lunes, 6 de octubre de 2014

El tacto nos engaña

Si vista, oído, olfato y gusto nos engañan ¿cómo no iba a hacerlo el tacto? 
La cosa es bien sencilla, si tocas la superficie de cualquier cosa (solo un poco para que el detalle de su forma no lo descubra) sin que a su vez estén presentes los otros cuatro sentidos, es decir sólo con el tacto, comprobarás que realmente te resulta difícil acertar de qué objeto se trata.

No hay comentarios: