sábado, 31 de diciembre de 2011

¡Feliz Fin del Mundo!

Al acabar 2011 y empezar 2012 me viene a la memoria la predicción de los mayas del fin del mundo para el 21 de diciembre de 2012. O sea, que lo tenemos aquí, a la vuelta de la esquina. Si estaban en lo cierto, bueno será que les hagamos caso y vivamos los próximos 356 días (ya queda menos de un año) como si fueran los últimos de nuestra vida. Olvidemos el egoísmo, la acumulación de cosas que no vamos a poder llevarnos al otro mundo (bienes materiales, cargos y honores, etc.) y carguémonos de todo aquello que sí vamos a poder llevarnos al otro mundo (el amor, el cariño y el respeto de los demás). Vamos a intentar llegar al 21 de diciembre de 2012 sin “asuntos pendientes”, estando en paz con cuantos nos rodean y con nosotros mismos, para que así podamos partir libres de equipaje y por consiguiente llegar lo más lejos posible.

Pero vamos a suponer, por un momento, que esas predicciones estaban equivocadas y el 21 de diciembre de 2012 no pasa nada. ¿Sabéis una cosa? Si no pasa nada, sí que habrá pasado algo muy importante: nos habremos renovado a nosotros mismos, y además de haber sido felices dándonos a los demás y desprendiéndonos de nuestro egoísmo, podremos vivir a partir de ese momento una nueva vida sin que el supuesto fin del mundo o Apocalipsis haya sido otra cosa que la destrucción de la costra de egoísmo que nos rodeaba y no nos dejaba disfrutar la verdadera vida.

Con Mayas o con pantys (¡qué chiste más malo!) empecemos a vivir y a disfrutar el último año de nuestra antigua vida !!!

viernes, 30 de diciembre de 2011

PP, suspenso en psicología

Al llegar al poder, los dirigentes del PP se han encontrado la economía española mucho peor de lo que le habían dicho los del anterior desGobierno. Ante tamaño desaguisado se han puesto a trabajar a marchas forzadas para intentar que España salga de la crisis y no han tardado en preparar una serie de medidas importantes, quizás poco populares, pero la mayor parte de ellas necesarias. Sin embargo, a la vista de esas medidas, no queda más remedio que darles un suspenso en Psicología.

Está muy bien eso de subir (aunque sólo sea un 1%) las pensiones; marcar un crecimiento cero para la contratación de nuevos funcionarios (salvo para los cuerpos sanitarios y de seguridad); gravar más el impuesto de la renta para las rentas más altas; etc. Sin embargo, un pequeño suspenso viene a la hora de anunciar la congelación de los sueldos de los funcionarios (cuando ya el anterior desGobierno acababa de rebajarles el sueldo), pero no por ese hecho en sí, sino por su universalidad. Señores y Señoras del PP: no es lo mismo paralizarle el sueldo a un funcionario que gana 25.000 euros al año que paralizárselo a uno que gana 50.000. Y el suspenso mayor viene cuando anuncian que el salario mínimo interprofesional (estamos hablando de 640 euros mensuales) también se congela.

Para aprobar en Psicología tendrían que haber anunciado, por ejemplo, una subida del salario mínimo del 1% como en las pensiones (estamos hablando de la ridiculez de aumentarlos en 6 euros y cuarenta céntimos al mes); haber subido un 1% los sueldos más bajos de los funcionarios, congelado los medios y rebajado los más altos; y tendrían –sobre todo- que haber predicado con el ejemplo y haber anunciado que todos los congresistas, senadores y miembros del Gobierno verían rebajado también su sueldo. De haber hecho esto, la mayoría de los españoles –independientemente de la tendencia política o la no tendencia política de cada uno- hubiéramos aplaudido todas las medidas y nos hubiéramos sentido más comprometidos con la tarea de levantar la economía del país.

Pero ya se sabe, oportunidad tuvieron cuando los diputados de Unión Progreso y Democracia (UpyD) plantearon una rebaja del sueldo de los políticos: tanto socialistas como populares votaron en contra. ¿Cómo vamos no digo yo a quererlos sino simplemente a respetarlos?

Simplemente... violencia

Llegaron los de PSOE que se las dan de progres y empezaron a hablar de “violencia machista” cada vez que un hombre agredía a una mujer. Ya asentados en el poder y sin otra cosa que hacer, hasta crearon un ministerio para eso y hablaron de “violencia de género” dando a entender que la única violencia de género posible es la del género masculino sobre el género femenino (se olvidaban así de otros tipos de violencia como la de un gay sobre un gay -¿de qué género sería ese tipo de violencia?- la de un anciano sobre un niño y viceversa, la de una mujer sobre un hombre, la de un hijo sobre sus padres, etc.)

Pero ahora llegan los del PP y tampoco aciertan, porque resulta que eliminan esa estúpida acepción de “violencia de género” y la cambian por “violencia en el entorno familiar”. Aparte de que es una descripción mucho más larga y engorrosa a la hora de escribir cualquier comentario, se les ha escapado un detalle muy importante: cuando un asesino en serie entra en una casa y se carga a alguien de una familia... eso es “violencia en el entorno familiar”; cuando unos ladrones entran en una casa y atan y amordazan a sus inquilinos... eso es violencia en el entorno familiar”; cuando varios familiares están viendo un partido en la tele y discuten por un penalti que no lo era y llegan a las manos... eso es “violencia en el entorno familiar”; cuando un vecino golpea airadamente nuestra puerta porque hacemos mucho ruido... eso es “violencia en el entorno familiar”; cuando Telefónica nos llama al teléfono de nuestra casa 30 veces cada día para que nos cambiemos de línea... eso es “violencia en el entorno familiar”...

Como podéis ver, la nueva acepción es igual de incongruente que la anterior. ¿Por qué no lo llaman simplemente “violencia”?

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Allí no hay paro

Si vas a un banco, verás una mesa vacía (antes había cuatro empleados y ahora solo tres); si vas a una tienda verás dos dependientes (antes había tres); si vas a un supermercado verás varias cajas cerradas sin cajeras (antes estaban todas abiertas y funcionando); si vas a una oficina comercial verás sitios vacíos (antes estaban llenos). Pero hay algunos lugares donde no se ve ningún sitio vacío, todos están ocupados, hay un pleno empleo permanente: el congreso de diputados, el senado, las salas de pleno de los ayuntamientos...

Los políticos (junto con los enterradores) son los únicos españoles para quienes no existe el paro. Ojalá los políticos diesen ejemplo y redujesen el número de escaños en todos los órganos de Gobierno. Si en todas partes hay paro y sillones vacíos ¿por qué no puede haberlos también en los organismos públicos? ¿Habrá algún Ayuntamiento, aunque sea de un pueblo pequeño, capaz de decir: “A partir de ahora reduciremos un 10 por ciento el número de concejales, por lo menos hasta que el 90 por ciento de nuestros ciudadanos tenga trabajo”?

martes, 27 de diciembre de 2011

He murmurado tu nombre

He murmurado tu nombre
en la noche helada;
después lo he pronunciado,
después lo he hablado.
Sobre mis mejillas
quemadas de lágrimas,
la noche me ha parecido
una mordedura.
Me habrás olvidado,
pero me habrás querido.
La noche... El viento... El frío...
La duda... Las lágrimas...
El sufrimiento...
Nada había desaparecido.
Nada estaba roto.

Fdo: Marisa

lunes, 26 de diciembre de 2011

¿Pa qué te casas?

Fernando Alonso ha anunciado que se separa de su mujer apenas cinco años después de la boda. Cientos de miles de parejas se desparejan de igual forma cada año, sean o no famosos, lleven cinco años casados (que eso ya es mucho) o sólo unos meses (que suele ser lo más habitual). Así que digo yo que ¿para qué se casan? Hombre, si el hombre es famoso y/o tiene pasta (que suele ser lo mismo), está claro que la hembra suele sacar una buena tajada crematística, así que en ese caso el tonto es él. En cambio, si apenas tienen pasta para llegar a fin de mes, los tontos son los dos, porque se gastarán un pastón en el divorcio. Lo mejor sería firmar un contrato renovable por años, sin derecho a indemnización a ninguna de las partes, y en donde queden perfectamente especificadas las aportaciones de cada uno de los miembros a esa empresa común.

Por supuesto yo soy partidario del matrimonio por amor y para siempre (para siempre que dure el amor, que lo ideal sería que durara para siempre), pero los jóvenes se quieren a sí mismos más que a los demás y ese templo del ego que llevan dentro les impide aguantar cualquier contratiempo, así que a la primera discusión se mandan a paseo. Pues una cosa chicos y chicas: no sabéis lo que os perdéis por no haber aguantado una pequeña bronca de recién casados o de recién juntados. La paciencia tiene recompensa, aunque no os lo creáis. Si yo estuviera ahora en vuestro pellejo le daría una parada en el culo al ego. Pensad más en la otra persona y menos en vosotros mismos.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Feliz Naviguau

En el día de hoy se impone desear una feliz Navidad así que yo también os transmito esos deseos, pero como esos deseos deben ser puros e inocentes, nada mejor que hacerlo a través de esta criaturita que os muestro en la foto.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Omeprazol y ajo, una buena pareja

Según una investigación dada a conocer hace unos años por un equipo de científicos de la Universidad de Maastrich (Holanda), publicado en la revista “Journal of Antimicrobial Chemotherapy”, combinando omeprazol con ajo, se aprecia una inhibición estadísticamente significativa del crecimiento in vitro de Helicobacter Pylori.

Ambos, omeprazol y ajo, inhiben el crecimiento de esta bacteria responsable de la úlcera gastrointestinal cuando se usan solos; sin embargo estos efectos se potencian cuando se administran conjuntamente.

Así que ya tenéis una aplicación práctica preventiva para las comilonas de estas fiestas: un omeprazol y pan de ajo de aperitivo y a disfrutar luego de una buena digestión.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Que les entreguen la factura

El siguiente post no es mío, sino que me ha llegado por Internet, pero merece la pena incluirlo aquí:

Hay autonomías en las que se está entregando, o se va a entregar, una factura "informativa" del coste que ha supuesto nuestra visita al médico, de la asistencia que recibamos en Urgencias, de la intervención quirúrgica que hemos sufrido o de cualquier gasto que ocasionemos por ponernos enfermos.
Naturalmente, me estoy refiriendo a la sanidad pública.
Lo hacen, o lo van a hacer, con la "sana" intención de que tomemos conciencia de lo que cuesta atendernos, aunque seamos nosotros mismos, con nuestros impuestos y cotizaciones los que pagamos.
Yo propongo que:
Cada vez que el rey, el presidente del gobierno, el ministro, el presidente de comunidad autónoma, el diputado, el senador, el presidente de la diputación, el alcalde, etc. etc. etc, se suba a su coche oficial, se le entregue la factura.
Cuando visite centros de mayores o colegios, engalanados especialmente para su visita, que le entreguen la factura.
Cuando asista a la multitud de fiestas, recepciones, comilonas, que se organizan por cualquier cosa, que le entreguen la factura.
Cuando se suba en trenes o aviones para viajar en clase especial, que le entreguen la factura.
Todo ello, claro, con la única intención de que "tomen conciencia" de lo que nos cuesta a los ciudadanos mantener tantos cargos públicos.

Algo es más que nada

Porque no te he pedido nada,
cualquier cosa que me des
¡es tanto!

miércoles, 21 de diciembre de 2011

¿Cine de autor o cine comercial?

Con frecuencia surge como tema de conversación la controversia entre cine comercial y cine de autor. Al primero, sin juicio previo, se le tiene catalogado como cine de baja calidad, de artificio, sin contenido; como un tipo de cine en donde lo único que prima es hacer una buena recaudación. Al segundo, también sin juicio previo, se le tiene catalogado como cine inteligente, culto, de gran calidad artística y contenido digno de pasar a los anales de la historia; si luego va poca gente al cine a verlo, la culpa no es de la película ni del autor, sino de todos los que no han ido al cine, que son unos incultos.

Como se ve, somos muy amigos de poner etiquetas antes aún de tener los suficientes elementos de juicio, por eso me gustaría dar solo unas cuantas pinceladas para poner las cosas en su contexto.

Cine de autor sería aquél por el cual un director hace la película que quiere hacer, tal como a él le gusta, sin importarle lo más mínimo el que luego le guste o no a la gente. Si después es un éxito de público, pues estupendo; y si no, argumentará que él es un intelectual, un incomprendido, y que la sociedad no está madura para entender la obra de arte que ha creado.

Cine comercial sería aquél por el cual un director hace una película pensando en el público, una película para que le guste al público (aunque también puede gustarle a él mismo); pone en ello todo su saber y entender, así como sus gustos personales, pero prima por encima de todo la necesidad de que agrade a un buen número de espectadores.

Aunque hay “autores” que hacen películas de autor para salas de cine vacías de espectadores, y también hay “directores” que se limitan a seguir las instrucciones de su productor y hacen el bodrio que sea con tal de que guste al público y consiga una buena taquilla, la mayoría de las veces deberíamos hacer otro planteamiento: ¿cine o bodrios? Ese es el auténtico dilema. Cine, con mayúsculas, películas bien hechas, con atractivo para el público y que reflejan además la personalidad del director, o bodrios que no se los traga nadie y que los disfrazan de “intelectualismo” para justificar su fracaso de taquilla.

Por consiguiente, no se debe hablar de cine de autor o cine comercial, sino de buenas o malas películas, buenos o malos directores, buenos o malos argumentos... porque un buen director siempre deja bien patente su sello en una película, aunque no lleve la etiqueta “de autor”.

PD.- Como siempre, esta es solo mi opinión y lo más probable es que esté tan equivocado como tú mismo, cualquiera que sea tu opinión. En la imagen, el cine de Tromso (Noruega).


El tercer yo
¿Hay alguien más en nosotros? (Obra de Teatro inédita)
Edición digital: 2 euros.
(También disponible edición impresa):


martes, 20 de diciembre de 2011

¿Qué le pido a un presidente?

Al nuevo presidente del Gobierno español sólo le pido cinco cosas:
1.- Que nos mantenga informados de todo, que ya somos mayorcitos para asumir la realidad.
2.- Que no mienta.
3.- Que tenga un criterio definido –sea el que sea- y actúe siempre según su criterio y no diciendo hoy una cosa y mañana la contraria.
4.- Que tome decisiones y actúe, aunque se equivoque. Es mejor hacer algo y equivocarse que no hacer nada para no equivocarse.
5.- Que cuando haya que tomar medidas de recorte sobre beneficios sociales, que los primeros afectados por esas medidas sean los políticos, y los segundos los que más dinero tengan.

domingo, 18 de diciembre de 2011

¡Manzano vete ya!

Gregorio Manzano, el entrenador del Atlético de Madrid, ha declarado “cuando no veo a la gente del Atlético feliz, yo no soy feliz”. Pues la solución es bien sencilla, tal como decenas de miles de gargantas han coreado esta mañana: “¡Manzano vete ya!”.

Si Manzano se va, los Atléticos volveremos a ser felices y como resulta que lo que más le importa a él es nuestra felicidad, pues ya sabe lo que tiene que hacer para que todos seamos felices: irse. ¡Adiós, Manzano, y Feliz Navidad para todos!

sábado, 17 de diciembre de 2011

Alguersuari campeón

En una decisión incomprensible los máximos responsables de Red Bull han despedido a sus dos pilotos, Buemi y Jaime Alguersuari, y eso que el español había hecho una excelente temporada –a pesar del coche del montón que le habían dado- quedando incluso por delante de su compañero.

Sin embargo, sus declaraciones tras ser despedido le convierten en un grandísimo campeón que debe servirnos de ejemplo. Eso es lo que hay que hacer: quedarse con las cosas buenas que hemos vivido, y mirar hacia adelante.

Aquí os dejo sus declaraciones y me descubro ante ellas; no tienen desperdicio:

“No juzgaré el por qué de la decisión, porque Red Bull me dio todo desde los 15 años, me he formado con ellos, y me he hecho un piloto completo en F1 a los 21 años”.

“No me siento víctima porque he disfrutado durante 7 años del privilegio de estar en el mejor equipo del mundo, ellos me trajeron aquí, con ellos gané el British Internacional Series de F3 a los 18 años y con ellos he logrado el mejor resultado de un piloto de 21 años en la F1. Han tomado una decisión que respeto, pero yo me quedo con una formación envidiable a nivel deportivo y emocional”.

“No es un drama, porque tengo muchos planes de presente y de futuro. A todos los niveles: profesionales y deportivos. La sorpresa me ha durado un par de horas. Las necesarias para hablar con mi familia, mirar a la calle, estaba en Madrid, y darme cuenta de que la vida está llena de oportunidades y desafíos”.

viernes, 16 de diciembre de 2011

¿Escribir?

“¿Escribir? ¿Para qué? ¿Para quién?
¿Para ti o para mí?” has dicho.
Y yo deseo responderte
con los más sinceros suspiros
que nacen de mi alma.
Escribir para los dos.
Escribir es conocerse.
Escribir es sentir algo
que nos aleja y nos une
al pasado,
en las miradas que hacemos
al futuro.
Escribir es descargar la mente
de las pequeñas angustias
que esta vida nos ofrece.
La letra retiene para siempre
esos anhelos que un día
estuvieron con nosotros.
¡Escribe! La vida podrá
borrar lo que fuimos,
lo que hacemos y sentimos, pero las letras
guardarán para siempre en la memoria
algo que nadie podrá borrar.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Patrocinado por...

¡Qué obsesión con poner en todas las notas de prensa el nombre de la compañía que ha patrocinado un acto! Eso no interesa a nadie y sólo lo citarán en su noticia aquellos medios que se sientan agradecidos a esa compañía por la publicidad que reciben de la misma. Si de verdad queréis que los periodistas “no censuremos” el nombre del patrocinador, haced que éste se convierta también en noticia; que algún directivo de esa compañía participe activamente y haga –por ejemplo- unas declaraciones llamativas.Que salgan de su cascarón y den la cara ante los periodistas. Así ya veréis como lo citamos.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

¿Son unos borregos los médicos y los enfermeros?

Por un momento llegó a mi mente este pensamiento cuando leí hoy un titular que decía: “médicos y enfermeros coinciden en que un ministro de sanidad que no sea pastor sería un error”. Es decir, ambas profesiones se reconocían a sí mismas como borregos que necesitan un pastor que les guíe.

A este pensamiento se cruzó otro: ¿no se referirán acaso a un pastor espiritual, alguien que les guíe en las tribulaciones morales y éticas de la profesión? Y ya me imaginaba las iglesias llenas de médicos y enfermeros muy atentos a las palabras de su pastor eclesial.

Sin embargo, rápidamente también caí en la cuenta que la palabra “pastor” del titular estaba escrita con “P” mayúscula, es decir, no se refería a ninguno de los dos tipos de pastores que he mencionado anteriormente, sino a Ana Pastor, quien ya fue ministra de Sanidad con el PP y a quienes médicos y enfermeros apoyan para que vuelva a ocupar esa cartera.

En fin, es lo que tienen las prisas y los titulares... pero de eso hablaremos otro día.

martes, 13 de diciembre de 2011

El fármaco al que salvé la vida

Es frecuente escuchar testimonios de personas que agradecen a un fármaco el que les haya salvado la vida; sin embargo no es tan frecuente que un fármaco le deba la vida a una persona. Pues este es, precisamente, el testimonio que voy a relatar: si hoy existe y está disponible en las farmacias Tantum Fuerte, es porque yo luché por salvarle la vida y a fe que lo conseguí.

Todo comenzó en la década de los 70 cuando el director general de Laboratorios Latino, Carlo de Franceschi, nos planteó un dilema: teníamos listo para lanzar al mercado Tantum Fuerte pero temía que su lanzamiento sólo sirviera para que los médicos cambiaran sus recetas de Tantum Pomada a Tantum Fuerte (un Tantum Pomada mejorado); y eso, claro, no era negocio. Tantum Pomada era líder destacado del mercado, la mejor pomada antiinflamatoria contra golpes, torceduras, esguinces, etc., y ahora Tantum Fuerte era mejor (un 5% de benzidamina en vez de un 3% y una crema de alta calidad cosmética –tipo Nivea- mucho mejor que la grasienta pomada).

Estaba claro que, con una mejor formulación y mayor concentración, tanto sus efectos terapéuticos como su aceptación por médicos y pacientes iba a ser mejor. Pero el precio era similar entre ambos productos y lo que no quería De Franceschi era cambiar ventas de uno a otro sino crecer y por eso nos comunicó que estudiásemos si había alguna posibilidad de éxito ya que si no, renunciaría a su lanzamiento.

Tras el correspondiente estudio, pude comprobar que Tantum Pomada sólo se recetaba en indicaciones traumatológicas pero no en otras afecciones como tromboflebitis, varices, golpes y hematomas profundos, etc., y que había muchos médicos que recetaban otras cremas antiinflamatorias y a los que ahora sí se podría convencer de que recetasen este nuevo Tantum. Se trataba pues de destacar en primer lugar esas otras indicaciones y hacer un especial esfuerzo con los médicos que aún no recetaban ningún Tantum.

La propuesta fue aceptada y para asegurarse, antes de su lanzamiento a escala nacional, se decidió poner en marcha algo completamente innovador en el mercado farmacéutico de los años 70: los mercados de prueba. Así se hizo un lanzamiento de Tantum Fuerte limitado a solo dos provincias representativas del total nacional; si fracasaba la propuesta el daño sería mínimo, y sin triunfaba, se podría lanzar en toda España.

El mercado de prueba demostró que yo estaba en lo cierto y Tantum Fuerte pudo por fin ser lanzado a nivel nacional y, a pesar de una pequeña “canibalización” de las ventas del Fuerte hacia el Pomada, la suma de ambos fue notablemente superior a lo que antes teníamos. Se aumentó el número de médicos prescriptores y se consiguió que lo prescribieran también en esas otras indicaciones.

Cuatro décadas después, Tantum Fuerte sigue gozando de buena salud y está disponible en todas las farmacias para que podáis combatir con él cualquier golpe, torcedura, esguince, flebitis, etc. Yo le salvé la vida y él a cambio nos sigue aliviando con seguridad y eficacia el dolor y la inflamación superficial.

domingo, 11 de diciembre de 2011

La violencia no tiene género ¿o sí?

Desde que Caín le abrió la cabeza a Abel ha existido violencia, algo inherente al ser humano. Sin embargo hoy está de moda hablar de “violencia de género” como si la única violencia reprobable fuese aquella en que una persona de género masculino agrediese a otra de género femenino (porque eso es lo que quieren dar a entender con el término “violencia de género” aunque puestos así podían completar la frase y decir “violencia del género masculino sobre el género femenino” para que nadie se llevase a engaño).

¿Acaso no es reprobable que alguien (sea masculino, femenino o neutro) agreda a otra persona (cualquiera que sea su género)? ¿Qué pasa cuando el agresor es homosexual, de qué genero hablaríamos? ¿Y cuando el agredido es un anciano o un niño? ¿No son también casos de violencia? ¿Debemos prestar más atención a la violencia sobre las mujeres que a la violencia sobre los ancianos, los enfermos, los niños, los discapacitados… independientemente del sexo que tengan. ¿Son menos importantes unas agresiones que otras?

Si se empeñan en ponerle un género a la violencia, pues que le pongan el género “bruto” y así no excluyen a nadie. Como ya he dicho en más de una ocasión, “la violencia no es cuestión de género… sino de dinamómetro”.

sábado, 10 de diciembre de 2011

El futuro de los copywriters

Nadie mejor que los redactores publicitarios (copywriters) para decir mucho con pocas palabras, para sintetizar y transmitir ideas, para captar la atención de los lectores. Para un copywriter crear el titular y la entradilla de una noticia, y hacerlo además con un gran gancho mediático, está chupao; mientras que a muchos expertos redactores/as les cuesta Dios y ayuda poner titular y entradilla de impacto a su magnífico artículo. No estaría de más que todas las personas que se dedican al periodismo se fijaran en el excelente trabajo de estos artistas de la brevedad que son los redactores publicitarios. Mi homenaje desde aquí hacia ellos.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Notas de Prensa

Si vas a escribir una nota de prensa, lo primero es saber ¿qué es eso de una nota de prensa? La definición más sencilla es esta: es algo jerárquico. Es decir: lo más importante debe ir siempre al principio y de forma destacada. Eso de empezar con descripciones, relación de personajes y del lugar, nombres, etc. solo consigue que el periodista que la recibe la tire a la basura.

Moraleja: cuando escribas una nota de prensa piensa en lo que podría interesarle al lector final; si escribes pensando en lo que le gustará a tu jefe, al final sólo él y tú habréis sido sus únicos lectores.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Los laboratorios farmacéuticos que más pierden

En el presente ranking se ofrece la relación de los laboratorios farmacéuticos que más pierden en España a consecuencia, fundamentalmente, de las sucesivas medidas emprendidas por el Gobierno. Como se puede apreciar, figuran en este ranking de forma mayoritaria aquellos laboratorios que hasta ahora más dinero han invertido en investigación. Las consecuencias no se han hecho esperar, traducidas en despidos, cierre de fábricas y centros de producción, etc.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Tontos hasta el final

El desGobierno de Zapatero y su troupé de inútiles están demostrando hasta el final lo tontos que son. Como prueba, basta con elegir alguna de las majaderías en las que se han entretenido estos últimos días de interinidad. Por ejemplo: han retirado de la exposición en la que estaban en el palacio Real cinco figuritas de soldados de plomo porque estos eran de la guardia de Franco y podían exaltar a ese Jefe de Gobierno que murió hace más de 40 años y del que nadie se acordaría si no fuese porque ellos mismos nos lo están recordando todos los días; han creado un grupo de expertos –que han demostrado ser unos auténticos inexpertos, salvo tres de ellos- para que dictaminasen un nuevo uso al Valle de los Caídos, sin darse cuenta que el Estado no tiene jurisdicción sobre el mismo ya que se trata de propiedad privada y que cualquier actuación urbanística relativa al mismo es competencia de la Comunidad de Madrid y no del Estado; y de postre, en su último consejo de ministros no han aprobado la ley contra la piratería en Internet que ya estaba lista y contaba con respaldo mayoritario del Parlamento. Eso sí, el paro continúa creciendo al igual que su incompetencia. ¿Se puede ser más tonto?

martes, 6 de diciembre de 2011

Ateos, doctrinales y equidistantes

Este es un país de extremos y en lo concerniente a las creencias religiosas nos encontramos con dos extremos bien definidos:
Por una parte están los ateos. Se trata de personas que dicen no creer en Dios aunque en realidad están tapando lo que les dicta el razonamiento con la adoración a otro dios: ellos mismos. Son personas cuyo único fin en la vida es satisfacerse a sí mismos. No quieren responsabilidades sino simplemente pasarlo bien, tener dinero y gastárselo en sí mismos para disfrutar. Los hay que aderezan esto con el odio a la religión y otros que simplemente pasan de religión porque bastante tienen con pensar sólo en sí mismos. Este grupo cada día es más numeroso y ya es, desde hace tiempo, mayoritario.

Por otra parte están los doctrinales. Creen en Dios y guardan fielmente los preceptos de su religión. Van a misa todos los domingos y colaboran en las actividades de la parroquia. Llevan una vida ejemplar de alegría, trabajo y generosidad y se atienen a todas las normas que les dicta su creencia. Piensan lo que les dicen que tienen que pensar. Es un grupo reducido pero sólido, que se mantiene con el paso de los años.

Pero en medio de estos dos extremos hay un amplio abanico de personas que creen en Dios, visitan con más o menos frecuencia la iglesia, rezan con mayor o menor frecuencia, aceptan algunos preceptos de su religión pero son críticos con otros. Piensan por sí mismos y por tanto unas veces están de acuerdo y otras no. Hace años la mayor parte de la población estaba en este grupo de equidistantes, sin embargo ahora se va reduciendo cada vez más su número, de tal forma que casi puede considerarse como un grupo en vías de extinción.

lunes, 5 de diciembre de 2011

¿Trabajamos demasiado?

Con objeto de aumentar la productividad los empresarios apuestan por un aumento de las horas de trabajo. Antes que contratar nuevos empleados, prefieren repartir el trabajo entre los que quedan y eso exige un mayor número de horas, algunas veces remuneradas como horas extra y otras, las más, sin ningún tipo de remuneración. Con cinco millones de parados los empresarios tienen justificación más que suficiente para decir “esto es lo que hay, si no te gusta hay unos cuantos miles de parados que desearían tener tu puesto de trabajo”.

Pero volviendo a la pregunta que encabezaba este comentario, y por mi experiencia en una compañía internacional, puedo afirmar que en España se trabaja mucho menos que en los países del centro y norte de Europa; por el contrario, en España se pasan muchas más horas en la oficina que en los citados países.

En el Reino Unido, en Suecia, en Alemania, en Dinamarca, en Bélgica, en todos estos y muchos otros países, he estado con mis respectivos colegas y hemos comentado también este aspecto. Allí no se pierde tiempo en charlas de despacho, ni en charlas de pasillo, ni en leer la edición digital del Marca, ni en tomarse un café tranquilamente después de la comida... Allí, cuando se trabaja, se trabaja; incluso la comida apenas si consume 20 minutos puesto que se limita a un sándwich (es su desayuno y su temprana cena las que hacen la función de nuestro tradicional almuerzo). Y allí, cuando llega la hora de finalización de la jornada laboral, todos salen disparados hacia sus casas; salvo alguna situación excepcional que así lo requiera, nadie se queda en la oficina más allá de ese límite de tiempo, y esto es así tanto en los empleados de tropa, como en los jefes.

Por eso, puedo afirmar que en España se trabaja menos pero se pasa más tiempo en la oficina y esto último tiene el efecto perverso de arruinar la vida personal y familiar, de desmotivar a los empleados ya que ven cómo se recompensa al que pasa allí más tiempo y no al que realmente trabaja más y mejor, y en producir un cansancio extra que hace perder productividad ya que un empleado cansado rinde menos que uno despejado.

Cambiar esta situación tan arraigada en nuestras costumbres se antoja harto difícil; sólo a través del trabajo por objetivos correctamente establecido, controlado y recompensado, podríamos rendir al máximo dentro de un horario laboral establecido que, al fin de cuentas, es de lo que se trata.

domingo, 4 de diciembre de 2011

O.V.N.I.'s

Esta vez traigo aquí (espero que para deleitar a mis lectores) un relato de ficción de mi amigo Pedro Fuentes y que ha publicado en su blog “Noches sin luna”:

O.V.N.I.´s

Corría el año 1966 cuando Ricardo vivía en Madrid, en un barrio periférico. Normalmente iba en coche por la noche hasta su apartamento, pero aquel día lo había dejado en un taller para que le arreglaran un golpe que había tenido en un semáforo, así que volvió en autobús hasta su casa, por lo general llegaba al final del trayecto y cruzaba una plaza y un par de calles, pero si bajaba cinco paradas antes, cruzando un descampado de unos 500 metros llegaba a casa antes. Por la noche, y sin luz, aquellos 500 metros no eran muy agradables y a más de una persona le habían dado un susto, pero tenía ganas de llegar así que se preparó para salir y lo hizo, cruzó por el sendero hecho de tanto transitarlo y llegó a su casa, era un pequeño apartamento compuesto de salón comedor cocina y una habitación. Cuando entró en el salón vio que la ventana, que daba justo hacia el descampado, estaba abierta, como por las noches empezaba a refrescar, ya que estaban en otoño, lo primero que hizo fue ir a cerrarla y entonces lo vio, justo al lado del camino, se divisaba un punto muy brillante, como si fuese una linterna o algo similar, pero no había nadie cerca de allí, entró, cogió unos prismáticos de un cajón de la biblioteca, los desenfundó y miró a través de ellos, enfocó al punto luminoso y no observó nada alrededor, fue tanta la curiosidad que bajó nuevamente a la calle y se dirigió al lugar luminoso, pero entonces no brillaba, pero como sabía el punto exacto anduvo hacia allí, lo encontró, pero antes de tocarlo, observó que el brillo no era propio, la luna llena estaba justo encima de su casa y no se veía desde su ventana, en el objeto se reflejaba la luz de la luna. Era un cilindro de cómo 2,5 centímetros por 15 de largo, color metálico en los extremos y el centro, unos 8 centímetros negro mate también metálico, en uno de los costados. Ricardo lo cogió y notó mucho peso para el tamaño, unos 3 kilos. Lo primero que hizo después de observarlo fue agitarlo y ponérselo al lado del oído derecho, no sonaba nada dentro, parecía macizo, no sabía qué hacer, decidió llevárselo a casa para estudiarlo y esperar por si alguien reclamaba algo.

Una vez en casa, puso el cilindro sobre la mesa y buscó una abertura, un tornillo, lo cogió con ambas manos e intentó abrirlo como si tuviese rosca, no consiguió nada, lo dejó encima de un estante de la biblioteca y se fue a dormir.

Pasaron varios días, nadie hablaba de nada semejante, no lo comentó con nadie, había últimamente fiebre de “platillos volantes” estaban los “UFOROFOS” que veían naves por todos lados, y los no visionarios, tenías que estar con unos o con otros, no valía el mantenerse al margen.

Ricardo se reía de los seguidores, tenía amigos que se reunían en tertulias de visionarios y se dedicaban a coleccionar todo lo que salía en la prensa y libros. Con todo esto, Ricardo no se rebajó a decirle a nadie que él había encontrado un objeto extraño, así que guardó el cilindro en el “baúl de los tesoros” éste baúl era efectivamente un baúl, no muy grande pero muy valioso para él, guardaba desde que salió de su pueblo para estudiar, pequeños objetos muchas veces indescriptibles que no servían para nada pero eran sus tesoros. A veces pasaban años sin abrir el citado baúl y aún así, lo que caía al fondo se perdía por décadas. Pasaron muchos años hasta que Ricardo se acordó un día ya pasado el año 2000 del cilindro misterioso, y como lo único que siempre había ido con él era el baúl, lo abrió buscó en el fondo y allí estaba, no se había oxidado, no había envejecido, su aspecto era el mismo que hacía cuarenta años, quizás brillaba un poco más. Volvió a examinarlo, intentó abrirlo, no hacía ningún ruido, lo puso cerca del compás del barco, parecía metal, pero la aguja del compás no se movió, encendió la emisora, el GPS, la sonda, el piloto automático, nada, no alteró el funcionamiento de ningún aparato. Lo puso al lado del cuadro de mandos como decoración al lado de un escapulario de la Virgen del Carmen. Allí se quedó durante algún tiempo más.

Una noche, sobre las dos o las tres, tuvo un sueño, le parecía estar febril. Notó que alguien lo despertaba, era un ser extraño, parecía humano pero tenía unos rasgos como indeterminados, le pidió “la memoria”, Ricardo no sabía qué contestar, otro ser semejante al anterior apareció en la puerta del camarote donde dormía y le dijo algo al primero algo que no entendió. Salieron los dos rápidamente. Ricardo siguió durmiendo en el estado febril que sentía. Ya de madrugada se levantó al lavabo y bebió un vaso de agua con un paracetamol, luego durmió hasta las nueve.

Aquel día, cuando salió del barco para dar la vuelta de cada día, el contramaestre le dijo: ¿No vio nada anoche? ¿Nada de qué? Contestó. Nada, unos que dicen que han visto un O.V.N.I. esta noche por encima del puerto.

No, no he visto nada, he dormido toda la noche, contestó.
Cuando Ricardo volvió del paseo, entró en el barco, miró en el cuadro de mandos y vio que el cilindro había desaparecido.

Pedro Fuentes. Blog: Noches sin luna:
http://lashistoriasdelbuho.blogspot.com/

sábado, 3 de diciembre de 2011

El día que fui aclamado

Era un viaje más, uno de los muchos que hacía a Vigo para desplazarme hasta la fábrica de nuestra compañía en O Porriño. Como siempre, cogía el primer avión de la mañana y ni siquiera el café podía espabilarme demasiado. Entré de los primeros en el avión y tomé asiento en una de las primeras filas. Eché un vistazo al periódico mientras subían los demás pasajeros, lo cual me ayudó a tener un poco más de sueño y así, efectivamente, nada más despegar el avión me sumí en un profundo sueño.

El aviso de la azafata indicando que nos abrochásemos los cinturones ya que íbamos a tomar tierra, me despertó de mi reparador sueño. Ese descanso adicional me había venido muy bien para afrontar aquél día de trabajo. Había organizado una rueda de prensa para las 11 de la mañana y confiaba en que acudiesen a la misma muchos periodistas, no en vano había contactado con los responsables de la información sanitaria de todos los medios de comunicación de Galicia. Lo que no podía imaginarme era el recibimiento que me esperaba.

Cuando bajé del avión, me sorprendió una muchedumbre (principalmente chicas jóvenes, aunque también había chicos e incluso algunas personas mayores) que nada más verme salir del avión comenzaron a gritar de forma histérica. Ni en el más remoto de mis sueños hubiera podido imaginar un recibimiento así, tal entusiasmo por ver mi llegada, todos esos brazos agitándose saludándome e incluso algunas lágrimas de emoción brotando de los ojos de aquellas chicas tan bellas... Me sentí como el Country Communication Manager más afortunado del planeta al comprobar el entusiasmo y admiración que causaba en aquella multitud de chicas jóvenes a las que a duras penas podía contener la policía para que no derribasen las vallas que protegían el pasillo por el cual avanzaba.

Sin embargo, una vez había dado unos cuantos pasos, pude comprobar con decepción que sus gritos y miradas no seguían mi recorrido, sino que continuaban mirando detrás de mí. Entonces me di la vuelta y pude ver que quienes avanzaban detrás de mí eran los jugadores de la selección española de fútbol. Resulta que iban a jugar un partido allí al día siguiente y yo no había caído en ese detalle, como tampoco me había dado cuenta (enfrascado como estaba en la lectura del periódico y mi sueño matutino) que junto a mi asiento en una de las primeras filas del avión iban pasando uno por uno todos los jugadores de la selección española.

En fin, por lo menos, la sensación de ser un gran ídolo de masas no me la quita nadie y permanecerá para siempre en el recuerdo, como también el éxito de aquella rueda de prensa que organicé.

viernes, 2 de diciembre de 2011

¿Sindicatos obreros o estómagos agradecidos?

Las dos gráficas que adjunto al final de este post y que, afortunadamente, circulan por Internet para que todos nos enteremos, no pueden ser más escalofriantes: la crisis no afecta a los sindicatos obreros que han visto incrementarse hasta cifras astronómicas las subvenciones que reciben del Gobierno. Si en el año 2.000 recibieron 11 millones de euros, en 2010 han recibido 29 millones de euros. ¿Cómo puede esperarse que defiendan a los trabajadores unos sindicatos que ven aumentadas de tal forma las subvenciones? ¿Van a atacar a la mano que les da de comer? Los sindicatos mayoritarios de los trabajadores españoles no representan a los trabajadores españoles sino que se limitan a ser unos estómagos agradecidos con el Gobierno que les ha estado dando de comer y bien.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Las zapaterías harán competencia a las farmacias

Ricardo Martínez va a visitar al Dr. Javier González.

- Buenas tardes, Dr., aquí le traigo mis análisis y el electrocardiograma.
- Muy bien, veamos...
- ¿Qué tal lo ve, doctor? ¿Estoy bien?
- Bueno, el corazón está un poco débil y el colesterol un poco alto.
- ¿Y qué puedo hacer para mejorar mi salud, doctor?
- Bien, le voy a recetar esto y empiece hoy mismo, así que en cuanto salga de esta consulta pase por la zapatería más cercana.

Ricardo queda sorprendido y nada más salir de la consulta comprueba la receta y lee lo que pone allí: “Dispénsense unos zapatos Callaghan”.

¿Qué os parece? ¿Una estupidez? ¿Un absurdo? Pues no, esta escena podría suceder cualquier día de estos si a algún médico le da por hacer caso de la publicidad de los zapatos Callaghan. Según dicha publicidad, estos zapatos “mejoran la salud, fortalecen el corazón y reducen el colesterol”.

Lo juro. Es cierto. Por más que leo una y otra vez el anuncio me doy cuenta de que no estoy alucinando. Eso es lo que pone.