sábado, 27 de febrero de 2016

El día que fui viral, sin pretenderlo

Sin saber por qué algunos vídeos subidos a youtube comienzan a circular y ser vistos por millares de personas en todo el mundo. Yo no se qué hay que hacer para eso... ni tampoco me lo he planteado nunca. Bien es cierto que, como me gusta aprender cosas nuevas, hace unos años aprendí a realizar vídeos y subirlos a la Red, pero sin más pretensión que compartirlos con familiares y amigos. En todo este tiempo, apenas una veintena de videos son los que he subido y el número de visitas conseguido por cada uno de ellos oscila entre 20 o 30 de algunos hasta las 300 a 900 de otros; nunca más allá de eso. Pero hay una excepción.

Uno de aquellos vídeos, realizado concretamente el 15 de junio de 2012, con una duración de cuatro minutos y medio, titulado “El lorito que aprendió a hablar y pidió su libertad”, un buen día –sin saber por qué- comenzó a recibir visitas. Tantas que, a día de hoy lleva casi 170.000. Así que sin hacer nada, sin pretender más difusión para el mismo que la de algunos conocidos y algún amante de los animales despistado que pasase por ahí, resulta que ese vídeo se ha hecho viral. Como diría Obelix si viviera en este siglo: “Estos internautas están locos”.

Por si quieres sumarte a la fiebre vírica, aquí tienes el enlace: https://www.youtube.com/watch?v=AZshkeKkFGU

No hay comentarios: