me retracto por lo de “chorrada”. Creo que los debates van a animar la participación en las elecciones y esa mayor participación va a favorecer a los dos partidos mayoritarios frente a todos los demás. Por eso tienen tanto empeño en publicitar todo este montaje, para conseguir un numeroso rebaño el próximo día 9.

lunes, 3 de marzo de 2008

Palabras inefables


Inefable (del latín ineffabilis, indecible): que no se puede explicar con palabras.


Pues mira tú por dónde, voy y le llamo a esta web “Palabras inefables”, es decir, palabras que no se pueden explicar con palabras. Menuda paradoja ¿no? Ciertamente la vida en sí es una paradoja: llamamos vida a ese pequeño lapso de tiempo que estamos aquí y llamamos muerte al resto de nuestra vida. Los ateos dicen que no creen en Dios, y resulta que al nombrarlo ya le están dando carta de naturaleza. Estamos seguros de tantas cosas… y al cabo de un tiempo nos damos cuenta que estábamos equivocados. Hasta uno de los más insignes científicos Stephen Hawking, cuya teoría sobre los agujeros negros ha estado vigente durante muchos años, ha perdido perdón públicamente hace poco al reconocer que esa teoría suya, aceptada por todos, estaba equivocada. Hay que ser más humildes, reconocer que no sabemos nada, que lo que creemos saber casi con seguridad es falso, que nada de lo que parece ser es así en realidad sino solo son los engaños de nuestros sentidos…

Y en medio de este caos solo nos queda mirar a nuestro alrededor, darnos cuenta que somos muchos y nos necesitamos, y acostumbrarnos a aceptar la diversidad. Que cada uno exprese su opinión como quiera y que no intente convencer a los demás, porque tanto él como los demás están –posiblemente- equivocados. Y que aprendamos todos a aceptarnos tal como somos y a convivir. A pesar de nuestras contradicciones.