jueves, 25 de octubre de 2012

La respuesta que no sabe dar ninguna religión


Si en algo coinciden casi todas las religiones es en afirmar que ellas son la única verdadera y que fuera de esa religión no existe salvación. En esta tesitura es lógico afirmar que al menos todas menos una están equivocadas.

Incluso así, incluso dando por sentado que una de las que dicen ser la verdadera sea la verdadera... dicen que aquellos que no profesen esa religión serán apartados del paraíso y condenados eternamente.

Y digo yo, ¿qué culpa tienen aquellos que nunca oyeron hablar de esa religión? Me refiero, por ejemplo, a los esquimales, a ciertas tribus de África, a rincones perdidos en el corazón de Australia... Nadie les ha hablado de este Dios y de la redención, y sin embargo muchos de ellos han creído en algún Dios o dioses a quienes deben los dones de la tierra y su propia vida, y muchos de ellos han llevado una vida recta y honrada. ¿Van a tener condenación eterna sólo porque no tuvieron la oportunidad de escuchar la voz de esta doctrina? ¿Y todos aquellos que vivieron muchos siglos antes de que dicha religión fuese instaurada? Esos, desde luego, no tuvieron oportunidad de escuchar ni una sola palabra sobre dicha religión. ¿Son culpables por ello?

Y yo voy aún más lejos. La Tierra es un insignificante grano de arena, hay miles de millones de planetas en el Universo y, entre ellos, la razón me dice que hay también muchos capaces de albergar la vida, incluso la vida humana; y la fe me dice que Dios no ha limitado su creación a este insignificante punto que es la Tierra, sino que también, mucho más allá de donde alcanza nuestra imaginación, hay otras civilizaciones. ¿Habrán tenido la oportunidad de escuchar este mensaje? ¿Y si no? ¿Van a ser condenados por ello? ¿Sólo porque la Tierra fue el hijo mimado de Dios y se olvidó de los demás? No lo creo.

Ninguna religión ha sabido dar respuesta a estas preguntas y sólo saben volver a sus propios textos para reafirmarse en sus creencias, obviando que exista siquiera la posibilidad de hacer estas preguntas.

Por mi parte, yo creo que la fe en Dios, la vida recta y honrada, el hacer el bien a cuantos nos rodean, el desarrollar nuestras capacidades para mejorar cada día... todo eso es lo que lleva a la salvación del alma, se haya escuchado o no la doctrina instaurada por cualquier religión.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No andas descaminado en tus apreciaciones. Harían falta muchas páginas para contestar todas esas preguntas. De todas formas, yo recuerdo que antes se nos decía "fuera de la iglesia (católica) no hay salvación", y ahora ya no lo dicen, pues es cierto que muchísimas personas pueden salvarse "por caminos que sólo Dios conoce" (se lo oí hace tiempo a un buen teólogo). Además, el cielo o paraiso no puede estar "medio vacío", pues si Jesucristo murió para salvarnos (y no puede fracasar), el que no se salve será porque no quiera. Este último párrafo, se me ha ocurrido ahora sobre la marcha.
MC

johanny dijo...

Les recomiendo que busquen en YouTube un video que se llama El Tercer Secreto de Fátima que fue creado por vaticanocatolico.com. También en la página web tienen artículos que explican cómo la Biblia prueba las enseñanzas de la Iglesia católica, la necesidad del sacramento del bautismo para la salvación, los dogmas del Magisterio infalible de la Iglesia católica. Además explican qué le ha ocurrido a la Iglesia católica después del Vaticano II, cómo estamos viviendo la Gran Apostasía profetizada en la Sagrada Escritura y en las profecías católicas. El link del video es el siguiente: El Tercer Secreto de Fátima y el Fin del Mundo

Juanfra02 dijo...

Hola,
Acabo de descubrir este blog y me ha llamado la atención el título de este artículo.
En primer lugar tengo que decir que soy cristiano evangélico, por lo que todo lo que diga está influido por la Biblia, la Palabra de Dios en la que creo.
Estoy de acuerdo en algunas de tus afirmaciones (permíteme que te tutee), por ejemplo en la de que todas las religiones (o casi todas), afirman que ellas son la única verdadera, por eso Jesucristo fue un enemigo para los religiosos. Yo creo que ser cristiano, o sea, discípulo de Jesús, no es profesar una religión, es una forma de vida.
Otra cosa que comentas: ¿qué culpa tienen aquellos que nunca oyeron hablar de esa religión? Si no lo has leído te diré que la Biblia habla de estas personas: "cuando los que no son judíos ni tienen la ley hacen por naturaleza lo que la ley manda, ellos mismos son su propia ley, pues muestran por su conducta que llevan la ley escrita en el corazón. Su propia conciencia lo comprueba, y sus propios pensamientos los acusarán o los defenderán el día en que Dios juzgará los secretos de todos por medio de Cristo Jesús, conforme al evangelio que yo anuncio." (Romanos 2:16) Doy la cita por si la quieres buscar. ¿Esto que significa? Todas las personas, sean de la tribu que sean, tienen "la ley escrita en su corazón", esto es, saben lo que es hacer bien y hacer mal, y en base a lo que hayan hecho durante su vida, darán cuenta en el juicio que Dios nos hará a todos cuando esta historia se termine. No dice que todos serán condenados, sino que todos serán juzgados, y el juicio de Dios es justo porque se trata de la justicia de Dios, no la de los hombres.
Otra cosa: "la razón me dice que hay también muchos capaces de albergar la vida, incluso la vida humana; y la fe me dice que Dios no ha limitado su creación a este insignificante punto que es la Tierra."
Tu razón y tu fe te dicen eso, sin embargo Dios dice nada más empezar su Palabra: "En el principio creó Dios los cielos y la tierra." Curiosamente resalta eso y después en el relato de la creación amplia los detalles de lo creado en la tierra. Además, si hubiese más "Tierras", Jesucristo tendría que ir muriendo para abrirnos una puerta al problema del pecado en cada uno de las "tierras" del universo. Eso sería desvalorizar la grandiosa obra que Jesucristo, el Hijo de Dios, vino a hacer aqui.
Finalmente dices: "Por mi parte, yo creo..." Ese es el problema: Yo creo... y no se trata de lo que tu o yo creamos, sino de lo que Dios, el creador, nos ha revelado. Es comparar a Dios, santo, infinito, eterno con el hombre, finito, minúsculo, limitado, etc.
Cualquier cosa, aquí estamos para lo que quieras. Espero no haber importunado a nadie.
Un abrazo,
Juan Francisco

Palabras Inefables dijo...

Gracias a todos. Bienvenidas sean todas las opiniones y en especial aquellas que nos hagan reflexionar.