sábado, 1 de noviembre de 2014

Introducción a “Viaje al centro de los laboratorios”

Ofrecemos a continuación el “Prólogo” de esta novela autobiográfica en donde su autor nos desvela los entresijos de la industria farmacéutica, un sector en donde la transparencia informativa brilla por su ausencia:

“Viaje al centro de los laboratorios” es una novela autobiográfica a través de la cual el autor nos invita a conocer el mundo de los laboratorios farmacéuticos, y lo hace guiándonos a través de su experiencia real en este mundo de una forma didáctica y llena de opiniones, vivencias reales y anécdotas personales. Es como una visita guiada al interior de los laboratorios farmacéuticos para conocer de verdad cómo son, cómo actúan, qué es lo que se esconde tras esa permanente barrera de silencio e incomunicación frente a la sociedad. Pocos sectores hay que se comuniquen tan poco con el exterior y sean tan desconocidos para el gran público; pocos sectores hay que respondan con el silencio a los ataques y a la continua demagogia que los pinta siempre como “los malos de la película”.

Los laboratorios farmacéuticos comercian con un bien tan preciado como la salud y por eso están siempre en el centro de la diana a la hora de recibir todo tipo de ataques. Pero ¿no comercian con la salud las empresas de alimentación –por poner solo un ejemplo- y gozan sin embargo de mucha mejor imagen?

El gran problema de los laboratorios farmacéuticos es su silencio. Prácticamente dependen de un único cliente (la Sanidad Pública) y eso condiciona mucho, sobre todo cuando ese cliente (el Gobierno) es quien hace las leyes y fija los precios y condiciones del mercado. Y sin embargo su trabajo de promoción deben dirigirlo a unos intermediarios que son los médicos, la mayor parte de ellos asalariados de ese único cliente (los médicos de la Sanidad Pública).

Es un mercado de una competencia feroz entre más de 200 laboratorios. Es una carrera contra reloj para poder tener unos pocos años de exclusividad en el mercado antes que otros laboratorios puedan copiar inmunemente y comercializar a bajo precio los productos de éxito. Es un negocio de alto riesgo donde se precisan cientos de millones para descubrir un nuevo producto y cuando al fin se descubre, nunca está garantizado el éxito. Es un mercado de gloria y de fracasos, gloria cuando uno de los fármacos descubiertos logra salvar miles de vidas, fracasos cuando un efecto secundario inesperado obliga a retirarlo del mercado o incluso llega a causar la muerte de algunos pacientes. El cielo y el infierno. Pero los laboratorios farmacéuticos no son ni ángeles ni demonios. Ni son los demonios que nos pintan en los artículos de prensa ni son los ángeles que vienen a solucionar todos nuestros problemas de salud.

Exceptuando a las personas que han trabajado en la industria farmacéutica a quienes les resultará familiar esta historia, aunque se verán sorprendidos por multitud de anécdotas y detalles que les habían pasado desapercibidos, el resto de la población ha sido permanentemente desinformada acerca de todo lo que ocurre dentro de estas empresas. Ahora, gracias a “Viaje al centro de los laboratorios” el lector va a adentrarse en este mundo de la mano de un profesional de la comunicación que desarrolló casi toda su trayectoria profesional en este mundo.

Cada capítulo nos muestra en detalle alguna parte del entramado interno de este mundo y de forma imperceptible la historia va avanzando mientras acompañamos al autor a lo largo de la primera etapa de su recorrido profesional en este sector, mientras se hacen permanentes comparaciones y referencias al momento actual, demostrándose –para sorpresa del lector- que las cosas apenas han cambiado con el paso de los años. Pero en cualquier caso, el autor ha tenido que esperar a estar jubilado para poder contarlo. De haberlo hecho antes, habría echado por tierra su futuro profesional porque hay cosas que alguien que esté en activo en la industria farmacéutica no puede contar salvo que quiera que no lo vuelvan a contratar.

Con esta libertad y con esta sinceridad, se invita al lector a un viaje que muestra la realidad oculta del mundo de los laboratorios farmacéuticos. Bienvenidos. Empieza el viaje.

Autor: Vicente Fisac
Tamaño: 15x21 cms. 328 páginas
Editorial Bubok
Disponibles edición digital (4 euros) y edición impresa (17 euros):

No hay comentarios: