lunes, 23 de enero de 2017

El candidato al Opus que salió rana

El Opus Dei atacaba sin misericordia a mi familia tratando de ganar adeptos. Como veían que yo era un buen chico (tenía entonces 12 años) convencieron a mis padres para que me llevaran un día a la semana a una residencia en donde reunían a los chicos para formarles en la moral cristiana. Para vendérmelo a mi, me dijeron que allí me divertiría mucho, ya que me iban a dar clases de pintura, o de música, o de escritura, o yo que sé de cuántas cosas más, todas ellas moderadamente apetecibles. Y debían ser apetecibles porque les iba a dedicar la única tarde de la semana que no tenía colegio (los jueves por la tarde). Hago un inciso para aclarar a los jóvenes que lean esto que en la prehistoria, cuando yo era joven, tenía colegio seis días a la semana (de lunes a sábado) librando sólo los jueves por la tarde, y que el horario era de nueve de la mañana a ocho de la tarde, siendo las dos últimas horas de “estudio”, esto es, metidos en una clase para hacer allí los deberes del día, cosa que no era suficiente en muchas ocasiones y aún quedaban deberes pendientes para terminar en casa. ¡Ah! por cierto, los domingos también había que ir al colegio por la mañana para asistir allí a la misa. O sea... una esclavitud total, vamos, igualito que ahora.

Volviendo a la historia, convencidos mis padres de la utilidad de asistir a esa residencia –que dicho sea de paso les costaba un pastón, aunque nunca llegué a saber cuánto porque yo no me fijaba entonces en esas cosas- empecé a frecuentarla. Era un amplio y precioso chalet en una de las zonas más lujosas de la ciudad. Lo que me habían vendido no parecía andar muy desencaminado: allí tenía a mi disposición, todo el material de pintura que quisiese para expresar mi arte. También me apunté a otra actividad, no recuerdo cuál. Pero sí recuerdo que de libertad, nada; allí todo era dirigido. Entre clase y clase, nos daban charlas sobre lo humano y lo divino... bueno, más bien sobre lo divino. Y como la cosa no iba mal, en principio, hasta se lo conté a un amigo y también se apuntó. Aquello ya me gustaba más, porque éramos dos amigos los que compartíamos esos ratos y prestábamos más atención a nuestra complicidad que a las directrices que nos marcaban.

Un par de meses después, organizaron una fiesta a la que invitaron a los padres. Hubo una exposición de pintura con todas las obras de arte y también se mostró a los padres las manualidades que habían hecho otros. Diversos grupos de niños hicieron algún tipo de representación, y el ambiente era tan entrañable y relajado, que no sé si por equivocación de uno de los monitores o porque salió espontáneamente de mi amigo y de mi (él sabía tocar la guitarra) nos animamos a salir al improvidazo escenario... a cantar.

Hasta ahí todo normal, más o menos, pero lo que no olvidaré fue la cara de estupor de los asistentes cuando la canción elegida para interpretar por alguien tan poco dotado para el canto como yo, y por mi amigo (que sí tocaba la guitarra, pero que cada cual iba a su ritmo) fue “Retien la nuit” de Johnny Halliday, aunque más bien quisimos hacer una versión a lo Miguel Ríos, cantándola (o mejor dicho, asesinándola) en español y acompañándola de los movimientos que cualquier cantante de rock hace en los escenarios. Aparte de lo desastroso de la actuación, lo que quedó claro fue comprobar que no encajaba allí ese par de mocosos cantando una canción de amor... de amor terrenal, quiero decir.

Efectivamente, entre que la residencia le costaba mucho dinero a mis padres y a mí me gustaba ir a mi bola, sin nadie que me dirigiera la vida, dejé de ir y recuperé de nuevo ese tesoro tan preciado que era la tarde de los jueves libre para jugar con quien yo quisiera y a lo que yo quisiera.

domingo, 22 de enero de 2017

¿Cuál es el planeta más rápido?

¿Sabías que Mercurio es el planeta que recorre su órbita a mayor velocidad y que Neptuno es el más lento? 
Mercurio viaja a 47,4 Km./s y Neptuno a 5,4 Km./s. 
En comparación, la Tierra lleva una velocidad más prudente: 29,8 Km./s. 
¿Será por temor a las multas de tráfico?

Estas y otras curiosas informaciones puedes leerlas en “Planetas y satélites”, una revisión completa de nuestro sistema solar:

sábado, 21 de enero de 2017

El día que mi secretaria me dio un puñetazo

¿Alguna vez vuestra secretaria os ha dado un puñetazo tan fuerte que habéis visto las estrellas? Espero que no, que no os hayáis hecho merecedores de eso. Pues en mi caso sí. Una vez mi secretaria me dio un puñetazo tan fuerte que me hizo ver las estrellas. ¿Queréis saber cómo sucedió?

Bueno, en realidad no era mi secretaria sino una redactora de mi departamento de Comunicación. Se había dado la circunstancia que ella me comentó que durante una temporada había ido al gimnasio y se había entrenado con guantes de boxeo, y para colmo yo acababa de ver la película “Million dollar baby” y estaba tan interesado en el boxeo que hasta me había comprado la novela en que se inspiró esa película. Así que un día le pedí que me pegara un puñetazo con todas sus fuerzas (en la palma de la mano, claro). Al principio ella dudó, pero como yo era un inconsciente le dije que no fuera gallina, que me arrease con todas sus fuerzas. Entonces ella me dio un puñetazo tal que, aunque impactó en efecto con la palma de mi mano, puedo dar fe que aquello no se parecía en nada a cuanto hubiese experimentado antes. Eso que se dice de “ver las estrellas” cuando te dan un puñetazo, se hizo realidad (¡y eso que había sido en la palma de la mano!). Mi cuerpo entero quedó sacudido como por una descarga de adrenalina y me quedé tan atónito que no acertaba a pronunciar palabra. “¿Te ha dolido?”, preguntó ella. Y yo “mmmm”, es que no era eso, era una sensación como si un tren me hubiera pasado por encima. “¿Quieres que de te otro?”, preguntó ella. Y aquí, ya acerté a contestar: “No, no, con este me vale, ya veo que era verdad eso que decías de que te habías dedicado al boxeo”.

Por eso, si alguna vez os topáis con alguien –sea chico o chica- que se haya dedicado al boxeo, no le pidáis que os de un puñetazo (ni siquiera en la palma de la mano) porque estamos hablando de otra dimensión que para el resto de los mortales resulta desconocida y, en mi caso al menos, resultaba desconocida hasta aquél día.

viernes, 20 de enero de 2017

Tenemos cinco enanos

Con los constantes cambios de criterio de la Unión Astronómica Internacional, es muy difícil saber cuántos planetas hay en nuestro sistema solar: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno; ocho en total. Pero ¿y Plutón? Pues a Plutón lo consideran en otra categoría que se han inventado: Planetas enanos. Y no es el único enano del grupo; también están ahí Ceres, Haumea, Makemake y Eris. Es decir, nuestro sistema solar tiene 8 planetas y 5 planetas enanos.

Estas y otras curiosas informaciones puedes leerlas en “Planetas y satélites”, una revisión completa de nuestro sistema solar: