martes, 1 de diciembre de 2015

Código de vida (13/22)

Cuando hablemos, que sea con conocimiento de causa, y si no tenemos el conocimiento suficiente, deberemos advertirlo así humildemente. No pasa nada por decir “yo no entiendo de eso, aunque a mi me parece que...”. Nunca se debe criticar, pero tampoco debemos callarnos ante algo que pensamos está equivocado o puede ser perjudicial para alguien. Porque no es lo mismo “criticar” que “hacer crítica”. En el primer caso sólo se consigue destruir; en el segundo se aportan luz y alternativas que pueden ayudar a corregir una situación: Es lo que se llama “crítica constructiva”. Y es que siempre hay que buscar el lado positivo de las cosas porque –aunque parezca mentira- en todas las cosas siempre se puede encontrar algo positivo. Y cuando escuches críticas destructivas sobre alguien, no escurras el bulto ni demuestres complacencia; simplemente da a conocer que tal crítica no te parece correcta.

No hay comentarios: