martes, 8 de agosto de 2017

Leyendo entre líneas (8)

¡Cuántas enseñanzas sobre las relaciones humanas se obtienen de forma inconsciente en esta serie! En uno de los episodios, Lance, el nieto de Ángela, sale de excursión con Chase y su hijo Cole. Por la noche, cuando acampan y conversan a la luz de una hoguera, se sinceran. “Siempre me ha dicho (Ángela) que deberé arreglármelas solo. No puedo vivir la vida como los demás; debo ser capaz de emitir juicios sin estar influido por nada ni por nadie”, confiesa Lance (1x06).

¿Por qué tratamos de moldear a los demás para que sean como a nosotros nos gustaría que fuesen? Eso es lo que hace Ángela, moldear a Lance para que sea como ella misma y sepa llevar el negocio con igual conocimiento, energía y falta de escrúpulos que ella. No basta con replicar que nuestra intención es buena. Queremos que nuestros hijos sean como nosotros o como a nosotros nos hubiera gustado llegar a ser, pero ¿es eso lo que les gusta a ellos? ¿Se lo hemos preguntado? ¿Atendemos sus razones? ¿Analizamos si están o no capacitados para ello? Es difícil esta lucha, porque normalmente lo hacemos con nuestra mejor intención, tirando de nuestra experiencia, pero no nos damos cuenta que todos los seres humanos somos distintos y cada uno debe labrarse su propio camino. Podemos y debemos ayudarles en su formación, orientarles... pero nunca imponer; y por supuesto siempre escuchar y atender sus razones.
(Continuará...)

No hay comentarios: