jueves, 17 de agosto de 2017

Leyendo entre líneas (17)

Hay ocasiones, como esta en concreto, en que me hubiera gustado que los mensajes ocultos de Falcon Crest hubieran sido más explícitos para que llegaran claramente a todo el mundo... aunque quizás no hubieran calado tanto porque el ser humano, al reconocer la razón de una reprimenda cierra su mente y su capacidad de razonamiento para inmunizarse frente a ella. La autocomplacencia es un perfecto anestésico de nuestra razón.

El episodio 11 de esta primera temporada es, a mi juicio, el mejor de la misma, y está plagado no solo de acontecimientos interesantes, sino también de numerosas frases dignas de ser resaltadas aun cuando aquí solo traigamos una pequeña muestra de ellas. En concreto me refiero ahora a una persona (personaje totalmente secundario) que está en una silla de ruedas a causa de un accidente sucedido hace ya muchos años. Sobre esta inválida, Julia nos recuerda lo que piensa Ángela al respecto: “Ángela dice que está ahí para recordarnos lo afortunados que somos... aunque seamos inválidos en otro sentido” (1x11).

El añadido es de Julia, obviamente, y también tiene su buena parte de “miga”. En primer lugar, Ángela nos da un interesante ángulo de visión sobre las desgracias que ocurren a nuestro alrededor (da igual que sean de seres cercanos o de ciudadanos de cualquier país): esas desgracias están ahí para recordarnos lo afortunados que somos. Es una buena reflexión que debe servir de estímulo para que aprendamos a conformarnos y contentarnos con lo que tenemos. Con demasiada frecuencia nos quejamos (sea de forma verbal o de pensamiento) de cómo nos van las cosas, de que nos falta tal o cual cosa o nos hemos quedado sin algo que nos gustaba o deseábamos, o... Pero ¿se nos ha ocurrido compararnos con esas otras personas mucho más desgraciadas que nosotros? Cualquier persona que viva en Europa y se queje, debería pensar cómo sería su vida en muchos países africanos, por poner un ejemplo. Parece mentira, como en tantas otras ocasiones, que sea una persona (bueno, un personaje de ficción) como Ángela, quien nos haga reflexionar y nos de lecciones de moralidad, pero así es y esto constituye otro de los indudables atractivos de esta magnífica serie.
(Continuará...)

No hay comentarios: