sábado, 26 de agosto de 2017

Leyendo entre líneas (26)

No sólo en el ámbito familiar son aplicables estas enseñanzas, sino también en todos los demás ámbitos como, por ejemplo, el empresarial. El ejemplo que ofrezca un jefe será determinante para que sus empleados lo imiten... para lo bueno y para lo malo; así que mejor que sea para lo bueno. ¿No crees?

En esta primera temporada de Falcon Crest que –todo hay que decirlo- no fue la mejor, se marca una tendencia que irá perfeccionándose en las sucesivas temporadas, alcanzado sus momentos álgidos conforme avanza la historia y debilitándose y perdiendo interés y atractivo en sus etapas finales. Pero en esta primera temporada ya fueron capaces de lanzar suficientes dardos a nuestra conciencia.

En esta primera temporada se descubre que Emma mató de forma accidental (trató de separarlo en una pelea y este cayó por las escaleras) a su tío Jason, al que adoraba, pero la posibilidad de una muerte accidental y sospechosa estaba prevista en el testamento y traía como consecuencia que Falcon Crest debía pasar –de ser así- a los herederos del hermano fallecido; es decir, pasar de ser una propiedad al 50 por ciento entre Ángela y Jason, a ser una propiedad cien por cien propiedad del hijo de Jason: Chase. Eso significaría que Ángela perdería todo Falcon Crest, todo por lo que había luchado. Lógicamente su hija Emma ha estado debatiéndose todo el tiempo entre el deber de revelar la verdad de lo sucedido (arruinando a su madre) o seguir callando el secreto. Finalmente, Douglas habla con su hija Emma y la anima a que diga la verdad ya que el callarlo solo le ocasiona angustia y problemas de conciencia a sí misma; decir la verdad la haría libre: “Eso es la verdad: no esconderse del mundo” (1x17), sentencia Douglas.

Emma decide confesar la verdad, aun cuando la tensión del momento provoca que el propio Douglas sufra un ataque al corazón y muera; pero precisamente ahora más que nunca se siente en la obligación de hacer lo que su padre le había pedido que hiciera. De esta forma, confiesa la realidad de los hechos.

(Continuará...)

No hay comentarios: