viernes, 25 de agosto de 2017

Leyendo entre líneas (25)

No soy yo quien habla (escribe). Son los protagonistas de Falcon Crest los que nos hablan y yo simplemente me limito a traer aquí sus frases y las reflexiones que estas despiertan en mí. Y como decía en el prólogo, esas frases van calando en el subconsciente porque no se nos dan como órdenes; simplemente son algo que se nos muestra en un envoltorio atractivo para que les prestemos atención y de esta manera despierten nuestra conciencia. Esa sutilidad es fundamental a la hora de aconsejar a los demás, algo a lo que todos los humanos somos muy dados. Lo que dice Vicky a su madre, tras una regañina de esta, es la misma frase que todos los jóvenes han soltado más de una vez en situaciones similares: “¿Por qué será que tus consejos me parecen siempre órdenes?” (1x16).

Los consejos son algo que siempre damos de forma exageradamente generosa aunque no nos los pidan. Son como una prolongación de nuestro ego. Nos tomamos como ejemplo, como el centro del universo alrededor del cual debe girar todo lo demás. Cuando damos los consejos de esta forma, pasa lo que dice Vicky, son como órdenes, y las órdenes nunca son bien aceptadas porque a todos nos gusta ser dueños y decisores de nuestro propio destino.  Algunas personas piensan que más que dar consejo-órdenes, es mejor “sugerir”, pero esto tampoco funciona porque esas sugerencias son órdenes con un disfraz tan mal puesto que se las distingue a la legua. ¿Cómo darlos entonces? Pue, curiosamente, la solución también está en Falcon Crest; y es Cole, el hermano de Vicky, quien nos aporta la luz necesaria en el siguiente episodio cuando dice: “Son los hechos los que cuentan, no las palabras” (1x17).

Esa es la clave: basta ya de palabras, que las palabras son solo eso, viento; lo que cuenta son los hechos, las cosas tangibles, los ejemplos prácticos. Si queremos que nuestros hijos se comporten de una forma determinada, las palabras sirven de poco, como tampoco las órdenes, ni las sugerencias o los consejos; lo que más y mejor pude influir en ellos es el ejemplo que vean en nosotros. Y para esto no tenemos que decirles nada, simplemente actuar nosotros y dejar que ellos lo vean. Con eso es suficiente.

(Continuará...)

No hay comentarios: