sábado, 29 de octubre de 2016

Adios a Cambridge

Después de 21 años organizando simposios exclusivos en los Colleges de Cambridge (sólo el laboratorio farmacéutico Zéneca consiguió ese privilegio), la fusión con AstraZéneca y la época de “vacas gordas” que vivía la industria farmacéutica fue dando al traste poco a poco con esta práctica.

Ya se había quejado algún médico pijo, al igual que algún directivo ídem, de lo espartano del alojamiento (las mismas habitaciones de los estudiantes), y los médicos estaban acostumbrados a hoteles de cuatro estrellas por lo menos. No tenían la suficiente sensibilidad ni sencillez como para apreciar el trato exquisito que se les brindaba y el privilegio de estar en un lugar estrictamente reservado a los universitarios de Cambrige y que nadie más puede siquiera visitar. Con todo, la primera medida que se tomó fue añadir a esos congresos una jornada extra en Londres, al final, para que “esos” médicos se llevasen el buen sabor de boca de un hotel de lujo. Para justificar esa jornada extra se organizaba en dicho hotel una conferencia a cargo de un eminente médico británico. No obstante, poco después, se dio carpetazo final al asunto y nadie más volvió a pisar aquellas aulas salvo los propios universitarios allí matriculados.

No hay comentarios: