martes, 22 de agosto de 2017

Leyendo entre líneas (22)

Siempre queremos ganar y sabemos que esto no es posible, al menos de una forma honesta. No es así en el caso de Ángela, experta en manipulación, para quien “el mejor modo de estar con el ganador es estar en ambos lados” (1x13). Hay que reconocer que su propuesta es muy práctica, pero de ética tiene poco. No obstante nos llama la atención sobre este punto el hecho de que, con demasiada frecuencia, está presente en el mundo de la política y también en otros ámbitos, sobre todo entre la cohorte de aduladores que siempre acompaña a los dirigentes. Ángela es, en este caso, el modelo perfecto de lo que no debemos hacer. Hay que ser consecuentes con uno mismo, tomar partido por aquello que creamos correcto y después, asumir las consecuencias y aceptar lo que haya de venir.

De liderazgo también se habla en Falcon Crest y el liderazgo es algo que se estudia en todas las escuelas de negocio al igual que, en todas las empresas que se tilden de importantes, se organizan cursos de formación dedicados al liderazgo y la dirección de equipos. Pues bien, sobre este tema, Douglas Channing tiene algo que decir y así se lo hace saber a su nieto Lance. Este último, cansado del autoritarismo de su abuela, decide escapar de su férreo control y ponerse a trabajar en el periódico de su abuelo. Pero Lance es un “niño bien”, acostumbrado a satisfacer todos sus caprichos y hacer su santa voluntad, y le cuesta aceptar de buen grado el trabajo duro y las órdenes de sus superiores. Es entonces, cuando su abuelo, Douglas, le dice: “Cuando trabajas con un grupo de hombres, si no consigues su respeto no tienes nada; nunca podrás guiarlos, nunca tendrás su lealtad” (1x14).

No está mal este curso completo de liderazgo en cinco segundos: conseguir el respeto. Pero la clave no está en la palabra “respeto” como pudiera parecer a primera vista, sino en la palabra “conseguir”. Es decir, el respeto no es algo que nos lo otorgue graciosamente nuestra posición social o profesional, el respeto es algo que hay que trabajarlo y en lo que debemos esforzarnos por conseguirlo. Por esto, cuando se trabaja en equipo, debemos tenerlo muy presente y esforzarnos en conseguir el respeto de todos los demás miembros. ¿Y cómo se consigue? Es difícil resumirlo, pero si trabajas con humildad, si pones empeño en hacerlo bien, en aprender, en aceptar las directrices de quienes saben más que tú de eso... entones estarás en el camino correcto. Por resumirlo más aún: humildad y actitud abierta.

Lógicamente, aquella aventura en el periódico no dura mucho y Lance vuelve a los brazos de su abuela, pero claro, esta no puede perdonar esa insurrección y lo castiga. Cuando él le pregunta que a cuento de qué viene ese castigo (creía que con un simple pedir perdón era suficiente), su abuela le da una nueva lección: “No lo consideres un castigo, sino una experiencia de aprendizaje” (1x15).

(Continuará...)

No hay comentarios: