lunes, 7 de agosto de 2017

Leyendo entre líneas (7)

En general, la lógica, la racionalidad, el pragmatismo (forma cursi de decir “ser práctico”) esta presente en casi todos los personajes de la serie. Y ese sentido práctico de la vida puede resultar interesante en muchas ocasiones. Veamos si no, el diálogo que entablan Ángela y su sobrino Lance en el funeral por el hermano de Ángela, Jason Gioberti.
“- Lo echaré de menos –le dice Ángela a Lance.
- Pero tú le odiabas.
- Sólo sus puntos de vista –le aclara Ángela” (1x06).

En efecto, a la hora de defender su propiedad, Ángela es despiadada, pero con todo, mantiene siempre la calma. Puede sentir ira, pero esa ira jamás nubla su razón. Está claro que es capaz de cualquier cosa (legal o ilegal, moral o amoral) por defender sus tierras, pero en sus juicios, en sus razonamientos, siempre es imparcial. Por eso, cuando dice que “echará de menos” al hermano al que odiaba, lo dice sinceramente porque como apunta después, no le odiaba a él sino a “sus puntos de vista” sobre el negocio del vino. Ella siempre se ha sentido la más capacitada para llevarlo y, por consiguiente, quiere que se haga siempre su voluntad; por lo tanto cualquier opinión divergente o contrapuesta es un atentado contra lo que ella más quiere: sus viñedos.

Pero llevando esto al terreno de nuestra vida cotidiana nos damos cuenta de la importancia que tiene. A todos nos convendría ser más imparciales en nuestros juicios y saber distinguir aquello que nos molesta de una persona sin extenderlo a la totalidad. “Fulanito me cae mal, menganito es un tal”, decimos muchas veces, pero ¿es eso lo que sentimos de verdad? ¿No nos estamos engañando a nosotros mismos y emponzoñando una relación? Si lo analizamos con detenimiento probablemente nos demos cuenta que no son Fulanito o Menganito quienes nos caen mal, sino solo algo en concreto que estos hacen o dicen; algo que estos dejan de hacer o de decir. Cuando una adversidad se fragmenta en pequeños pedazos y se analizan uno por uno, aisladamente, esa adversidad deja de parecer tan grande porque ya no es la totalidad la que nos amenaza sino una parte mucho más pequeña y por consiguiente más soportable y manejable.
(Continuará...)

No hay comentarios: