miércoles, 16 de agosto de 2017

Leyendo entre líneas (16)

No sin cierto sentido del humor, del que se hace gala con frecuencia, Lance reconoce ante uno de sus múltiples ligues cuál es su verdadera profesión: “Tengo una carrera... que consiste en decir sí a mi abuela” (1x11).

Con esa frase retrata a miles y miles de empleados, pelotas, aduladores, cuyo principal objetivo es ganarse el aprecio del jefe para lo cual nunca hay que llevarle la contraria. Sin duda son conscientes que ese peloteo constante sobre el jefe hace que este se crea que es el mejor del mundo y, al sentirse complacido, se siente agradecido ante esos empleados mientras mira con recelo a aquellos otros que le discuten alguna decisión. ¡Dios mío! ¡A veces me asusto al pensar en la enorme cantidad de empleados como Lance que hay en las empresas y en las organizaciones! Y lo peor de todo es que a base de “dorar la píldora” al jefe, este se cree que es el mejor y –como no lo es- comete y vuelve a cometer errores que perjudican gravemente a la empresa y a los empleados... y después, como hay que rectificar y subsanar esos errores y/o esas pérdidas, la solución es muy sencilla: despedir trabajadores (a los críticos, por supuesto, no a los pelotas).
(Continuará...)

No hay comentarios: