miércoles, 4 de septiembre de 2013

Quédate con lo bueno

Dice Diego pablo Simeone en su libro “El efecto Simeone (la motivación como estrategia)” que “de todos los entrenadores que he tenido siempre me he quedado con la parte que me aportaba algo y no con el lado negativo”. Esta frase resume perfectamente una visión optimista y vitalista de la vida que todos deberíamos aplicarnos tanto en nuestra vida personal como profesional.

Hay gente que nos cae bien y gente a la que admiramos. Aprender y copiar de ellos no tiene mérito. Lo difícil, lo que está menos al alcance de cualquiera, es aprender y obtener cosas positivas y útiles para nosotros de aquellas personas que nos caen mal, que nos desagradan. Pero si hay que ser prácticos en este vida, conviene tener presente que siempre se puede aprender algo bueno para nosotros de cualquier persona. Por eso hay que ir por la vida libre de prejuicios, con la mente abierta para captar y hacer nuestro cuanto haya de positivo en las personas que nos rodean, desechando –eso sí- todo lo negativo.

Aunque solo sea por egoísmo, quédate con lo bueno de las personas y olvídate de lo malo. Te sentirás mejor. ¿Te parece poco?

No hay comentarios: