jueves, 26 de noviembre de 2015

Código de vida (8/22)

Quienes mucho hablan acaban repitiendo las mismas cosas una y otra vez o –lo que es peor- inventándoselas, porque pocos hay que tengan tanta cultura y don de palabra como para estar hablando sin parar diciendo cosas interesantes. A esas personas se les rehuye por pesadas, y su palabrería lo único que consigue es atontar y contrariar a los demás. En cambio, escuchar e interesarse por lo demás resulta mucho más instructivo y enriquecedor. Pero los extremos nunca son buenos. La balanza entre escuchar y hablar debería mantenerse equilibrada; ahora bien, si se inclina hacia alguno de estos dos lados, mejor que sea la balanza de escuchar la que ocupe una mayor parte del tiempo.

No hay comentarios: