lunes, 31 de diciembre de 2018

Un año termina y empieza otro...


Termina un año y empieza otro, pero todo está cambiando más deprisa, mucho más de lo que imaginamos. Por eso os adjunto el enlace con este vídeo en donde se hace un acertado análisis de la situación actual que vive el mundo y de lo que nos espera. Ya podéis ir haciendo la maleta para retiraros al asilo de ancianos:


https://www.youtube.com/watch?v=EG01b2TgTlI&t=40s

domingo, 30 de diciembre de 2018

Anexo al “Diccionario Daimieleño – Español”


Tras la publicación del libro “Diccionario Daimieleño – Español” he ido encontrando otras expresiones y vocablos que merecían estar incluidas en el mismo. He aquí algunas de ellas, las cuales ponen de manifiesto la riqueza del idioma daimieleño:

Abocicarse.- Poner la boca en el lugar por donde sale el agua para poder beber (Ej: abocícate al caño = Acerca la boca al surtidor de la fuente para que puedas beber mejor).
Abundante / abundanta.- Que mete baza en todas las conversaciones aunque no se lo hayan pedido..
Alante.- Adelante (Ej: Ponte adelante = siéntate en la parte delantera).
Ale.- Adiós.
Afaitarse.- Afeitarse.
Caño.- Tubería (Ej: Hay que cambiar los caños = Hay que sustituir las tuberías).
Cerica.- Cerca (Ej: Quió verte cerica = quiero verte cerca) .
Chiquete.- Niño.
Coidao.- Cuidado.
Coidaico.- Cuidadito (Ej: Coidaito conmigo que como menfade = Cuidadito conmigo, porque como me enfade…).
Cúchalo.- Escúchalo, atiende lo que tiene que decirte.
Esculcar.- Rebuscar por los cajones.
Esquivocarse.- Equivocarse.
Flis.- Nombre genérico dado a cualquier insecticida en pulverización para matar moscas.
Inritación.- Irritación.
Mondar.- Pelar (Ej: ¿Me mondas la naranja? = ¿Me pelas la naranja?).
Pala.- A la (Ej: Súbete pala cera = súbete a la acera)
Posanda.- Pues anda (Ej: Pos anda, y pa eso hemos venío = Pues vaya, qué decepción, ¿y para eso hemos venido?
Ratejo.- Un corto espacio de tiempo, un rato no demasiado largo.
Tuveraaas.- Tú verás, eso es cosa tuya, tú decides.
Veleai.- Ten cuidado con lo que haces.

En fin, estos sólo son unos ejemplos del peculiar idioma de Daimiel, a quien se ha definido como “El país del to, cucha y arrea”:

sábado, 29 de diciembre de 2018

Si no hubiese Sol


¿Te has preguntado qué pasaría si desapareciese el Sol? Está claro que la humanidad desaparecería, aunque el planeta –ya sin vida- continuase rodando por el espacio. Pero ¿cuáles serían esos hipotéticos pasos?

Día 1.- La oscuridad sería total, como una noche sin luna.

Día 9.- La temperatura no sólo descendería vertiginosamente sino que se igualaría y sería la misma en cualquier rincón del planeta.

Día 20.- Todas las superficies de agua (mares, océanos, ríos, lagos...) se congelarían. La Tierra se convertiría en un mundo de hielo.

Día 65.- La temperatura del planeta, que seguiría bajando día a día, llegaría a los –50ºC.

A los 6 años.- Sin un centro de gravedad como es el Sol, la Tierra se iría alejando y rebasaría la órbita de Plutón.

A los 10 años.- La temperatura de la Tierra sería de –125ºC mientras seguiría vagando como un mundo oscuro y helado por el espacio profundo.

Evidentemente esto no puede suceder, ya que el Sol no desaparecería nunca como por arte de magia; esto sólo es una simulación. Sin embargo, lo que sí sucederá (aunque dentro de muchos millones de años) es que el Sol se apagará, claro que para entonces -en realidad mucho antes de eso- la vida humana sobre el planeta ya habrá desaparecido.

viernes, 28 de diciembre de 2018

Sapore de sale


Hay canciones como esta de Gino Paoli, que marcan una época y se hacen inmortales. Por si te animas a cantarla, esta es la letra:

Sapore di sale, sapore di mare
Che hai sulla pelle, che hai sulle labra
Quando esci dall’acqua e ti vieni a sdraiare
Vicino a me, vicino a me.
Sapore di sale, sapore di mare
Un gusto un po’ amaro di cose perdute
Di cose lasciate lontano da noi
dove il mondo e diverso, diverso da qui.
Il tempo e nei giorni che passano pigri
E lasciano in boca il gusto del sale
Ti bitti nell’acqua e mi lasci a guardarti
E rimango da solo nella sabbia e nel sol.
Poi torni vicino e ti lasci cadere
Cosi nella sabbia e nelle mie braccia
E mentre ti baccio sapore di sale, sapore di mare, sapore di te.

jueves, 27 de diciembre de 2018

¿Quién es el mejor?


He aquí algunas reflexiones sobre quién es el mejor…

Deportista: El que cada día lucha por superarse a sí mismo.
Árbitro: El que pasa desapercibido.
Presentador: El que hace que el invitado del programa sea la estrella, no él mismo.
Presidente: El que gobierna para todos los ciudadanos y no sólo para quienes le han votado.
Persona: La que predica con el ejemplo.

miércoles, 26 de diciembre de 2018

Érase una vez el fútbol


El fútbol actual es un negocio en donde mandan las televisiones, los jugadores son mercenarios, los hinchas son violentos, los intermediarios son millonarios… ¡Qué poco queda de aquél noble deporte que se practicaba hasta hace tan solo unas pocas décadas! Sin embargo aún hay esperanza, aún queda algo de inocencia, aunque para ello tengamos que mirar muchos kilómetros al norte de nuestro planeta, concretamente a Islandia.

Con apenas 330.000 habitantes, la densidad de población más baja de Europa y un clima gélido con inviernos oscuros e interminables, este país ha conseguido un éxito notable en la última Eurocopa y en el último Mundial, siendo reconocido como uno de los ocho mejores equipos del mundo. ¿Cómo es posible eso? Veamos algunas de sus “rarezas”…

Para empezar han construido campos de fútbol cubiertos (ver imagen) para que el fútbol pase de ser un deporte de verano a un deporte que puede practicarse todo el año. El fútbol pueden jugarlo todos los niños y niñas que quieran, desde los 4 años hasta los 18 y para ello sólo tienen que apuntarse a un club en donde pagarán 700 euros al año, pero aquí viene lo bueno: reciben del Gobierno 600 euros de subvención. Después, tienen profesores y entrenadores que les inculcan no sólo la técnica futbolística sino el verdadero espíritu de este deporte: el “equipo”. Nada de figuras ni “figuritas”, aquí el fútbol es solidario y no un escaparate para descubrir talentos.

Más raro aún, los niños y niñas que forman los equipos nunca son descartados si lo hacen mal o parecen no tener cualidades; si ellos quieren siguen entrenando y jugando al fútbol junto a sus amigos un año tras otro. De esta forma no se desperdicia ningún talento, ya que no todas las personas maduran ni física ni mentalmente al mismo tiempo.

Los clubs son amateurs y los futbolistas tienen un trabajo del que viven y por el que contribuyen al progreso de la sociedad; el fútbol es simplemente su diversión. Cuando pasean por las calles lo hacen como unos ciudadanos más y ni tienen nubes de periodistas acechándoles ni viven en mansiones ni se las dan de figuras. Sólo los que han destacado mucho y han fichado por un equipo extranjero, pueden vivir sólo del fútbol.

Los hinchas son los familiares, amigos, vecinos… todos se involucran porque allí están jugando los suyos, no unos extranjeros comprados con dinero. Los hinchas animan a su equipo, son alegres y ruidosos, pero jamás se verá ninguna pelea ni enfrentamiento. Aquí el fútbol es pacífico.

Y más rara todavía, casi de un planeta extraterrestre, es la curiosa costumbre que ha implantado el último seleccionador nacional: Dos horas antes de cada partido se reúne con los hinchas del equipo en un bar a puerta cerrada. Allí les comunica la alineación que va a sacar y les explica cuál va a ser la táctica. ¿Por qué razón hace esto? La respuesta que nos da no puede ser más lógica: “De esta forma los aficionados saben a qué vamos a jugar y entienden el por qué; de lo contrario cada uno criticaría por qué no jugamos como él esperaba que jugásemos”.

Y si quieres conocer mucho más de sus peculiaridades, sólo tienes que leer el libro “El faro de Dalatangi”, del periodista deportivo Axel Torres.

martes, 25 de diciembre de 2018

Papá Noel es republicano


Esta imagen que veis aquí es del pueblo donde vive papá Noel (al norte de Finlandia) y la foto de debajo es del interior de su casa. Yo estuve allí haciéndole una visita y sin embargo él no ha correspondido y no ha venido nunca a visitarme. He tratado de averiguar por qué tal grosería, porque de buena educación es corresponder a las visitas. Al fin, tras muchas averiguaciones he podido saber la razón: Papá Noel es republicano. “¿Y qué tiene eso que ver?” se preguntarán algunos. Pues muy sencillo, se ha debido creer que yo soy monárquico, ya que de siempre he sentido veneración por los Reyes Magos, a los que situaba en lugar preferente en el Belén, a los que veía y aplaudía en su cabalgata, y a los que dejaba un vaso de leche (para ellos) y unas galletas (para sus camellos) la noche tan señalada del 5 de enero.

A eso se llama envidia. ¿Cómo no voy a tener atenciones con ellos si vienen de tan lejos para dejarme los juguetes? Porque comparado con el lejano Oriente, Finlandia está a la vuelta de la esquina. Además, los Reyes Magos hacen mucho más esfuerzo, porque vienen en camello, y a su lentitud, incomodidad de la joroba que se te clava en el culo, y constante bamboleo, hay que añadir muchos días y kilómetros recorridos para llegar hasta tu casa. ¿Cómo viaja –en cambio- Papá Noel? Pues sentado cómodamente en un trineo que para colmo va volando? Así no me extraña que esté tan gordo, mientras que los Reyes Magos están mucho más delgaduchos de tanto ejercicio como hacen.

No hay comparación posible: entre Papá Noel y los Reyes Magos, yo elegiré siempre a los Reyes Magos, y no porque sean “reyes” (que yo no soy monárquico) sino porque son más “majos”.

lunes, 24 de diciembre de 2018

El gran suplantador: Papá Noel


Al llegar estas fechas es normal decir y desear a todos una “Feliz Navidad” y luego ya, en el ámbito familiar, alegrarse al recibir los regalos que supuestamente nos ha traído Papá Noel. Y digo “supuestamente” porque está claro que esos regalos los ha comprado “Papá, no él” (ya lo dice su propio nombre). Es decir, el famoso Papá Noel es un suplantador que quiere llevarse todo el mérito cuando en realidad no ha hecho nada, ya que los regalos los ha buscado y comprado cada papá con su dinero, cariño y esfuerzo.

Sé que esta revelación os habrá sentado como un jarro de agua fría, como el día que descubrimos que los regalos del día de Reyes no los traen los Reyes Magos, sino los padres… de los Reyes Magos.

De cualquier forma, aprovecho estas líneas para desearos una Feliz Navidad.

domingo, 23 de diciembre de 2018

Detrás del villancico “Los pastores”


El que escribió la letra de este villancico debía tener un vocabulario muy pobre, pues apenas sabe más de una docena de palabras y como no sabe más, pues las repite una y otra vez. Vean qué desaguisado:

“Los pastores a Belén corren presurosos. Llevan de tanto correr los zapatos rotos”.
Para empezar ya se está metiendo con los pobres pastores, a los que hace más pobres aún ya que se les rompen los zapatos y llegarán a Belén posiblemente descalzos.

“Hay hay hay- Que alegres van. Hay hay hay. Si volverán. Con la pan pan pan. Con la de de de. Con la pan con la de. Con la pan con la de. Con la pandereta. Y las castañuelas”.
¡Viva el rico idioma español! ¡Ay, ay, ay (ahora sin hache lo digo yo)! Esto es lo que sucede cuando escuchamos esta estupidez de estrofa. Y todo para decir que van con una pandereta y unas castañuelas, instrumentos que por otra parte no se utilizaban allí ni en aquella época. ¡Ah! Y encima dice que van muy contentos… ¡pero si se les han roto los zapatos y están exhaustos de tanto correr!

“Un pastor se tropezó a media vereda y un borreguito grito: ¡este aquí se queda!
Para terminar mete otra pequeña estrofa para celebrar que uno de los pastores se da un leñazo, y al verlo, hasta un burro se pone a hablar. En fin, sin más comentarios.

sábado, 22 de diciembre de 2018

Detrás del villancico “Campana sobre campana”


En este villancico no sólo nos desconcierta el incontable número de campanas sino también el resto de incongruencias de su letra. Veamos:

“Campana sobre campana y sobre campana una, asómate a la ventana, verás el niño en la cuna. Belén, campanas de Belén, que los ángeles tocan ¿Qué nuevas me traéis?”
Ningún historiador nos habla de que en Belén hubiese campanas y mucho menos unas encima de otras y sonando a todas horas. Tampoco consta que frente al portal hubiese un edificio con ventanas desde las cuales se pudiese ver lo que sucedía en dicho portal que, en realidad, era un establo.

 “Recogido tu rebaño ¿a dónde vas pastorcito? Voy a llevar al portal requesón, manteca y vino. Campana sobre campana y sobre campana dos, asómate a la ventana porque está naciendo Dios”.
Si antes nos decían que el niño estaba en la cuna, ahora van hacia atrás en el tiempo y nos dicen que ‘está naciendo’. Y si antes nos decían que había muchas campanas, unas encima de otras, ahora nos dicen que sólo había dos.

“Caminando a medianoche ¿Dónde caminas pastor? Te llevare a cuidarte como a Dios, mi corazón.
Por fin en esta última estrofa se ofrecen a cuidar a ese pastor, algo muy necesario ya que debía estar hasta el gorro de tanta campana.

viernes, 21 de diciembre de 2018

Detrás del villancico “El tamborilero”


Originalmente conocido como “El niño del tambor” cambió su nombre por el de “El tamborilero” al tiempo que se hacía famoso gracias a la canción de Raphael. Sin embargo, su letra induce, cuando menos, al desasosiego. Veamos:

“El camino que lleva a belén, baja hasta el valle que la nieve cubrió. Los pastorcillos quieren ver a su rey, le traen regalos en su humilde zurrón, al redentor, al redentor”.
Para empezar, el letrista desconoce la geografía ya que nos dice que Belén está en un valle cubierto de nieve. ¡Qué mas quisieran que un poco de nieve en tan árido paisaje!

“Yo quisiera poner a tu pies algún presente que te agrade señor, mas tú ya sabes que soy pobre también, y no poseo más que un viejo tambor. (Rom pom pom pom, rom pom pom pom) ¡En tu honor frente al portal tocaré con mi tambor!”.
El pastorcillo protagonista dice que es pobre y que sólo tiene un tambor. ¿Qué le ofrece como regalo, entonces? ¡Pues no, no le regala el tambor sino que se pone a tocarlo con frenesí como si eso fuese lo más adecuado para dormir y relajar a un niño recién nacido!

“El camino que lleva a Belén voy marcando con mi viejo tambor, nada hay mejor que yo pueda ofrecer, su ronco acento es un canto de amor al redentor, al redentor. Cuando Dios me vio tocando ante él me sonrió”.
El tamborilero no sólo le da la matraca con su aporreo del tambor al niño Jesús sino también a todo bicho viviente que circule por el camino a Belén. Toda una apología de los decibelios. En lugar de ir a Belén tendría que haberse ido a Calanda (Teruel). Y ya, para finalizar dice que Dios le sonrió cuando le vio tocar; no me lo creo ¡Dios debió sonreír cuando lo perdió de vista y lo dejó en paz!

jueves, 20 de diciembre de 2018

Detrás del villancico “Hacia Belén va una burra”


De todas las letras de villancicos, quizás sea esta la más absurda de todas. Vean sin no…

“Hacia Belén va una burra rin, rin Yo me remendaba, yo me remendé, yo me eché un remiendo, yo me lo quité. Cargada de chocolate. Lleva su chocolatera rin, rin, su molinillo y su anafre, María, María, ven acá corriendo, que el chocolatillo se lo están comiendo”.
Ese estribillo que se pone en medio de las estrofas es realmente estúpido: se echa un remiendo y luego se lo quita. ¿Pa qué? ¿Qué sentido tiene? Después resulta que llevan chocolate, cuando no se exportó desde América hasta muchos siglos más tarde. Y para colmo, parece que hace gracia que roben el chocolate y tengan que hacer correr a la Virgen para evitar el robo. (Por cierto, pregúntenle a cualquier niño qué es un "anafre"; si hay alguno que lo sepa, le invitamos a un viaje a Disneyland París. ¿Cómo se les ocurre poner esas palabrejas en una canción hecha para que la canten los niños?).

“En el Portal de Belén rin, rin… Han entrado los ratones. Y al bueno de San José
rin, rin… ¡Le han roído los calzones! María, María, ven acá corriendo, que los calzoncillos, los están royendo”.
Ya sabemos que en el portal de Belén había poca higiene, pero ningún historiador ni apóstol habló nunca de ratones. Pues el letrista dice que sí que había ratones y que le royeron los calzoncillos a San José, ¡y encima lo cantan en plan festivo! Poca humanidad, por no decir ninguna, tiene quien lo escribió. ¡Ah, y tampoco conocía los tiempos de los verbos: ¿en qué quedamos, los ratones “han roído” (pasado) o “están royendo” (presente)?

“En el portal de Belén rin, rin… Gitanillos han entrado, Y al Niño que está en la cuna
rin, rin... Los pañales le han robado. María, María ven acá volando que los pañalillos, los están llevando”.
Para terminar con los despropósitos hace ahora apología del racismo y homofobia denigrando a la raza gitana a los que acusa de ladrones y de una cosa tan absurda como robar unos pañales. Teniendo en cuenta que en aquella época no había Dodotis, estos serían unas simples piezas de telas casi sin valor alguno, por lo que poco beneficio iban a sacar. Para colmo, y como siempre, amargan a la Virgen reclamando su presencia para que evite todos los robos. Para este letrista, el portal de belén no era un establo sino un centro de convenciones para los ladrones.

miércoles, 19 de diciembre de 2018

Detrás del villancico “Arre, burro, arre”

El análisis de hoy se centrará en el popular villancico “Arre, burro, arre”, sin ánimo de molestar… a los burros.

“En la puerta de mi casa voy a poner un petardo, pa reírme del que venga, a pedir el aguinaldo”.
Pues sí que empieza bien; en vez de transmitir un mensaje de paz y amor, este villancico declara la guerra con petardos y burlas hacia todo aquél que ose acercarse.

“Pues si voy a dar a todo, el que pide en Nochebuena, yo si que voy a tener, que pedir de puerta en puerta”.
Claro ejemplo de egoísmo, exageración y demagogia. NO hace falta dar todo, sólo compartir algo con los demás.

“Que el que quiera comer pan que no venga a mi cena en el portal de Belén la Virgen es panadera”.
Anacrónico y paradójico: si quieres pan no vayas a donde esté el panadero. Y además ¿qué Evangelios habrá leído el que escribió esta letra? ¿Desde cuándo era la Virgen panadera?

“En el cielo hay una Estrella, que a los Reyes Magos guía, hacia Belén para ver, a Dios hijo de María. Cuando pasan los monarcas, sale la gente al camino, y a Belén se van con ellos, para ver al tierno Niño”.
Menos mal que entre tanto disparate hay alguna estrofa con cierto sentido… aunque no se ajuste a la realidad ya que al paso de los Reyes Magos algunos salieron al camino para verlos pero no los siguieron en procesión hasta Belén.

“Arre borriquito, arre burro arre, anda más deprisa que llegamos tarde. Arre borriquito vamos a Belén, que mañana es fiesta y al otro también”.
Y para terminar, el pobre burro acaba pagando el pato ya que no hacen mas que meterle prisa. ¡Que hubiera salido antes y así no tendrías que correr ahora! Además, en aquella época esos días  no eran festivos, sino que se han hecho festivos con mucha posterioridad, así que también en esto estaba mal documentado el letrista.

martes, 18 de diciembre de 2018

Detrás del villancico “Los peces en el río”


Una de las cosas más populares –y sin embargo más absurdas- de la navidad, son los villancicos. Las letras de estas canciones no tienen ni pies ni cabeza; como ejemplo vamos a analizar hoy la letra del famoso villancico “Los peces en el río”.

“La Virgen está lavando y tendiendo en el romero, los pajarillos cantando, y el romero floreciendo”.
Para empezar el romero no es una planta típica de Belén y, por supuesto en aquella época del –aunque hubiera romero- este no florecería.

“La Virgen se está peinando entre cortina y cortina, sus cabellos son de oro, el peine de plata fina”.
¿Pero no habíamos quedado que estaba lavando? ¿Cómo es que lo hace entre cortina y cortina? Que sus cabellos sean de oro pase que sea una metáfora, aunque no consta que la Virgen fuera rubia, pero el peine no podía ser de plata puesto que eran pobres.

“La Virgen va caminando por entre aquellas palmeras, el Niño mira en sus ojos, el color de la vereda”.
Esta estrofa es la única que puede pasar, aunque el único color de aquellas tierras era el marrón de las zonas áridas.

“Pero mira como beben los peces en el río, pero mira como beben por ver al Dios nacido. Beben y beben y vuelven a beber, los peces en el río por ver a Dios nacer”.
Poco sabía de zoología quien escribió este estribillo: los peces no beben sino que toman el oxígeno del agua que pasa por sus branquias. Además, si los peces están dentro del agua (porque fuera se morirían) ¿cómo van a ver al niño si este se encuentra en tierra firme?

Como podemos comprobar, un total sinsentido. Quizás quien lo escribió lo hizo después de beber y beber… pero no precisamente agua.

lunes, 3 de diciembre de 2018

No puse nombre a mi primer amor


Hoy vamos a hablar de un retrato sociológico y humano de las generaciones que vivieron los duros años de la postguerra española. El libro “No puse nombre a mi primer amor” está lleno de personajes, situaciones y anécdotas propuestas como excusa para hacernos recalar en un mismo puerto: el de las emociones y sentimientos que, en la infancia y adolescencia, son tan comunes a cualquier generación de cualquier país. El lector se verá implicado en un mundo que forma parte de la historia menuda: la de los ciudadanos-transeúntes-que nunca aparece en los libros de cantos dorados de la Historia, pero son siempre los primeros llamados a filas.

Con una considerable carga poética y sensibilidad, apunta reflexiones a modo de ensayo, plantea preguntas, se identifica reivindicando una narrativa más comprometida socialmente; es de esos libros que te absorben desde la primera página y no quieres que se acaben, aunque puedan dejar una herida abierta en tu propia visión de la realidad.

Su autor, Pedro Díaz Cepero, ha desarrollado su trayectoria profesional en el mundo de la Publicidad, tras haber pasado por la Escuela Oficial de Publicidad y además, el hecho de haber estudiado Sociología, le ha dejado una impronta permanente en el análisis de la realidad social.

Más información sobre este libro, en el siguiente enlace:


Los jugadores más destacados del fútbol español


Los medios de comunicación suelen centrar sus informaciones en unos pocos jugadores de fútbol que –por una razón u otra- se han hecho famosos, y se olvidan de otros muchos que –por insospechables razones- bien pudieran acaparar portadas como ejemplo de lo máximo en alguna cosa. De estos últimos es de los que vamos a hablar en este post, rindiendo homenaje a los que consideramos los más destacados de la Liga de Fútbol española. Juzguen ustedes mismos:

El que va antes de la “Z”… Ely (Alavés)
El que se lo piensa todo dos veces… Remiro (Athletic de Bilbao)
El que siempre gana, pero no se sabe a quién… Ganea (Athletic de Bilbao)
El que nos mete en cintura… Correa (Atlético de Madrid)
El que menos ha crecido… Rakitik (Barcelona)
El que siempre está de suplente… Guardado (Betis)
El que siempre está de acuerdo… Okay (Celta)
El que mejor se lo pasa… Pipa (Español)
El más letal… Mata (Getafe)
El que vale para muchas veces… Bono (Girona)
El más brillante… Pulido (Huesca)
El que siempre te toma la medida… Sastre (Huesca)
El más fuerte… Recio (Leganés)
El que más brilla por la noche… Luna (Levante)
El más hambriento… Comesaña (Rayo Vallecano)
El más joven… Bebé (Rayo Vallecano)
El que casi siempre va con queso… Nacho (Real Madrid)
El más musculoso… Moya (Real Sociedad)
El que siempre se queda dormido después de comer… Roque Mesa (Sevilla)
El que mejor pinta… Murillo (Real Sociedad)
El más inmaduro… Verde (Valladolid)
El más caliente… Javi Fuego (Villarreal)

¡Ah! Y se nos olvidaban dos, porque el que siempre lucen las mujeres en sus trajes de fiesta, es… Cote (Eibar); y el hijo de tu hermano es... Sobrino (Alavés).

domingo, 2 de diciembre de 2018

Liga de Fútbol y Religión


Entre la Liga de Fútbol español y la Religión hay mucha más relación de lo que pudiéramos imaginar. Para empezar, por ejemplo, al estadio del Athletic de Bilbao le llaman la catedral y en todos los equipos hay muchos aficionados fieles a sus colores. Pero además, un buen número de personajes religiosos forman parte de los equipos de fútbol. El más antiguo, sin duda, es Adán (Atlético de Madrid) que comparte equipo con otro personaje bíblico, Saúl, mientras que por su parte el Valladolid cuneta con Moisés.

Del Nuevo Testamento nos encontramos a San José (Athletic de Bilbao) y Santamaría (Huesca), acompañados como no podía ser de otra manera por Ángel (Getafe). Junto a ellos cabe destacar también a Bautista (Real Sociedad), junto con su inseparable, aunque esté en otro equipo, Jordán (Eibar).

Las Iglesias (Español) están llenas de santos, al igual que el fútbol español, en donde se rinde culto a todos estos: Sancet (Athletic de Bilbao), Sanabria (Betis), Santos (Leganés), Sangalli (Real Sociedad), Sandro (Real Sociedad), Santi Mina (Valencia) y Sansone (Villarreal); sin olvidarnos de algún equipo que los tiene por partida doble: Dos Santos (Leganés).

miércoles, 21 de noviembre de 2018

Tres blogs distintos y un único autor


Actualmente sigo manteniendo vivos tres blogs. El primero y más importante es “AZprensa” (https://azpressnews.blogspot.com/) un claro ejemplo de periodismo personal e independiente, en donde cada día comparto informaciones sobre Ciencia, Salud y Actualidad sin rendir cuentas a nadie, pensando únicamente –como siempre debería hacer todo buen periodista- en aquello que puede interesar a sus lectores. Este blog, por cierto, ya ha superado el millón y medio de visitas y en él he publicado casi 3.400 noticias.

El segundo es el más antiguo de todos, “Palabras inefables” (https://palabrasinefables.blogspot.com/) en el que escribo lo que me da la gana, como quiero y cuando quiero, y sus post suponen casi siempre una sorpresa para el lector, de ahí que sea difícil clasificarlo más allá de aquello tan genérico de “blog de autor” o “blog personal”, en donde se destila imaginación y… es difícil explicarlo, de ahí que se llame precisamente “palabras inefables” porque este blog es como la vida misma, una auténtica contradicción.

El tercero es mucho más discreto ya que se centra única y exclusivamente en mis vivencias y mi amor a los países nórdicos: Noruega, Islandia, Suecia y Finlandia. Se llama “La luz horizontal” (https://laluzhorizontal.blogspot.com/) porque al estar tan al norte estos países, el sol apenas se levanta del horizonte e ilumina de forma lateral esos maravillosos paisajes y da a sus gentes un carácter especial. Unos países donde el respeto, la educación, la tolerancia, el trabajo, la solidaridad, la honradez… están siempre presentes.

miércoles, 31 de octubre de 2018

Daimiel en el recuerdo



Como ampliación a los dos post anteriores en donde he rescatado del olvido algunas postales coloreadas de Daimiel (Ciudad Real), comparto en esta ocasión algunas más que aún conservaba. La vida que comenzó en blanco y negro fue adquiriendo poco a poco color, primero con pinceladas cromáticas sobre el blanco y negro y después ya, en los tiempos modernos, con el color.

En cualquier caso, las postales ya son cosa del pasado aun cuando aún puedan encontrase algunas. ¿Quién escribe no digo ya cartas sino una simple postal hoy en día? La vida actual es digital e instantánea.



martes, 30 de octubre de 2018

El coloreado en su máxima expresión


Antes que apareciesen las postales en color hicieron acto de presencia las postales coloreadas. Al principio los encargados de darles color eran muy tímidos y apenas daban tres o cuatro leves pinceladas; pero el éxito de aquellas postales que rompían la monotonía del blanco y negro habitual, les hizo coger confianza y empezaron a derrochar color. Aquí tenéis algunos ejemplos de aquella exuberancia colorística…






lunes, 29 de octubre de 2018

Del blanco y negro al… coloreado


Antiguamente (hace sesenta años) cuando uno se iba de viaje (aunque sólo fuese a unos pocos kilómetros de distancia) lo primero que hacía era llamar por teléfono para decir que había llegado bien y poco más (las conferencias eran muy caras). Al cabo de unos pocos días se solía comprar una postal y escribir algunas letras y mandarla para que supiesen lo bien que te lo estabas pasando. Salvo que la estancia fuese muy prolongada, la mayor parte de las veces tú regresabas antes que hubiesen llegado las postales a su destino.

Aquella era una época en blanco y negro sobre el papel, pero llena de color en nuestra vida. Y como todo avanza, y como todo cambia, las postales en blanco y negro fueron dejando paso a las postales en… (no, en color no, que eso llegaría años más tarde), a las postales coloreadas. Aquí tenemos un ejemplo de aquellos primeros intentos en que con habilidad iban dando algunos trazos de color suave a determinados detalles de la foto (las copas de los árboles siempre eran verdes, el suelo siempre marrón, el cielo siempre azul, los tejados siempre rojizos…)





domingo, 28 de octubre de 2018

Postales para el recuerdo


Hoy traemos aquí algunas postales de hace sesenta años, cuando se hacían los primeros intentos por abandonar el blanco y negro y entrar en la era del color. 

Eran postales en blanco y negro a las que se daban artesanalmente unas pinceladas de color, como estas de Daimiel (Ciudad Real) que hoy comparto en este blog. Y en los próximos días compartiré algunas más. 

Si vivísteis en aquella época estoy seguro que vuestros recuerdos tienen un color mucho más vivo que estos tímidos intentos por dar color a las postales.

























sábado, 27 de octubre de 2018

La zanahoria carnívora


Este pequeño libro recoge las aventuras de una zanahoria muy especial, Killer Carrot, la zanahoria carnívora. Conocerás todos los líos en que se mete por culpa de su insaciable apetito y el desolador panorama que deja allá por donde va pasando. Por el libro desfilan numerosos personajes ampliamente conocidos... (al menos antes lo eran). En cualquier caso, si alguna vez te encuentras con esta zanahoria... no te acerques demasiado a ella. Estás advertido.

El día que me la presentaron la llamaban simplemente “la zanahoria carnívora” y quedé tan prendado de ella que la bauticé como “Killer carrot” y creé para ella diversas y divertidas aventuras.

Para que te hagas una idea de cómo es este peculiar personaje, estas son algunas de sus frases más conocidas:
“Este es un paso pequeño para la humanidad, y un paso de gigante para los vegetales” (al batir el record de permanencia en la estación espacial MIR)
 “Me duelen todos los huesos, y eso que no tengo ninguno” (tras sufrir un accidente de snowboard)
 “¿Cómo voy a tomar ensalada de primero? ¡Todavía tengo principios!” (cuando un maitre le ofreció comenzar con una ensalada antes del bistec).

Para finalizar esta presentación (que no aperitivo, no vaya a ser que se anime) vaya mi agradecimiento a Violeta Rodrigo por presentármela, así como a los personajes que han participado en estos episodios (Bugs Bunny, Fruitis, Homer Simpson, Jay Leno, Mago Merlín, Perrito Puppie, Perro Pirata, Pinocho, Pluto, Sosticio, Swanhild y Teddy Bear), y por supuesto mi agradecimiento a sopas Knorr por sus campañas en favor de las zanahorias.

Ya estás listo, pues, para adentrarte en sus aventuras; eso sí, te advertimos que si alguna vez te encuentras con ella, será mejor no te acerques demasiado…

“Killer Carrot, la zanahoria carnívora”
70 páginas. Tamaño 15x21 cms.


viernes, 26 de octubre de 2018

Si lees este libro... ¡allá tú!


El presente libro se llama “Humor inefable 3”. Veamos por qué: En primer lugar se llama “humor” porque dice algunas cosas graciosas o que, por lo menos, le hacen gracia a algunas personas... o que por lo menos le hicieron gracia a su autor cuando las escribió; en segundo lugar se llama “inefable” porque se trata de un humor muy “sui generis”, muy especial, muy diferente... tanto que “no se puede explicar con palabras”, y como la palabra “inefable” significa “que no se puede explicar con palabras”, pues eso, que no sé para qué lo sigo explicando; y finalmente se llama “3” porque ya he escrito y publicado antes otros dos libros que se llamaban “Humor inefable 1” y “Humor inefable 2”, así que me dije que si escribía otro libro de humor similar a aquellos debía ponerle el número siguiente, así que cogí la calculadora, estuve un buen rato haciendo operaciones matemáticas (es que como soy de letras los números no se me dan muy bien) y por fin llegué a la conclusión que después del “2” venía el “3”.

Bien, una vez hecha esta aclaración (porque si no muchos de los lectores no sabrían el por qué de este título) paso a describir lo que viene dentro, o sea, a continuación. El libro lo he dividido en cinco grandes apartados. Analicemos brevemente cada uno de ellos.

Deporte inefable.- Al ser escritor y aficionado al deporte, era lógico suponer que alguna vez escribiese algo relacionado con el deporte. Así ha sido, en efecto, y aquí he recogido una serie de escritos bastante inefables (es decir, imposible de explicarlos con palabras) relacionados con el deporte. Por consiguiente, es mejor que en vez de perder el tiempo aquí, tratando de explicar lo inexplicable, paséis directamente a leerlo.

Estirpe de Campeones.- Este breve escrito da una original explicación del árbol genealógico de... podría decir de quién, pero entonces desvelaría una de las sorpresas que esconde y no tendría gracia, así que es mejor que lo leáis y descubráis por vosotros mismos de quién se trata. Eso sí, aun cuando lo trate con sentido del humor, dicho árbol genealógico es auténtico y está debidamente certificado.

La Mancha inefable.- Al haberme criado en La Mancha (siempre me enorgulleció ser un “escritor de buena cepa”), también era lógico que alguno de mis escritos aludiese a esa tierra que me vio crecer. Aquí he recogido, pues, algunos escritos dispersos que demuestran la huella o “mancha” que La mancha ha dejado sobre mí.

De todo un poco.- En mi blog “Palabras inefables” (www.palabrasinefables.blogspot.com) he ido publicado de todo un poco, y lo que aquí se ofrece es una selección de escritos a los cuales perfumé con unas gotas o incluso chorros de humor inefable.

Una gorda absurdidad.- Si absurdo es este libro, era lógico que lo cerrase con una gran absurdidad y esa no es otra que los comentarios que se han ido haciendo a uno de mis post –“Frases geniales sobre la obesidad”- publicados en el blog “Palabras inefables”. Curiosamente este post ha sido no sólo el más comentado (más de 900 comentarios a día de hoy) sino también el más visitado de todos (más de 27.000 visitas a día de hoy).

En fin ¿y qué día es hoy? Pues hoy podemos decir que son dos días en vez de uno. El primero, un día cualquiera de mayo de 2014 que es la fecha en que escribo y publico el presente libro. El segundo, el día en que te vas a atrever a leerlo. Lo dejo a tu elección. Ya eres mayorcito para saber lo que haces.

“Humor inefable 3”
186 páginas. Tamaño 15x21 cms.


jueves, 25 de octubre de 2018

Píldoras de humor saludable


He titulado este libro “Humor inefable 2”. Como parece obligado explicar en el prólogo de un libro de qué va el tal libro, empezaré a explicarlo, aunque empezando por lo más fácil. Lo del número 2 es más fácil de explicar: es el segundo libro de humor que publico en esta editorial y el primero (ya descatalogado) se llamaba “Humor inefable”, o sea, que si a este le doy el mismo título, no me queda más remedio que añadirle un número de orden y ese número (si no me falla la calculadora, porque yo soy de letras) es el número dos.

Después hay que explicar lo de “humor”. Yo creí que era muy fácil, que sólo había que acudir al diccionario de la Real Academia de la Lengua, y allí te lo daban hecho; pero de eso nada, resulta que vienen siete acepciones de la palabra “humor”:

1.- Genio, índole, condición, especialmente cuando se manifiesta exteriormente: Con relación a esta acepción creo que en las páginas que siguen hay algo de chispa creativa y que la misma se manifiesta exteriormente provocando de vez en cuando una sonrisa en el lector.
2.- Jovialidad, agudeza: Por lo menos hay que reconocer que le que he escrito es de todo menos serio, profundo, sesudo, maduro... la juventud de mi mente y mi inmadura forma de ver y entender el mundo quedan reflejadas en estos escritos.
3.- Disposición en que alguien se halla para hacer algo: Pues bueno, pues vale, pues me alegro, porque dispuesto sí soy, por lo menos a hacer chorradas como esta.
4.- Buena disposición para hacer algo: Si ya lo he dicho, hombre, ¿a cuento de qué viene a repetirlo?
5.- Humorismo (modo de presentar la realidad): Pues sí, esta es una forma –por lo menos agradable- de presentar la realidad.
6.- Antiguamente, cada uno de los líquidos de un organismo vivo: Tranquilo, que eso era antiguamente. Como este libro lo he escrito ahora no tiene ningún líquido, así que puedes leerlo sin necesidad de toalla ni fregona.
7.- Estado afectivo que se mantiene por algún tiempo: Eso es lo que espero, que al menos por algún tiempo se mantenga en vosotros una sonrisa.

Por consiguiente, tal como podemos ver, de las siete acepciones que daba el diccionario de la Real Academia de la Lengua, seis encajan con la definición de humor con la que titulo el libro. Seis aciertos sobre siete representa un 85,71% de acierto (lo ha calculado con calculadora, que para eso está) lo cual viene a confirmar que el hecho de haberlo titulado como “humor” es un acierto.

Y finalmente viene lo de “Inefable”. Hay que recordar que inefable viene del latín “ineffabilis” que significa “indecible, que no se puede explicar con palabras” y la verdad es que este es un humor muy sui generis, muy personal, muy absurdo, muy... tanto es así que efectivamente no se puede explicar con palabras. Y como no se puede explicar con palabras no sé por qué sigo hablando (o escribiendo), así que lo dejo aquí para que podáis pasar directamente a leerlo.

En el mismo encontraréis los siguientes capítulos de píldoras de humor saludable:
Asuntos personales
Cosas de la salud
Deporte
Cosas de la política
De lo absurdo de este mundo y otros menesteres
Desde el buitre con amor
Frases geniales

“Humor inefable 2”
140 páginas. Tamaño 15x21 cms.


miércoles, 24 de octubre de 2018

Todo beso ha de ser lágrimas en conclusión

Después de haber rescatado del olvido una parte de la obra poética inédita de Gaspar Fisac Orovio (1849-1937) vamos a repetir una de mis favoritas, precisamente la que ha dado pie al título del libro “Una lágrima es un beso” (biografía del médico, periodista y poeta Gaspar Fisac Orovio, 1849-1937, editorial bubok.es, autor: Vicente Fisac). 

Esta poesía, titulada "Besos y lágrimas", fue publicada en el nº 86 del periódico “El Eco de Daimiel” del 30 de junio de 1886 el cual dirigía. 

Según se indica en la crónica correspondiente, fue recitada por Luis Villalón en la velada que el día del Corpus celebró la Sociedad Talía en el teatro Ayala de Daimiel (Ciudad Real):

Breve existencia gozó
aquél ángel de ternura;
era tan niña, tan pura,
que al trono de Dios voló.

Cual la violeta escondida
va su perfume exhalando,
así se le fue escapando
entre suspiros la vida.

Y tras de la azul esfera
buscó inocente, bendita,
una existencia infinita
de infinita primavera.

Mas ¡ay! que en eterno llanto
la pobre madre anegada
exclama triste, angustiada
en doloroso quebranto:

“¿Por qué, Dios mío, perdí
para siempre la hija mía?
¡Yo que tanto la quería!
¡Casi tanto como a ti!

¡Yo que en místico embeleso
cada vez que me miraba
con dulce amor le entregaba
toda el alma con un beso!

¡Yo que con loca ansiedad
la estaba siempre besando,
la he de estar ahora llorando
en perpetua soledad!”.

Tal exclama en su aflicción
la infeliz madre, sin ver
que todo beso ha de ser
lágrimas en conclusión:

Si el aura besa las flores
vierte llanto de rocío;
vierte lágrimas el río
si el prado murmura amores.

Si el mar a la costa amena
besa henchido de placer,
lágrimas deja correr
filtrándose entre la arena.

Si el arroyo juguetón
besa las piedras saltando,
lágrimas va salpicando
en revuelta confusión.

Si en la rama tembladora
o entre su follaje espeso
recibe del viento un beso
el sauce, lánguido llora.

Y en el azul firmamento
si las nubes se confunden
en solo un beso; difunden
lágrimas mil por el viento.

El beso que palpitar
se está sintiendo en la boca,
cuando el amor nos provoca
se suele en llanto trocar.

Aquél beso que al partir
damos al amante ser,
llanto nos hace verter
y se va en su llanto a ungir.

Y siempre que percibimos
la impresión que codiciamos,
es tan grata, que lloramos,
y llorando, sonreímos;

que aunque no vemos por dónde
va al placer la pena junta,
a donde un beso pregunta,
una lágrima responde.

Pues si un beso es la expresión
de un sentimiento infinito,
una lágrima es el grito
más grande del corazón.

Bien podemos afirmar
que el placer que un beso exhala,
forma la invisible escala
por do el llanto ha de bajar.

Por eso llora afligida
la triste madre sin calma,
que hasta los besos del alma
se lloran toda la vida.

Y es que infausta condición
nos acompaña al nacer,
pues todo beso ha de ser
lágrimas en conclusión.