viernes, 31 de enero de 2014

Así combate el PP la corrupción

¿Cómo combate el PP la corrupción? De una forma muy sencilla: silenciando a quienes la denuncian. Y el último ejemplo ha sido la destitución de Pedrojota Ramírez como director de El Mundo, el periódico que destapó el caso Bárcenas, además de los chanchullos de Pujol y Cía, el choriceo de los sindicatos, la impunidad de algunos miembros de la Casa Real... Al final, las presiones del PP y de la Casa Real han sido suficientes para convencer a los accionistas de El Mundo para que lo destituyan.

Aún está por ver si se quedará como simple columnista (para no tener que pagarle una indemnización millonaria) o arbitrarán cualquier otra medida, pero para el público general ya sabemos lo que nos espera: a partir de ahora El Mundo será como La Razón, unos periódicos que siempre apoyan al Gobierno del PP y a la monarquía aunque las evidencias los pongan en la picota.

En fin, ayer fue día de fiesta en La Zarzuela, en la sede del PP, en la sede de los sindicatos, en la sede de CiU, etc., y hoy toca trabajar a las empleadas de la limpieza para recoger todo el confeti, las serpentinas y las copas de cava (catalán, por supuesto) de las fiestas que se celebraron hasta altas horas de la madrugada en cada una de estas sedes. Lo siento por ellas, y por la libertad de expresión, y por todos los españoles.

jueves, 30 de enero de 2014

La FEF desenmascarada

Que el sorteo de Copa está amañado es algo que todos conocemos; o al menos todos aquellos que utilizan un poco el cerebro para razonar. De otro modo ¿cómo se explica que en los últimos años el Barcelona y el Real Madrid circulen por caminos diferentes que –de encontrarse- sólo lo harían en la final?

Pero este año la Federación Española de Fútbol (FEF) ha hilado mucho más fino y... ¡claro! ¡se les ha visto el plumero! En el sorteo de este año –como era de esperar- Barcelona y Madrid han circulado por caminos diferentes para que sólo pudiesen encontrarse en la final; pero es que los de la FEF han querido –además- que las semifinales fuesen de esos dos grandes equipos contra los otros dos más grandes, es decir, contra los equipos que quedaron tercero y cuarto en la Liga del año pasado. Y así ha sucedido: La Real Sociedad llega a una de las semifinales contra el Barcelona, y el Atleti a la otra contra el Real Madrid.

miércoles, 29 de enero de 2014

Una Islandia de película

Un país tan sorprendente y diferente como Islandia no puede pasar desapercibido a los directores de cine cuando estos se proponen rodar una película en donde los escenarios naturales toman carácter de protagonistas. Como muestra, aquí tenéis una relación de películas famosas que han sido rodadas en Islandia. A la derecha o izquierda de la foto correspondiente aparece una franja vertical de color para que podáis ver en el mapa de abajo en qué lugares de este país se han rodado. Como curiosidad personal, comentar que mi película favorita “La vida secreta de Walter Mitty” es la que se ha rodado en un mayor número de emplazamientos diferentes... ¿quizás por eso es la que más me gustó? Pues no... pero también.

1985.- James Bond
2001.- Tomb Raider
2002.- James Bond
2005.- Batman begins
2006.- Banderas de nuestros padres
2008.- Viaje al centro de la Tierra
2012.- Prometheus
2012.- Juego de tronos
2013.- Juego de tronos
2013.- Oblivion
2013.- Thor 2
2013.- La vida secreta de Walter Mitty
2014.- Noé (Noah)

martes, 28 de enero de 2014

Vida, realidad y sueño

Todo aquello que cobra vida en nuestra imaginación se convierte en realidad por el simple hecho de ser conscientes de ello. El mundo real no es otra cosa, pues, que la percepción de nuestros propios sueños. Porque la vida es sentir... que nosotros mismos somos un sueño.

lunes, 27 de enero de 2014

¿Qué quieren los demás?

La mayoría de la gente lo que necesita es tan solo un pequeño empujón. La gente quiere tener la satisfacción de hacer las cosas por ellos mismos. Ayuda a los demás. Sólo tienes que estar consciente de las pequeñas cosas, de los pequeños detalles y darles esa pequeña muestra de confianza en sí mismos y de ánimo para que hagan las cosas por ellos mismos.

jueves, 23 de enero de 2014

Laboratorios: otra vez a la caverna

Esta vez traigo las palabras (en este caso la columna) de mi amigo Sergio Alonso, redactor jefe de La Razón y habitual colaborador de Gaceta Médica y El Global, con cuyas apreciaciones coincido totalmente. Cuando yo estaba en activo puse mi granito de arena y formé parte de la época dorada de la comunicación y la transparencia informativa en los laboratorios farmacéuticos; ahora... han vuelto a la caverna. Esto es lo que acertadamente nos dice Sergio, bajo el título “La industria vuelve a encerrarse en sí misma”:


“Durante los últimos meses, se ha reabierto en los cenáculos periodísticos y no tan periodísticos un debate tremendamente interesante que parecía enfriado, y ante el que quizás convenga deternerse. La duda existencial, el Leit motiv de la discordia, el desencadenante de una corriente telúrica de opiniones interesadas o no puede resumirse en la siguiente pregunta: ¿Es más transparente la industria farmacéutica hoy que antaño o, por el contrario, se encuentra inmersa en un proceso de involución, que le está haciendo volver a tiempos pretéritos? Aunque no les falta parte de razón a los que esgrimen la primera postura como la correcta, a la vista de lo sucedido en épocas pasadas, yo voy a efectuar una defensa encendida de la segunda porque entiendo que tras el gran cambio experimentado en pos de la apertura, las compañías farmacéuticas que operan en España -al menos, muchas de ellas- están dando un gigantesco y difícilmente reversible paso atrás. Me explico: después de años de oscurantismo, la industria farmacéutica experimentó una transformación a mejor que ha llegado hasta nuestros días. No exenta de responsabilidad en este proceso aperturista fue la paulatina profesionalización de Farmaindustria y la apuesta decidida de esta patronal por un modelo de comunicación que caló como lluvia fina sobre compañías, decisores y otros agentes del sector ajenos o no al mundo del medicamento como los proveedores de productos y tecnología sanitaria. De golpe y porrazo, los directivos salieron a la palestra, llegaron a ser humanos y la industria le cogió el gusto a aquello de salir en Prensa. Al calor de ese fenómeno proliferaron también los medios especializados y las noticias sobre el sector. Lamentablemente, la crisis ha truncado este atractivo proceso, que a la par que abría a la sociedad el mundo de los laboratorios, mejoraba la opinión sobre ellos entre los ciudadanos. Increíblemente ajenas a las ventajas intangibles de esta apertura, las compañías han decidido incluir a la comunicación en la lista de partidas recortables, subsumir dichas tareas en los trabajos de márketing, y enroscarse sobre sí mismas como si fueran erizos ante los gélidos vientos que soplan por las calles. El resultado es que hoy se hace menos información y vuelve a ahondarse la misma relación con la sociedad que antes se había estrechado. No exento de culpa de esta tendencia es el increíble y, a mi juicio inexplicable, autocontrol al que parece querer someterse la industria. Mientras otros sectores alardean de sus marcas, presumen de sus logros y sacan pecho hasta cuando no tienen que hacerlo, los laboratorios viven acomplejados por rémoras del pasado, el temor a las autoridades y un complejo innato de culpa que les impide propagar sus hitos de forma abierta”.

miércoles, 22 de enero de 2014

Medicina y Comunicación

La experiencia acumulada por el autor (Vicente Fisac) a lo largo de más de 40 años dedicado al mundo de la Comunicación y de la Salud da para mucho, pero sobre todo para tener algunas ideas claras sobre cómo debe ser la buena Comunicación. Y si la experiencia es el camino más ameno para aprender ¿por qué no utilizarla también para enseñar de una forma entretenida?

Lejos de libros sesudos y académicos, “Medicina y Comunicación” nos trae pensamientos y experiencias relacionados con el mundo de la Comunicación y la Salud para que así, de manera informal, poco ortodoxa, pero entretenida, el lector vaya extrayendo sus propias conclusiones y recogiendo para su particular provecho aquellas enseñanzas que considere pueden resultarle útiles.

Disponible tanto en edición digital como en edición impresa:

lunes, 20 de enero de 2014

Todos los libros de la Biblioteca Fisac:

A través de este enlace puedes visitar la “Biblioteca Fisac” y conocer los 27 libros de este autor hasta el momento: http://vfisac.wix.com/biblioteca-fisac
Aquí tienes el resumen:

Novela: “Deuda de vida”, “La fuga (castidad y rock and roll)”, “Coincidencias”, “La luz horizontal”, “Puzzle (realidad, sueños y anhelos)”

Humor: “Diccionario Daimieleño-Español”, “El dulce gorjeo del buitre en celo”, “Humor inefable”, “Humor inefable 2”, “Killer carrot, la zanahoria carnívora”

Comunicación: "Medicina y Comunicación", “Comunicación e industria farmacéutica”, “Comunicar es salud”, “Manual de Comunicación para organizaciones de pacientes”, “La información de salud a tu alcance”

Historia: “Una historia ligada a Nobel”, “70 años de historia”, “Homenaje al médico español del siglo XX”

Opinión: “Palabras inefables”

Teatro: “El tercer yo”

Poesía: “Algo así”, “La primavera y los cerezos”, “Las cosas de Alma”, “Antología poética”, “Palabras de despedida”

Libros breves: “Diccionario político inefable”, “El mensaje oculto de Falcon Crest”


jueves, 16 de enero de 2014

Un libro de opinión ¡que no pretende convencerte de nada!

El último libro de Vicente Fisac es un libro de opinión. Se titula “Palabras inefables” y no pretende convencerte de nada; es más, lleva como subtítulo “La verdad sólo es un punto de vista”.

Casi todos nos debemos a alguien y eso frena nuestra libre opinión. Aquellos que trabajan no pueden decir libre y públicamente aquellas cosas que vayan en contra de su empresa; de hacerlo estarían perdiendo su prestigio profesional y puede que hasta su puesto de trabajo. Incluso fuera del mercado laboral, hay opiniones que van en contra de “lo establecido”, que “se salen de madre”, que “no son políticamente correctas”, que son “ofensivas”... porque esta sociedad está instalada en la mentira y la hipocresía como baluartes de convivencia.

Decir la verdad de lo que uno piensa suele resultar muchas veces provocador, irritante... lo cual frena constantemente nuestra libertad, esa de la que tanto alardeamos.

Pero ¿qué es la verdad? ¿No es acaso un simple punto de vista? “Palabras inefables” es opinión en estado puro y no pretende estar en posesión de la verdad.

“Palabras inefables” está disponible tanto en edición digital como en edición impresa, a través de este enlace:
http://www.bubok.es/libros/230590/Palabras-inefables

viernes, 10 de enero de 2014

Que protesten otros

Motivos para protestar hay muchos, pero mi lema es muy sencillo: si puedes hacer algo para cambiar lo que no te gusta, hazlo; pero si no puedes hacer nada por evitarlo.... pasa.

Y eso es lo que hago, así que me voy con estos amigos de la foto.

domingo, 5 de enero de 2014

Mi tío Casio

Yo tuve un tío que se llamaba Casio... o casi lo tuve porque murió antes que yo naciera. El caso es que vi unas fotos y dije “qué tío” y resultó ser mi tío Casio. Y me asombré al ver sus patillas, las patillas del tío Casio, que no las tenía debajo de la cadera, sino al lado de las orejas y muy bien pobladas (las patillas, no las orejas). ¡Qué tío este Casio, el caso es que casi me dejo sus patillas! “¡Si es que eres un caso!”, me decían, pero no, yo no era caso ni Casio, así que no les hice ni caso... o casi. El caso es que tanto me influyó la imagen de mi tío Casio que me dejé sus patillas (quiero decir, unas iguales a las suyas) y me compré un Casio... no un clon suyo sino un reloj Casio; pero ese reloj aunque fuera Casio no era suyo sino mío. Así comprendí que Casio y yo éramos de la misma familia aunque casi no nos hubiésemos conocido y aunque yo no le hubiera hecho antes mucho caso. Pero al discurrir el tiempo (en mi reloj Casio) casi caí en la cuenta de que yo también era familia de Casio (no mi tío sino la empresa Casio) y vi que esta tenía muchos productos, incluso musicales, así que por si acaso o por si Casio, me voy ya con la música a otra parte. O casi o...

sábado, 4 de enero de 2014

La Historia es Historia, nos guste o no

Me ha llamado positivamente la atención la decisión que ha tomado una persona que conozco y a la que aprecio, de pedirle a los Reyes Magos para sus hijos “una Biblia para niños”. En sí esto no tendría más importancia, pero resulta que esa persona es atea, y no solo eso, es apóstata (se dio de baja como socia de la religión Católica). Sin embargo, sus ideas no ciegan su razonamiento y por eso argumenta “que en casa no seamos cristianos no significa que se tengan que perder una parte importante del origen de la cultura en la que viven... Y si no les enseñamos en casa las historias de Caín y Abel, de Esaú y Jacob, de Moisés, de Abraham, de Noé... no se las van a enseñar en ningún sitio”.

Efectivamente, en España nos hemos acostumbrado a vivir a base de Historias adulteradas y cambiadas alternativamente a gusto de cada Gobierno reinante. Si ya los Faraones del antiguo Egipto mandaban borrar las inscripciones de aquellos Faraones que les precedieron y no eran de su cuerda, tres mil quinientos años después no hemos avanzado nada. Cada Gobierno reescribe la Historia cuando llega al poder, e incluso cada Comunidad Autónoma enseña una Historia diferente. En consecuencia, el analfabetismo histórico es endémico en nuestra sociedad desde hace muchos años. ¿Se imagina alguien a un presidente de Estados Unidos cambiando los libros de texto para ensalzar a los presidentes que le precedieron (pero sólo a los de su partido) y ninguneando a los del partido contrario? Por supuesto que no; pero aquí sí.

Y en el ámbito de la Historia religiosa (que al fin y al cabo es Historia) tratar de ignorarla es de avestruces y tratar de cambiarla es de mosquitos (por lo del tamaño de su cerebro, digo). Cada uno puede tener las ideas que le de la gana, pero los personajes y las historias que nos han precedido forman parte de nuestra cultura y si nos dedicamos a borrarlas estamos borrando nuestra propia cultura. Creo que, por poner un ejemplo, Hitler no está muy bien visto por la sociedad actual (al menos por la mayoría) y sin embargo no por ello hay que suprimir ese capítulo en los libros de Historia. Por eso, aplaudo la decisión de esta persona que quiere que sus hijos tengan el suficiente conocimiento para de esta forma ser libres de pensar como ellos quieran y no como los demás quieran que piensen ellos. Porque además, y como dice esa persona, si no se ocupa de que conozcan eso ¿quién se lo va a enseñar? En la enseñanza pública de España, desde luego que no.

miércoles, 1 de enero de 2014

Vale la pena

Cada vez hay menos cosas que valgan la pena en este mundo... pero aún quedan algunas. Esta es una de ellas.

No te pierdas la película: "La vida secreta de Walter Mitty"