domingo, 20 de noviembre de 2016

Alternativas a las Ruedas de Prensa: Comidas de prensa

Los directivos, acostumbrados a constantes comidas de negocios, consideran normal ordenar que se organice alguna comida para atender a los periodistas cuando quieren dar una noticia, conseguir que estos publiquen algo, o simplemente darse un baño de popularidad. Las comidas entrañan muchos riesgos, el primero el de la ostentación; si el marco y los manjares son excesivos, esto se puede volver en contra ya que el periodista entenderá que intentan comprarlo. El segundo riesgo es el del tiempo: una comida dura mucho tiempo y eso es algo de lo que no dispone el periodista, por lo tanto –salvo que allí vayan a decirse cosas muy importantes- el periodista saldrá con la sensación de haber perdido el tiempo. Y el tercer riesgo es el de la relajación del directivo: en un ambiente distendido como es el de una comida, hay muchas posibilidades de que el directivo se vaya de la lengua, sobre todo si hay algún periodista sagaz (que seguro que lo habrá) que sepa “tirarle de la lengua” y provocar en él alguna metedura de pata o declaración escandalosa. A fin de cuentas, el periodista que acude a una comida de prensa, no lo hace por comer sino por aprovechar la hora de la comida para trabajar y obtener alguna noticia destacada con la que volver a la redacción.

No hay comentarios: